abril 30, 2009

Dia de los querubines!

En años pasados ya había comentado que en Suiza no existe el Día del Niño, pero yo siempre se los celebro llevándolos a comer a su lugar favorito y dándoles un regalito. Mi mamá les mandó los suyos desde Monterrey por adelantado. Hoy no pude festejárselos en el restaurant porque mi querubín mayor tenía cita con el ortodoncista justo a la hora de comida, así que les compré comida china, les di sus regalitos con su respectivo abrazote y su dotación enooorme de besos. Chris no lo disfrutó mucho porque desde que amaneció estaba muy nervioso por esa cita con el doctor pues hoy era el día cero en la que por fin le colocarían los frenos (correctores dentales), yo como siempre, tirándole mil choros para tranquilizarlo aunque no servían de mucho.

Zara se quedó en el kinder a la una de la tarde y nosotros dos nos dirigimos al consultorio. Mi niño iba muy calladito, pensativo, ni siquiera quiso tocar el Nintendo durante el trayecto (que eso es ya mucho decir). Yo trataba de tranquilizarme a mi misma, no quería parecer también nerviosa; y es que me imaginaba que la colocación tal vez sería dolorosa y con lo miedosillo que es no quería ni pensar en el escándalo que nos esperaba a los doctores y a mi. Cuando bajamos del coche y caminos hacia la puerta, me tomó de la mano y me la apretó fuertísimo, sentí como temblaba su manita sudada tratando de dejar su miedo en la mía. Me encomendé a Dios para que lo calmara y me olvidé del asunto, cada que volteaba a verme le sonreía y le decía que yo nunca le había tenido miedo a los doctores, que ellos nunca nos harán nada que nos dañe y que al contrario, los frenos le serviría para poner sus dientes en el lugar correcto. Le dije que al final tendría una sonrisota tan hermosa que le permitiría ganar el Mister Suiza cuando fuera grande, él se sonrió aunque no se si fué por el chistorete o de los nervios.

En el sillón dental, bombardeó al doctor con mil y una preguntas, volteaba a todos lados buscando las 'armas' del doc con la que torturarían, pero no las encontró por ninguna parte. Apareció la enfermera con una cajita azul con su nombre y sacó una pieza que el doctor colocó con mucha suiavidad en su paladar. Eso fué todo, la sacó y la metió las veces necesarias para los ajustes y la cosa no tardó más de veinte minutos. No hubo lágrimas ni gritos, al salir lo vi super contentísimo, me preguntó unas cinco veces si se veía guapo con la fina linea de metal entre sus dientes a lo que yo contesté en todas que si. Me dijo que le gustaban mucho, la verdad a mi también, hasta yo me sentía emocionada como si la que los tuviera puestos fuera yo.

La felicidad fué colectiva, Zara le soltó un GUAU!!! cuando lo vió, los vecinos también. Todos lo veían con envidia y yo no me explico por qué. Recuerdo que en la primaria yo tenía una compañera que usaba unos de aquellos que se cerraban atrás de la nuca, tipo freno de caballo de molienda, la mayoría se burlaban y ella perdió su chispa desde que se los colocaron. Se volvió retraída y no quería convivir con nadie, era como un estigma para la pobre. No cabe duda que los tiempos han cambiado y ahora es muy 'nice' traer esas cosas en la boca. Dice Zara que espera con ansias locas el día que ella también los use, quesque porque hace ver a las niñas mucho más bonitas, WTF! y a cada rato le pide a Christof que se los enseñe. El otro, muy orgulloso, abre la bocota cada que la chiquitina se lo pide... lo que hay que ver.

Hoy el día del niño fué grande para mí, al ver la felicidad de los míos.

Felicidades a todos los niños del mundo y bendiciones para los que no se dan cuenta que lo son o que lo fueron.

See you later aligators!

P.D. En la foto: cara y dientes llenos de salsa de lasagne, no se fijen mucho ja!

abril 28, 2009

Ni Santa Ni Golfa

Martha Carrillo es una periodista convertida a escritora, gracias a sus primeros trabajos en televisión en el renglón de los espectáculos. Comenzó con algo de periodismo de investigación junto a Ricardo Rocha en el desaparecido programa Para Gente Grande (algunos contemporáneos míos lo recordarán como televisión seria), pero la vida la llevó a comentarista de farándula en programas como Al Despertar y Hoy. Tiempo después se dedicó a escribir telenovelas y series de televisión, así como a la producción creativa de otros más. Aprovechando el don innato de la escritura, que ella misma desconocía, hace unos meses publicó su primer libro con el título que da nombre a éste post.

Ni Santa Ni Golfa es una novela que cuenta la vida de Mariana, una mujer treinteañera casada y exitosamente profesional que en un momento dado de su existencia experimenta un cambio de pensamiento gracias a las situaciones decisivas que se le van presentando. Educada bajo los rígidos cánones de unos padres clasemedieros, lucha por encontrarse a si misma despojándose de los viejos clichés feministas que le exigen portarse como santa cuando su meta es solo conseguir su felicidad y plenitud como mujer sin llegar a ser una golfa (no solo en el aspecto sexual). Difícil ha?.

La historia de Mariana puede ser la historia de cualquier mujer de nuestros días, la búsqueda de un príncipe azul que venga a rescatarnos para llevarnos al paraíso eterno y que no siempre termina en final feliz. El uso pleno de la libertad sexual, que en alguna ocasión paga un precio muy elevado y el re-descubimiento de la historia pasada bloqueada en el inconciente, pero que marca un presente lleno de viscisitudes y al que se tiene que enfrentar para decidir el camino. A través de su corta historia, Mariana nos enseña cómo ella aprendió a darse su valor personal, a ser independiente emocionalmente y a procurarse su propia felicidad, sin que ésta depende del hombre que se tiene al lado. Una buena parte trata sobre las relaciones afectivas con el sexo opuesto y como éste cada vez se aleja más del prototipo que nuestras madres taturaron en las mentes de sus princesitas. El libro habla mucho de este aspecto masculino, sin llegar a lo exageradamente feminista de Por qué los hombres aman a las cabronas, más bien nos ubica en un contexto actual con el cualquiera de nosotros puede identificarse en algunas partes.

En alguna entrevista, la Carrillo comentaba que a las niñas nos educan para jugar a las mamás y a las princesas, pero a los niños jamás se les dice cómo jugar a los príncipes azules. Ese choque con la realidad y conocer el pasado secreto de su madre, hace que Mariana se replantee todo su presente y visiones su futuro, aunque le cuesta algunos años y un divorcio.

Ni Santa Ni Golfa no es un ejemplar de Superación Personal (aunque en algunas librería lo clasifiquen entre los de Desarrollo Humano), pero si un relato entretenido que sirve como pretexto para hacernos reflexionar sobre el papel que, como mujeres, jugamos en la sociedad de hoy. A mi me encantó, muy recomendable como lectura ligera.

Au revoir!

abril 27, 2009

Gripe Porcina también en Suiza

Desde la semana pasada he estado al tanto de las noticias en México sobre la crisis sanitaria que se vive debido al brote de Gripe Porcina, desgraciadamente en el área Metropolitana de Monterrey ya surgieron los primeros casos y Suiza (aunque del otro lado del charco) no se ha quedado atrás. En la edición de hoy de los periódicos online suizos, se reportó el primer caso de un hombre con síntomas claros de éste mal, la Semana Santa pasada estuvo de vacaciones en México y los doctores que lo están atendiendo diagnosticaron sin duda que el virus lo contrajo allá. Lo tienen aislado en un hospital del Kanton de Aargau (Estado de Argovia), algo cerca de donde yo vivo (ouch!).

De por sí los chocolateros son alarmistas y precavidos, asi que ya se están tomando precauciones en las principales ciudades como el Hospital Universitario de Zurich en donde ya tienen listo el pabellón de cuarentena por si llegaran a presentarse más casos. Con lo cerca que están las vacaciones de verano, las Agencias de Viajes también están ofreciendo a sus clientes las anulaciones de las reservaciones que se han hecho hasta la fecha sin costo alguno (buena onda eh!) en caso que decidan no visitar nuestro país para no contagiarse. Y no solo afecta la salud, ayer por ejemplo la Bolsa de Valores Mexicana sufrió un desplome y la de Nueva York abrió en la baja por el temor de la dichosa pandemia.

En México, sea la región que sea, no está de más ser cauteloso y tratar de prevenir algo que, como ya se está viendo, pone en peligro la vida. Por lo menos la medidas que se han empezado a tomar como la suspensión de clases a todos los niveles, asi lo hacen ver. Tengan mucho cuidado, cúbranse bien y no se expongan si no es necesario. Información detallada aquí y aquí.

Saludos!

abril 24, 2009

Wonderful Wonderbra

Una ama de casa de Detroit, USA, salvó la vida gracias a su Wonderbra. Por la ventana de su cocina, la mujer vió como tres adolescentes robaban la casa de su vecino ausente después de sonar la alarma antirrobos. El trío de ratas de dos patas se dió cuenta que eran observados e inmedatamente le dispararon directo al pecho, pero la bala se incrustó en la varilla metálica del sostén más famoso del mundo.



No cabe duda de que cuando no te toca... no te toca!. Quien iba a decir que ahora los Wonderbra's resultaron ser casi lo mismo que un chaleco antibalas. Veremos en el futuro a los agentes especiales de la SIEDO y AFI utilizando el dichoso artilugio?. En Alemania las mujeres policías ya utilizan uno que al parecer está diseñado especialmente para eso:



Ver para creer, feliz finde!

abril 23, 2009

New Look

Ayer llevé a Zara para que le cortaran el cabello, ésta fué la segunda vez que ella misma escogió el corte y casi me voy de espaldas cuando le dijo a la señorita que lo quería cortísimo "que quede hasta aqui hasta las orejas" (sic). Por supuesto que no lo iba a permitir, pero ante su terquedad, llegamos a un acuerdo. Aqui un antes y después:



De pricesa de Disney, pasó a Príncipe Valiente de Cachirulo. Pero en fin, lo importante es que ella quedó contenta y eso es lo que cuenta. Que no?

abril 22, 2009

Los errores se pagan caro

Hace unas semanas se llevó a cabo en la escuela y el kinder del pueblo donde vivimos, el Día de la Puerta Abierta (Tag der offenen Tür) en la que los padres pueden asistir a presenciar las clases de sus hijos. El día normal para los niños no se interrumpe, ni se hace nada especial, el objetivo de tal evento es precisamente que los adultos experimenten in situ el desarrollo de un día escolar. Como tendríamos que visitar los dos planteles, dividimos la mañana en antes y después del recreo, primero fuimos con Zara y luego a la primaria con Chris.

Todo había transcurrido bien hasta llegar a la escuela de Chris, mientras esperábamos que terminara la hora del lunch afuera del edificio donde se encuentra su salón de clases, dos niños de tercer año se trenzaron a golpes como si una pelea de box se tratara. Yo no me había dado cuenta porque estaba de espaldas, fué mi marido el que me dijo que volteara, le pedí la cámara y comencé a tomarlo en video. Inmediatamente se juntaron muchos niños alrededor de los peleoneros, pero nadie los separaba, luego llegaron otros más grandes (supongo de que quinto o sexto grado) y no solo los separaron sino que los cargaron llevándoselos por separado para evitar que volvieran a golpearse. Lo primero que se me vino a la cabeza cuando le pedí la cámara a mi marido, fueron los incidentes violentos por los que había pasado Christof el año pasado con niños mayores que él y que al tratar de resolverlos nosotros hablando con el director nos topamos con su cínica respuesta al comentarnos que tal vez Christof provocaba tales agresiones porque "en mi escuela no hay problemas de violencia", nos dijo.

Por supuesto que no pensaba utilizar mi video de ninguna forma, pero al menos serviría como precedente en caso de que Chris volviera a tener problemas de nuevo. Momentos después de hacer el video, se acercó un grupo de cuatro niñas (calculo que tendrían once o doce años) para reclamarnos el uso de cámara en el área de la escuela y mucho menos "durante una pelea". Por espacio de diez minutos estuvieron discutiendo con marido y conmigo, nos dieron muchas razones para hacernos saber que lo que yo había hecho estuvo mal: que eso no sucede todos los días, que si íbamos a hacer mal uso del video, que si está prohibido tomar video sin consentimiento, etc, etc. Parecían abogadas las escuinclas, me desesperé mucho con su terquedad hasta que les aclaré las agresiones de las que había sido víctima mi hijo y que si a ellas les había parecido mal que hubiera hecho el video, que me acusaran con director. Les di mi nombre, creí que mi seguridad las había convencido, y la sangre no llegó al río. Al menos eso pensé.

Hace rato, al regresar del entramiento de futbol en su bicicleta junto con un compañero, tres jovencitos detuvieron a Christof en la calle, le quitaron sus guantes de portero y patearon su bote de agua hacia la calle. El niño que lo acompañaba trató de defenderlo pero los malandros le dijeron que no se metiera, so pena de que a él también le tocara algo. Mi hijo por el temor que le hiciera algo a su bicicleta o se la robaran, solo alcanzó a recoger el bote y no supo qué hicieron con sus guantes. Pero eso fué lo de menos, gracias a Dios llegó bien a la casa, el susto nadie se lo quita. Mi marido y yo fuimos a buscar los guantes, por si también los había dirado por ahí, pero no los encontramos. Recorrí con el coche algunas calles buscando a los malositos pero de ellos, ni sus luces, en contra de la opinión de mi marido. Me dijo que no ganaba nada con pelearme con ellos y le dió instrucciones a Christof para que mañana a primera hora le comentara a su maestra lo sucedido y juntos buscaran al culpable para luego ir a hablar con sus padres.

Como era de esperarse discutimos porque a mi manera de ver las cosas es como si dejáramos a nuestro hijo que resolviera solo el problema, le pedí lo acompañara él a la escuela o si no, lo haría yo. En ese momento Christof comenzó a llorar, me pidió que por favor yo no fuera y que si iba, que no llevara la cámara de nuevo a la escuela. Comenzó a contarnos que desde aquel incidente del video, un niño lo amenazó diciéndole que si me volvía a ver a mi tomando fotos de las peleas entre niños (que me ha tocado ver en más de una ocasión) sería él el próximo en ser golepado. Me quedé muda, sobre todo cuando mi marido me hizo ver cómo nuestras acciones (en este caso la mía) afectaban al niño o más bien lo perjudicaban. Me sentí muy mal, por mi afán de protegerlo, ahora estaba perjudicando a mi propio hijo.

Y si, es cierto, aquella acción mía ahora tiene muerto de miedo a mi bebé. Amenazado, temeroso de ir a la escuela. Cómo me arrepiento de haber actuado sin penar, pero qué coraje me dá estar a merced de unos mocosos, maniatada pensando que cualquier cosa que haga irá en contra de mi angelito. Por lo pronto dejaré que las cosas fluyan como mi marido lo aconsejó, mañana irá Christof a buscar al niño junto a su maestra para saber quién fué y comunicarnos luego con sus padres para ponerlos en antecedentes. Es la única alternativa que nos queda, luego de tantos consejos que se les dan en la misma escuela sobre 'los derechos de los adolescentes' que al final de cuentas les da el derecho a sentirse inmunes también en estos casos de abusos a otros más débiles. Esto es un cuento de nunca acabar.

abril 21, 2009

Entre coincidencias te leas

El día de hoy aparece una nota en la sección Gente del periódico El Norte, sobre el suicidio de una actriz británica de 22 años dos días después del término de la serie en la que participaba desde hacía siete años. El artículo, firmado por el Staff, cita como fuente al periódico español El Mundo dejando entrever que la causa del suicidio fué precisamente la cancelación de la serie. La cosa es que la nota de El Mundo no menciona para nada este hecho, pero los redactores anónimos de El Norte, no conformes con alterar su contenido se atreven a escribilo así:



Qué poca abuela, recuerdo en aquellos años en que obtener un puesto en ese periódico era encontrar un garbanzo de a libra, ahora parece que los requisitos curriculares dejan mucho que desear. Bueno, yo nomás digo.

Saludos!

abril 19, 2009

A la vejez, viruelas!

Ayer estuvimos en una reunión en la que me encontré con algunas de mis paisanas a las que tenía mucho tiempo de no ver, de entre la plática algunas me preguntaron qué me había hecho y por qué brillaba por mi ausencia en las últimas reuniones. Para no entrar en honduras me salí con el pretexto más común que encontré "mis hijos me traen loca de aquí para allá, ahora soy su chofer", dije con una sonrisa amable. Luego el tema derivó en la edad, en las que todas tuvimos algo que decir porque cual más cual menos, pasamos de la cuarentena y la que no, los anda arañando. La mayoría coincidimos en que es muy cierto que después de las cuatro décadas no se es la misma, y no solo por los cambios fisiológicos que sufre nuestro cuerpo, sino por un cambio más profundo a nivel de pensamiento en el que ya no estamos dispuestas a ser blanco de nada ni de nadie que perturbe el desarrollo 'normal' del camino en linea recta que nos esta llevando a la 'edad madura'.

Una de ellas lo dijo muy elocuentemente: 'nos molestan más cosas que de costumbre, nos preguntamos por qué somos menos tolerantes y a veces no nos gusta sabernos tan quisquillosas', nada más cierto. Pero es el precio que se paga por crecer, el dolor normal que cualquier cambio produce, y aún a los cuarenta años nos sentimos adolescentes desesperándonos con quien no nos entiende. Algunas queremos seguir vistiendo como jovenzuelas, pero al mismo tiempo nos molesta que no nos tomen en serio; otras siguen instaladas en sus quince haciendo berrinches cuando no llaman la atención y las más se lo toman tan a pecho que van por la vida educándonos a las que estamos todavía 'en crisis'. Pero ¿quién nos entiende a las mujeres?. Yo creo que ni nosotros mismas, además de que nadie dijo que hay que entendernos, solo clamamos a gritos un poco de paciencia y comprensión para hacernos un poco más llevadero el proceso.

Por la noche me llamó otra amiga, tiempo atrás se había molestado conmigo por un desacuerdo de opiniones y por no darle la razón en algo que yo creí injusto e incierto, me llamó traicionera y mal amiga, se dedicó a hacerme en público cuanta grosería estuvo a su alcance y a convencer a mis espaldas a otras cuantas de mi mala leche. A pesar de haberle aclardo muy tranquilamente el incidente, siguió en sus trece porque pasaba por una depresión muy fuerte, yo aguanté vara como las meras machas pero el resultado fué nulo. Me alejé sin previo aviso, y es que en esas circunstancias hablar de nuevo no serviría de nada, pensé. Su llamada era para invitarme a su cumpleaños, su depresión había pasado y me imagino que su invitación era una tregua o una bandera blanca para hacer la paz.

Contestó mi marido, no pude hablar con ella, pero fué mejor. Ahora estoy en un dilema: voy o no?. Por un lado quisiera ser coherente con lo que pienso y marcar mi límite de tolerancia, pienso que ir sería como decirle 'ok, aqui estoy, soy tu sparring para cuando tengas otra de tus crisis y me des con todo, al fin y al cabo puedes hacer con mi persona lo que se antoje'. Por otro, por el lado del corazón, claro que quisiera ir a festejar su cumpleaños porque fué mi amiga!, compartimos muchas cosas juntas y nos apoyamos en otras tantas situaciones, claro que la aprecié y mucho!. Estoy convencida en que todos merecemos una segunda oportunidad y ella no podría ser la excepción, quien soy yo para negársela, otra simple mortal llena de errores. La cosa es que no siento lo mismo por ella, ahora me quiero más a mí y para tener el respeto de los demás hay que ganárselo, aunque en éste caso no se cómo sin perderme el respeto a mi misma. A los cuarenta, el concepto de amistad también cambia... cuando aprendemos darnos nuestro propio valor, pero el hilo entre el egoísmo y la seguridad es muy delgado, será que lo estoy estirando mucho?

Algua alma caritativa que aporte su consejo?

abril 16, 2009

McCaos y McGastazo

Hoy llevé a Zara a McDonald's a la fiesta de cumpleaños de un ex-compañerito del kinder anterior, nos acompañaron Christof y el hijo de mi comadre Caro a quien me tocó cuidar esta tarde porque ella trabajó hasta tarde. Por supuesto que la invitación solo era para Zara, eso es muy normal acá en estas tierras y la mayoría lo entendemos así, por lo que planee las cosas de tal forma para comer nostros tres ahí mientras Zara estaba en el festejo. Así sucedió, desde el cristal podíamos ver a la chiquitina jugando y comiendo con sus amiguitos, mientras nosotros comíamos en un salón al lado.

Después de terminar nuestra comida, dejé a los chicos jugando con sus Nintendos y me fuí a convivir un rato con las demás mamás. Mi amiga Carmen es peruana (la mamá del festejado y presunto consorte de Zara, o sea casi mi consuegra ja!), una mujer super agradable y sencilla que cae bien a todo mundo. La mayoría eran paisanas de ella a excepción de mi amiga argentina, una brasileña y yo, por lo que pasé un rato muy agradable platicando de las mil y una cosas de nuestros diferentes países. A mitad de la fiesta ya habían llegado alrededor de doce niños, pero aquello parecía gotero, seguían llegando invitados con sus respectivas mamás y las edecanes del local no se daban abasto trayendo sillas del otro lado del local.

La fiesta no fluyó como normalmente sucede en esos lugares, los niños eran simplemente incontrolables y las animadoras no pudieron ni siquiera terminar un solo juego con ellos, mucho menos apagar las velitas en orden y cantar el Happy Birhtday... nadie hacía caso!. Las mamás brillaban por su ausencia y la jefa de las animadoras terminó dándose por vencida dejando de lado el protocolo infantil. Ocuparon su tiempo en llevar y traer trapeadores, servilletas a granel, separando niños agarrados del chongo y sudando la gota gorda. La mujer se olvidó de las buenas maneras y con cara de sargento mal pagado, daba órdenes a gritos a los chiquillos pero ni así lograba algo de control. Hasta Ronald McDonald brilló por su ausencia, seguro alguien le advirtió los latinitos haciendo de las suyas, sin embargo, los niños seguían llegando, aagghh.

De pronto Carmen se sentó a mi lado para descansar un poco, me dijo muy sorprendida y con algo de nerviosismo "oye, creo que vamos a terminar en cuarenta niños!!". Luego me di cuenta de su cara de preocupación, por cortesía ella ofrecía a los adultos algo de tomar o comer, a lo que casi nadie se negó. El pobre marido iba y venía al mostrador cargado de bebidas y algo de comida para los invitados, fué ahí cuando me cayó el veinte del gastazo que se iban a aventar con todos los 'extras' de los acompañantes de los invitados y del semblante de mi amiga. Me comentó que aunque en las invitaciones agregó el numero de teléfono para confirmar la asistencia de los niños, nadie lo hizo, que a pesar de eso ella nunca se imaginó que tooodos fueran a ir. Tremenda y costos sorpresa.

En dos ocasiones yo también he festejado a mis hijos ahí y sé lo que cuesta, que por los niños sale más barato que hacerlo en casa, siempre y cuando la cortesía para con los adultos se tome con moderación. También se supone de antemano que si se hace en McDonald's (el único lugar donde se pueden festejar ese tipo de fiestas para niños) los adultos deberíamos entender que cualquier gasto personal mientras dure la pachanga debe correr por nuestra cuenta. Pero son suposiciones, hoy me di cuenta que no siempre existe el sentido común y que muy a mi pesar (como dicen los suizos) el temperamento latino es de cuidado.

Lo cierto es que los niños se divirtieron como pocas veces se les permite en estos lares, sobre todo el cumpleañero, seguramente eso valdrá la pena para los padres y los hará olvidar el bajón en la chequera, oh si!.

Auf Wiedersehen!

abril 15, 2009

Necedad o necesidad

Desde la navidad pasada se le ha metido en la cabeza a mi pequeño querubín la idea de tener un teléfono celular (handy en alemania, natel en suiza). Cuando nos lo dijo yo solté una carcajada y de pronto me pareció una broma, pero no, el precoz jovenzuelo hablaba muy en serio; al menos el enojo descomunal ante mi risa burlona así nos lo confirmó. Recibió otros regalos con los que estuvo feliz, pero aún así la idea no desapreció de su cabecita loca, cada cierto tiempo repite que para su muy próximo cumple o de perdis éste para navidad le gustaría tener el dichoso teléfono celular. El maridis, que se identifica mucho con el chamaco porque dice que en carácter es una copia al carbón del enano que él fué, le prometió que cuando tenga cinco números a quien llamar y además memorizados perfectamente como los diálogos de sus películas de Star Wars, le compraría el aparatejo. Hasta ahora solo tiene dos, el del papá y el de la mamá, y se sigue esforzando por reunir la cuota de número telefónicos requerida para las fechas señaladas.

A mi me parece que un niño de esta edad no debe tenerlo, simplemente porque son artilugios que se necesitan en situaciones no tan frecuentes y las salidas lejos de casa las hace con nosotros o con algún adulto conocido, amén del gasto que representa para nosotros el darle tremenda arma a un alma sin conciencia económica que nos llevaría a la quiebra familiar. Y luego está la presión social, ya de por sí la gente de este pueblo nos ve como raritos por nuestras costumbres tecnológicas contrarias a la ideología nacional, no quisiera pensar en el escándalo y los temas de burla por parte de la bola de chiquillos envidiosos de la que estamos rodeados. Por si fuera poco, mi angelito tiene memoria de teflón y vive 'perdiendo' todo porque nunca recuerda donde deja las cosas. No way, never mind!

Hoy, todas estas ideas se tambalearon en mi cabeza; hace rato le tocaba entrenamiento de futbol y desde hace unas semanas dejó el patin para irse en la bicicleta, se despidió de mí y como siempre le dije que se fuera con cuidado. No pasaron diez minutos cuando sonó el teléfono y su voz llorosa me decía "mami, ayuda, puedes venir?". Se me fué la sangre a los talones, más cuando le pregunté que le había pasado y me contestó que no podía hablar, que le iba a pasar el teléfono a una señora. Jesús del Huerto! que pasó????. Inmediatamente una voz de mujer me dijo que había tenido una caída con la bicicleta y que estaba sangrando de un brazo y una pierna. Me dijo donde estaban y fuí hecha madre en el coche. Hasta a la pobre Zara la dejé sola en la casa, solo le alcancé a decir que iba a recoger a Chris.

Me pareció eterno el camino de dos minutos, pensaba que tal vez lo habían atropellado o que el tal vez él había golpeado a alguien más con la bici, el corazón me latía a mil. Llegué al campo de entramiento, que para nuestra suerte el horario lo habían cambiado a media hora más tarde, y estaba ahí sentado en una banca rodeado de dos muchachitas y la señora con la que había hablado en el teléfono. Tenía un kleenex manchado de sangre en la rodilla y otro en el brazo, la mujer me explicó que solo habia tenido una caída y la sangre no eran mas que raspones. Lo comprobé cuando quité los papeles para ver las heridas y me di cuenta que solo había sido un susto.

Subimos la bicicleta al coche, lo traje a casa y lo curé. Lo obligué a tomar de nuevo la bici aunque él no quería, tenía miedo de volver a caerse. Le conté en dos minutos sobre mi primer choque a los quince años con la camioneta de mi papá y cómo mi mamá me había obligado a volver a manejarla para llevarla al taller a repararla, todo para que el miedo no me hiciera perder la seguridad. Lo entendió bien, pero la bicicleta se daño y no funciona más, así que lo llevé en coche pero le advertí que tendría que regresar caminando. Le dije que solo eran unos raspones que ni necesitaba reposo ni nada, que la piel se recupera pronto y que el dolor también pasa. Me hice la fuerte, se que le duelen los golpes, pero cuando regresé después de dejarlo me sentí mal... una bruja. Pero como escuché el otro día a alguien decir 'fué un acto de amor', porque sé que eso lo hará ser más fuerte, o al menos eso quisiera que suceda.

El teléfono del que me habló, era de una de las dos muchachitas que estaban con él y eso me hizo pensar si en realidad en situaciones en las que él tenga que andar solo por la calle (por muy cerca que se encuentre de la casa) es verdaderamente necesario. Ahora dudo, pero todavía tengo tiempo hasta diciembre para hablarlo con mi maridis y tomar una decisión. Tremendo susto que me llevé.

See you later, aligators!

abril 14, 2009

TV mexicana en Europa

Algunos de mis paisanos residentes de este lado del charco, me han preguntado sobre qué canales mexicanos son transmitidos en Europa. Hasta ahora solo sé que Televisa es la única empresa con presencia en casi todos los continentes, si no es que en todos, a través de proveedores de cable que tienen entre sus paquetes especiales la red de Televisa Networks quien se encarga de la programación de su plantilla de programas fuera de México. En Suiza solo existe el proveedor llamado Cablecom que lo tiene, pero en algunos casos (como el mío) ésta empresa no presta ese servicio en la región en la que vivo.

Lo que yo hice fué comprarme una pequeña antena parabólica y solicitar los servicios de un ténico especializado para la instalación y que pudiera colocar la antena en las coordenadas correctas para capatar la señal del satélite de Televisa. Después tuve que comprar una tarjeta decodificadora que cuesta alrededor de 250 euros, el depósito se hace a través del banco y una vez enviado el comprobante de pago, la señal se libera con duración de un año. Los datos de contacto, en Madrid España, son los siguientes:

Srita. Martha Dominguez
VISAT - GRUPO TELEVISA
DEPARTAMENTO COMERCIAL
C/RAIMUNDO FERNANDEZ VILLAVERDE 43, 1°S
28003 MADRID, ESPAÑA
TEL.: +34 91 535 85 72
FAX: +34 91 553 54 66
E-MAL.: mdominguez@televisa-es.com

El trato lo hicimos siempre vía e-mail, por lo que no hay que gastar mucho en esos menesteres, los primeras informaciones que se reciben incluyen los datos precisos para colocación de la antena y las especificaciones del aparato receptor de satélite.

Espero que la información sea de utilidad, parece muy complicado pero no lo es tanto. De hecho las antenas y los receptores cuentan con instrucciones para ensamblarlos uno mismo y lo único que se dificulta un poco es la colocación exacta (las antenas con motor lo hacen automáticamente y hoy en día existen muchas a precios muy accesibles). Servidos.

Saludos!

Miembros Divinos

Televisa aplicó el dicho no hay dos sin tres al éxito que desde hace tres años consiguió con el programa Netas Divinas de su empresa hermana Unicable (televisión de paga). Después que las estadísticas revelaron la gran cantidad de público masculino enganchado a este programa enfocado originalmente para el sexo débil, se arriesgó a hacer su contraparte masculina bajo el concepto Miembros Al Aire. El Burro Van Ranking (El Calabozo), Raúl El Negro Araiza (Un Gancho al Corazón, Hoy), Mauricio Castillo (Otro Rollo, Mujeres Asesinas) y Leonardo de Lozanne son el grupo de miembros que, por su naturaleza tan diferente en el área del entretenimiento, se reúnen (drinks en mano) para depedazar el concepto de seriedad que se puede tener del sexo fuerte. El elenco lo complementan dos mujeres, una barwoman que les suministra en tiempo real sus alcoholes a la que 'bufalean' cada que se puede y otra más misteriosa representada solo por sus labios y fuertes comentarios picantes que aparece durante la emisión en el videowall de la salita tipo lounge en la que se desarrolla el programa.

A simple vista supone seguir la misma temática que las Netas, pero en realidad se trata de una reunión de 'machos' en la que el principal objetivo es la diversión tal cual los podríamos encontrar en cualquier cantina. Los temas 'serios' que ahí se tratan, terminan siempre en anécdotas chuscas restándole un poco de credibilidad, pero... ¿será que los hombres por su condición de género tratan así cualquier tópico?. He ahí la diferencia entre los dos programas, mientras las Netas Divinas proponen, analizan, comentan y (también por qué no) se divierten, los Miembros al Aire evitan en todo momento personalizar sus emociones y sentimientos saliéndose por el lado cómico. Y no es que no me guste, al contrario me divierten mucho, más que nada porque son ellos mismos lejos de la solemnidad que un programa de televisión 'normal' requiere. Hay quien los califica por su florido lenguaje como la versión light de Guerra de Chistes en la que si abusan demasiado de este novedoso cliché televisivo, pero a veces resultan más amenos y jocosos que Radamés, El Borrego y Casasola.

Echénle un vistazo, seguramente se van a divertir mucho.

abril 13, 2009

Ocuparse o preocuparse, he ahí el dilema

Los capitalinos (o defectuosos, defeños, chilangos... sin sonar peyorativa) inventaron el concepto de 'provincia' para llamarnos a todos los que no nacimos en La Ciudad, como ahora se autonombran ellos mismos. Esta distinción hace que en ocasiones la molestia pueda más que la razón, aunque mucho tiene de cierto. Porque es claro que, siendo México un país tan enorme territorialmente hablando, las diferencias interculturales, climáticas, geográficas e ideológicas, nos hacen sentir que a veces no nos pertenecemos en un todo. Bueno, son divagaciones mías, no me crean mucho. La verdad es que mientras nos quejamos de la doble moralidad de los provincianos o la bonanza económica de tal o cual región, nuestros pensamientos y actitudes van cambiando, aunque la escencia como mexicanos no se pierda del todo. Para que, algún día, no existe diferencia entre unos y otros.

Recuerdo hace años haber conocido a una chica proveniente de la ciudad de México, divorciada y con muchas ganas de volver a entrar en circulación, en todos los aspectos. Encontró trabajo en una empresa como secretaria, rentó un departamento y, con todo el ánimo del mundo, pensó que su futuro estaba un tanto resuelto. Adriana era amigable, abierta, sincera y muy independiente. Pero su formación en el centro del país le trajo algunas complicaciones al tratar de adaptarse a la cultura norteña, le costaba trabajo entender por qué si se reportaba enferma su jefe le hacía mala cara al día siguiente con comentarios como 'a ver si no se enferma tan seguido Adrianita, porque hay mucha chamba pendiente'. No entendía por qué se topaba a la vecina en la puerta del edificio con cara de desaprobación cuando la veía llegar a media madrugada con el galán en turno. Ni supo por qué se molestó tanto el hombre con el salía y al que tenía en la mira como su próxima pareja estable, cuando se enteró que pasó una noche con uno de sus amigos (de él).

La vida se fué complicando para Adriana, veía como las puertas se le iban cerrando cuando trataba de ser ella misma, 'pareciera como si aquí hay que fingir todo el tiempo, qué mochos son!' me dijo una vez. Su comentario me dolió un poco, tal vez porque en el fondo tenía razón, pero traté de calmarla diciéndole que lo más probable era que le faltaba un poco de discresión; que Monterrey sería una ciudad cosmopolita moderna en cuestiones industriales y tecnología pero nos faltaba aún un largo camino por recorrer en cuanto al destape ideológico... idiosincrático pues!.

Hace casi diez años que no vivo en Monterrey, me imagino que las cosa habrán cambiado un buen durante todo éste tiempo, sobre todo por lo que veo con mis sobrinos aunque el arraigo provincial nos siga persiguiendo. Una de mis sobrinas es arquitecta, su novio es artista plástico con algo de éxito para su edad. Por cuestiones de trabajo, familiares y otras por diversión, han viajado juntos. Para su círculo de amigos, aquello fué de lo más normal, pero para familia aunque no lo diga abiertamente, causó cierto repelús en su momento. Mi sobrina ahora trabaja en un proyecto arquitectónico fuera de Monterrey y su novio estudia un post grado en la universidad de otra ciudad diferente, de vez en cuando se visitan o juntos vuelven a Monterrey para ver a la familia. Yo los veo desde acá (con los ojos del alma) como personas triunfadoras seguras de si mismas, que van por la vida sin hacer daño a nadie siendo ellos mismos y luchando por sus metas. Igual que intentó Adriana mi amiga. La familia ya se ha acostumbrado a la situación y de alguna forma ha aprendido a respetarla como persona con las decisiones que ha tomado, se lo ha ganado a pulso creo yo. Así es como se aprende, en el camino, así se evoluciona también en el pensamiento aunque éste sea colectivo e involucre a toda una familia.

Pero ¿cuántos siguen por ahí ocupados en juzgar la vida de otros, sin hacer nada por la de ellos mismos?. Me imagino que ésto no tiene nada que ver con haber nacido en provincia o en la capital, más bien tiene que ver con el respeto, que no?.

Saludus Malü!

abril 10, 2009

abril 09, 2009

Diario de un perro

Desde hace dos años, la pequeña Zara nos ha estado pidiendo de regalo un perrito de carne y hueso (de peluche ya tiene varios, ja!). En nuestra situación es un poco difícil, sobre todo por las vacaciones y porque no tenemos a nadie de confianza que nos lo cuide en un período largo de tiempo. Además, ella es muy chica para poder con una responsabilidad de ese tamaño y el costo de manutención también muy elevado. Más de una vez hemos estado a punto de darle el gusto, pero al analizar los pros y los contras, siempre terminamos negándonos. Y es que eso de las mascotas en mucho más que un entretenimiento para cualquiera, requiere de tiempo y dedicación porque a final de cuentas es un ser humano que demanda casi igual que un niño. No me cierro a la idea de tenerlo, pero será más adelante, cuando crezcan un poco más los peques. Esto me llegó por mail y de verdad me partió el corazón:

Semana 1: Hoy cumplí una semana de nacido, ¡Qué alegría haber llegado a este mundo!

Mes 01: Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar.

Mes 02: Hoy me separaron de mi mamá. Ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós. Esperando que mi nueva 'familia humana' me cuidara tan bien como ella lo había hecho.

Mes 04: He crecido rápido; todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como 'hermanitos' Somos muy inquietos, ellos me jalan la cola y yo les muerdo jugando.

Mes 05: Hoy me regañaron. Mi ama se molestó porque me hice 'pipí' adentro de la casa; pero nunca me habían dicho dónde debo hacerlo. Además duermo en la recámara... ¡y ya no me aguantaba!.

Mes 12: Hoy cumplí un año. Soy un perro adulto. Mis amos dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. Que orgullosos se deben de sentir de mí.

Mes 13: Qué mal me sentí hoy. 'Mi hermanito' me quitó la pelota. Yo nunca agarro sus juguetes. Así que se la quité. Pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes, así que lo lastimé sin querer. Después del susto, me encadenaron casi sin poderme mover al rayo del sol. Dicen que van a tenerme en observación y que soy ingrato. No entiendo nada de lo que pasa.

Mes 15: Ya nada es igual... vivo en la azotea. Me siento muy solo, mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed. Cuando llueve no tengo techo que me cobije.

Mes 16: Hoy me bajaron de la azotea. De seguro mi familia me perdonó y me puse tan contento que daba saltos de gusto. Mi rabo parecía reguilete. Encima de eso, me van a llevar con ellos de paseo. Nos enfilamos hacia la carretera y de repente se pararon. Abrieron la puerta y yo me bajé feliz creyendo que haríamos nuestro 'día de campo'. No comprendo por qué cerraron la puerta y se fueron. '¡Oigan, esperen!' Se... se olvidan de mí. Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas Mi angustia crecía al dadme cuenta, que casi me desvanecía y ellos no se detenían: me habían olvidado.

Mes 17: He tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. Me siento y estoy perdido. En mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer. Yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo con mi alma. Yo quisiera que me adoptaran y seria leal como ninguno. Pero solo dicen 'pobre perrito', se ha de haber perdido.

Mes 18: El otro día pasé por una escuela y vi a muchos niños y jóvenes como mis 'hermanitos'. Me acerqué, y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras 'a ver quien tenia mejor puntería'. Una de esas piedras me lastimó el ojo y desde entonces ya no veo con él.

Mes 19: Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí. Ya estoy muy flaco; mi aspecto ha cambiado. Perdí mi ojo y la gente más bien me saca a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra.

Mes 20: Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar la calle por donde pasan los coches, uno me arrolló. Según yo estaba en un lugar seguro llamado 'cuneta', pero nunca olvidaré la mirada de satisfacción del conductor, que hasta se ladeó con tal de centrarme. Ojalá me hubiera matado, pero solo me dislocó la cadera. El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un poco de hierba a ladera del camino.

Mes 21: Tengo 10 días bajo el sol, la lluvia, el frío, sin comer. Ya no me puedo mover. El dolor es insoportable. Me siento muy mal; quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se está cayendo. Alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: 'No te acerques' Ya casi estoy inconsciente; pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos. La dulzura de su voz me hizo reaccionar. 'Pobre perrito, mira como te han dejado', decía... junto a ella venía un señor de bata blanca, empezó a tocarme y dijo: 'Lo siento señora, pero este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir.' A la gentil dama se le salieron las lágrimas y asintió. Como pude, moví el rabo y la miré agradeciéndole me ayudara a descansar. Solo sentí el piquete de la inyección y me dormí para siempre pensando en por qué tuve que nacer si nadie me quería.


Aunque en este país donde vivo esto casi no existe, me duele saber que en algunos otros (México incluído), esto es muy frecuente. En todas partes hay organizaciones dedicadas a la protección de animales desamparados, si tienen una mascota y quieren deshacerse de ella, búsquen información al respecto y dénle otra oportunidad de una vida digna al animalito. En la mayoría de los casos no cuesta nada, excepto un poco de tiempo y voluntad. Aqui les dejo dos enlaces:





Felices Vacaciones!

abril 08, 2009

Y el ganador es...

Hace seis meses el jefe de mi maridis renunció a su puesto porque le ofrecieron la dirección de una empresa menos importante, pero con más posibilidades de desarrollo. Su puesto quedó vacante y fueron muchos los que aplicaron para obtenerlo, menos mi esposo. El jefe de Recursos Humanos le hizo una llamada para preguntarle por qué él no había entrado en el proceso de reclutamiento, que más bien por cortesía debería de haberlo hecho, al pobre no le quedó más remedio que mandar su CV y su solicitud por mero compromiso.

A finales del año pasado las cosas cambiaron en la empresa ante la recesión mundial que ahora impera, el departamento desapareció y en su lugar abrieron otra posición de empleo en un área nueva que concentrará ese y los demás departamentos que también desaparecerán ante la inminente decisión de hacer más pequeña la plantilla de empleados a nivel nacional. Recursos Humanos tomó la decisión de quedarse con los candidatos internos que ya tenían y reclutar además, algunos otros externos. En total pasaron 50 al proceso de selección. En todo éste tiempo mi maridis veía como lejana la posibilidad de quedarse con el puesto (de mucha más jerarquía), luego de saber la cantidad de candidatos que habían logrado reunir. Sin mucho interés, de vez en cuando, me comentaba que había ido pasando de una etapa de la selección a otra esperando que en un momento dado le dijeran que había quedado fuera.

Pero no ocurrió así, el mes pasado empezó a ponerse nervioso el día que le dijeron que de entre todos ellos había quedado en los ocho que harían exámenes psicométricos y médicos. La cosa se fué poniendo color de hormiga cuando luego quedó entre los cinco semifinalistas y la semana pasada entre los dos finalistas. Ahí empezó nuestro calvario, él con un nerviosismo elevado a la n potencia, y nosotros (su familia, incluyendo sus padres) aguantando estoicamente sus malos humores, sus noches sin dormir y su falta de apetito. Y no es para menos, el puesto es a nivel directivo y esta semana tendría que entrevistarse con el director general de la empresa, algo así como el Carlos Slim suizo.

El lunes haría la presentación oral de su currículum ante todos los directivos, yo lo llamaría su presentación como producto ante el cliente. Sobra decir el intenso fin de semana que pasamos, pero valió la pena porque todo estuvo listo a tiempo. Al parecer la cosa estuvo bien, según algunos empleados que tenían conocimiento del resultado de la junta, el único comentario en contra fué... su corbata. Ese día la había anudado de tal forma que le había quedado corta y eso le restó puntos, vaya! en esos niveles de ejecutivos hasta una manchita en el zapato parece que si cuenta. Ayer por la tarde tendría su entrevista con el mero mero, sería él quien le diera la noticia de si se quedaba con el puesto o no, pero desde temprana hora comenzó a recibir felicitaciones vía e-mail y SMS lo que hizo sentir todavía más nervioso porque la última palabra la tendría éste señor. ¿Qué tal si todos sabían que el era el bueno y a la mera hora Don Fregotes decía que no?, qué oso!, pensó él.

El día no pudo ser más desastroso, por la mañana había visitado un cliente y durante la comida una parte de su ensalada con salsa italiana le había caído encima manchándole la camisa, la corbata y parte del pantalón. De pilón, las felicitaciones seguían llegando por docenas. Me llamó casi llorando, ¿qué hago con la ropa? la tengo toda manchada de rojo!!!. Se encontraba en Zurich, a dos hora de casa en ida y vuelta, solo faltaba hora y media para su cita, su mente bloqueada por completo. Las posibilidades de obtener el puesto hasta ese momento eran de un 90% pero en las próximas dos horas todo podía suceder.

Sin pensarlo dos veces le dije que fuera corriendo a una tienda y se comprara un traje, una camisa y una corbata "tómalo como una inversión" le dije. El pensaba que con la camisa y la corbata era suficiente, pero su angelito que nunca duerme lo llevó a un aparador con una oferta que incluía las tres cosas... por lo menos el destino en este caso estuvo de su lado. Una vez en la tienda, les hizo saber a los dependientes que solo tenía 20 minutos para que le hicieran el dobladillo al pantalón y plancharan la camisa, ellos dijeron que no había problema. Y ahí lo tenían, sentado y medio encuerado en el vestidor con la gente corriendo a su alrededor cosiendo y planchando, los había contagiado de su nerviosismo ja!.

Una ves vestido como Dios manda (y los cánones del Ejecutivo en Suiza) llegó como pudo haciendo safe a la empresa. Dejó sus chivas en su cubículo y una vez enfilado hacia la sala de juntas se dió cuenta que llevaba puestos los zapatos mocasines de suela goma, pecado mortal cuando se viste traje. Así que, se paró en el primer cubículo del camino y se le acercó al primer compañero que vió con zapatos decentes ""qué número calzas?", en dos minutos se quitó los suyos, le explicó todo el show y los cambió con el buen hombre. Pareciera un cuento que yo me inventé, pero juro que todo es real, bien dicen que a veces la realidad supera la ficción y esto no fué la excepción.

Hoy el puesto es suyo, se trata de la dirección de un nuevo departamento que él tendrá construír desde una plantilla de 150 empleados, hasta las tácticas y estrategias de la misión empresarial que ahora llevará bajo sus hombros. Y es que él se lo merece, no es porque sea mi marido, pero siempre ha sido un empleado responsable, inteligente y dedicado. Amén de ser buena persona como hijo, como marido y como padre. Yo misma sé lo que conlleva una responsabilidad como esa, más de una vez él me ha comentado de los problemas de su jefe con su familia por la dedicación al trabajo. En otras ocasiones, compañero suyos no han logrado equilibrar las dos cosas y han terminado separándose, estoy segura que en nuestro caso no va a suceder; o por lo menos yo voy a poner todo lo que esté de mi parte para que no pase así.

Anoche nos reímos como locos nomás de acordarnos todas las peripecias que pasó, pero nos comprometimos a apoyarnos mutuamente porque nos esperan tiempos más difíciles: él con su nueva responsabilidad y nosotros con menos tiempo para disfrutarlo como padre y esposo. Confiamos en que todo será por el bien de la familia y trataremos de llevarlo lo mejor posible pero, sobre todo, le agradecemos a Dios por ésta oportunidad que vale oro en medio tanta crisis y desempleo.

Felicidades muchachote, eres grande!

abril 07, 2009

Ruidosa tranquilidad

Por razones de su trabajo, el maridis ha estado ausente durante los últimos diez días. Y no me refiero a ausencia física, sino a una combinación entre nerviosismo, stress y trabajo en la computadora que le absorven tiempo del que normalmente pasa con nosotros en casa después el horario oficial del trabajo. Así que a mis suegros se les ocurrió la idea de llevarse a los peques a su casa, desde el domingo hasta hoy por la tarde/noche que pasaré a recogerlos. Mis hijos más que encantados aceptaron la oferta puesto que sus vacaciones comenzaron el sábado pasado y sus abuelos se las gastan bien y bonito para entretenerlos con sinfin de juegos y paseos que preparan para ellos con anticipación.

Mi maridis feliz de tener calma y silencio para hacer lo suyo, y mis hijos contentísimos de hacer cosas diferentes a la rutina escolar que tanto los agobia. Contrario a lo que se pueda pensar, estos tres días que he pasado prácticamente sola, me ha dado un bajón de nostalgia sin mis querubines. Parece mentira que hace unas pocas semanas hablaba del day off que tanta enjundia me había provocado en medio de semanas de trabajo y ajetreo infantil, y hoy me siento como perro sin dueño con éste exceso de quietud sin la adrenalina que mis hijos me hacen producir a cántaros. Los extraño mucho.



Ayer limpié la casa sin el menor contratiempo, de corridito, no tardé más que hora y media. Por la tarde me fuí al centro comercial a ver zapatos y más zapatos, ropa y perfumes... pero el gusto no me duró mucho, luego de un rato regresé aburrida a casa. Me encontré de nuevo con el silencio sepulcral de la ausencia de mis razones de vivir, eso si, todo muy limpio pero... para qué?. Preferiría mil veces ver juguetes regados por todas partes, los interminables corajes de las migajitas de pan por toda la cocina y y las demandas de uno y de otro cada cinco minutos. Ya sé, solo ha sido tres días, pero nunca los había extrañado tanto.

Hoy fuí al gym, se me olvidó la soledad por completo porque al rato voy a ir por ellos y ya sé lo que vamos a hacer después. Los voy a llevar a IKEA a que se desintoxiquen de tanta comida saludable de mi suegra y les voy a comprar unos buenos Hot Dogs, hasta nieve de vainilla si quieren. Y no me va a importar que me llenen la ropa y el carro de caramelo pegajoso, ni que vayan gritando todo el santo camino. Por fin voy a tener todo el ruido del mundo otra vez, los voy a tener de nuevo conmigo y, paradogicamente, voy a estar tranquila de nuevo.

Nunca como éstos días, me había sentido tan madre.

Au revoir!

abril 06, 2009

Trono mágico... e higiénico

Suiza es el país de la comodidad, parece que aquí existen cualquier cantidad de artilugios que hacen la vida mucho más fácil y amena, para gastar el menor esfuerzo de energía física. Desde utensilios para pelar ajos sin ensuciarse las manos, hasta sanitarios automáticos que nos limpian la colita mejor que cualquier papel higiénico o toallita húmeda. De éste último tengo algo que contar. Mis suegros lo compraron hace algunos años por el problema de los huesos de la espalda de la mamá de mi maridis, ya que esto hizo que algunas de las tareas que normalmente no tienen la mayor ciencia, pasaran a ser un tormento para ella. Y es que en esta situación tan cotidiana de desehechar lo que al cuerpo no le sirve, el pedir ayuda se hace un poco... escabroso, sobre todo con el sentido de autosuficiencia que tanto pelean los chocolateros.

Se trata de un aparatejo eléctrico que se coloca en lugar de la tradicional tapa sanitaria con un control remoto al lado que permite, una vez satisfecha la necesidad fisiológica mayor, lavar y secar la parte afectada. El tablero de botones también permite regular la temperatura del agua y el aire que se emplea. Existen muchos modelos, pero el de mis suegros es el más sencillo. Los hay desde los más simples hasta los que tienen un mecanismo que limpia también el aro del asiento, como en algunos baños públicos. En Japón son una sensación, aunque el inventor de dicha maravilla es... adivinen?... si, un suizo!.

Todavía me acuerdo del día en que mis suegros lo instalaron y me pidieron que lo probara. La experiencia no fué muy placentera que digamos, una vez acomodada estratégicamente en el aro del asiento mi cabecita loca empezó a divagar y me imaginaba con profundo terror que una enorme mano de plástico saldría de la entrañas de la taza y tocaría lo único que hasta entonces habría permanecido virgen. Pero estaba equivocada. Oprimí el primer botoncito, el que tenía grabada una gota de agua en color celeste, de prontó un chorrito de agua tibia comenzó a bañar salva sea la parte. WTF! sentía como si alguien me hiciera pipí en el trasero!. Luego vi otros botones con flechas, oprimí la que indicaba hacia arriba y el chorro de agua se hizo más intenso y caliente. Inmediatamente y por instinto oprimé el de flecha abajo. Luego vi otro que tenía dibujado algo así ~ ~ y el aire comenzó a secar lo que ya para entonces estaba empapado. Terminé utilizando papel higiénico para que todo quedara como al principio.

Aqui una muestra de cómo funcionan éstos tronos mágicos:



Ayer mi suegra me contaba una anécdota que les ocurrió la semana pasada, resulta que invitaron a una pareja de nuevos amigos del edificio donde ahora viven. Como es un departamento pequeño, solo tiene un servicio, no hay para visitantes. Después de la cena, la señora invitada pidió permiso para pasar al baño pero tardó un buen rato en regresar. Cuando por fin salió, llegó al comedor con la cara y el cabello totalmente mojados y con toda la vergüenza el mundo, le pidió a mi suegra una toalla para secarse y utensilios para secar el piso del baño. Le había ganado la curiosidad, seguramente se puso a jugar con el tablero del aparato y terminó con la cabeza hecha una sopa. Me imagino la pena que habría sentido la doña, aquí tan propios y tan perfectos que son... aagghhh!. No sé, para mi éstas modernidades no son muy de mi agrado será porque en ese sentido sigo prefiriendo los métodos tradicionales o porque mi alma de naca no me abandona aunque viva en el primer mundo.

Comienzan las vacaciones, a divertirse y descansar!.

abril 03, 2009

Sara Aldrete: de narcosatánica a Juana de Arco

Hace un buen tiempo escribí sobre el resurgimiento de Gloria Trevi después del infierno por el que pasó, luego de los juicios mediático y judicial en los que fué condenada y absuelta en medio de opiniones encontradas por parte de público al obtener su libertad. En aquel post mencionaba que, si bien solo ella, sus cómplices y abogados sabrían la verdad del caso, es justo para cada persona reivindicar los errores del pasado y tener una segunda oportunidad. Pareciera que en el mismo caso, pero no con la misma suerte, se encuentra la que fuera llamada 'esposa del diablo': Sara Aldrete.

Ocurrió hace veinte años, cuando se le encontró culpable de la participación indirecta en 13 crímenes cometidos al lado del no menos tristemente famoso Adolfo Contanzo, alias El Padrino. El caso ocupó los principales titulares de todos los medios nacionales y hasta insipirador, por la participación de Sara, de la película Perdita Durango (Dancing with the devil). A grosso modo, el suceso relata cómo Constanzo lidereaba una especie de secta en la que se hacían sacrificios humanos como producto de ritos de santeria (Palo Mayombe) para la protección de altos mandos del narcotráfico y el gobierno de Salinas de Gortari, así como gente del medio del espectáculo. La desaparición de un joven norteamericano, estudiante de medicina en Texas y que pasaba su Spring Break en Matamoros, Tamps., fué lo que desató la persecución de la secta ante la presión del gobierno estadounidense. Adolfo y Sara, para entonces considerada como la sacerdotiza de la secta, fueron acorralados por la policía en un departamento de la Ciudad de México después de meses de búsqueda por todo el país. En el encuentro con la policía, se desató una balacera en la que Constanzo se 'suicidó' al lado de uno de sus cómplices y el resto de la banda fué recluída en la cárcel.

Sara Aldrete sigue presa en el Centro de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla, cumpliendo la pena máxima de éste país (50 años), aunque la cifra real acumulativa por los trece crímines asciende a 647 años. Durante los veinte años en que ha estado recluída, se ha podido palpar su buen comportamiento, su desempeño ejemplar en el desarrollo de actividades manuales y altruismo hacia sus compañeras del Cefereso, no consume drogas, ha asistido a innumerables cursos, y se ha enseñado a sí misma y a otras presas inglés, yoga, pintura y muchas otras cosas. Escribe y pinta. Su su acercamiento a la literatura, le ha redituado en ocho años publicar un libro, Me dicen La Narcosatánica (Colibrí), donde relata con detalle su desgarradora versión de lo que ella considera la injusticia que la tiene privada de su libertad. También así la obtención de varios galardones en el ámbito penitenciario, siendo el más reciente el tercer lugar del décimo Concurso Nacional de Cuento José Revueltas, por su relato El amor mata lo que ama.

Las dos versiones de los hechos son tan diferentes como increíbles, pudiera ser que la 'oficial' tratara de aprovechar una coyuntura para tapar un mundo de corrupción y drogas del que hoy día estamos tan acustumbrados; la versión de Sara parece muy elaborada, aunque más creíble en mi punto de vista, pero no se trata de juzgar sino de situarnos en el contexto de los hechos según su protagonista. También es un hecho que el juez encargado del caso dijera durante la sentencia "no parece que haya participado de manera directa en la comisión de los delitos por los que hoy se le sentencia", aún así purga casi cadena perpetua. Su inocencia o culpabilidad solo le pertenecen a ella, tal vez la justicia divina será la única en conocer la verdad.

Al principio decía que Gloria Trevi vive su segunda oportunidad de vida en libertad, misma que utiliza para tratar de borrar con creces sus errores pasados, pero pareciera que Sara esa segunda oportunidad la ha encontrado desde su celda. ¿Será que para reconciliarse con uno mismo y con el mundo no se necesita de tanto?.

Feliz fin de semana.

abril 02, 2009

¿Qué es el éxito?


Éxito es:

A los 3 años,..... no mearse.

A los 6 años,..... recordar lo que hiciste en el día.

A los 12 años,... tener muchos amigos.

A los 18 años,... tener carnet de conducir.

A los 20 años,... tener relaciones sexuales.

A los 35 años,... tener mucho dinero.

A los 50 años,... tener muchísimo dinero.

A los 65 años,... tener relaciones sexuales.

A los 70 años,... tener carnet de conducir.

A los 75 años,... tener muchos amigos.

A los 80 años,... recordar lo que hiciste en el día.

A los 85 años,... no mearse.


¡Hay que joderse! ¡Las vueltas que da la vida!

abril 01, 2009

Presencia regia

El domingo pasado se celebró la fiesta de primavera del grupo de baile mexicano Ticalli, la mayoría mexicanos y uno que otro suizo. Es una especie de kermesse (verbena) que el grupo hace cada año con el fin de recaudar fondos para costear sus necesidades artísticas, ahí se vende comida típica elaborada por ellos mismos, bebidas y el infaltable show después de la comilona. Adems de sus bailes, siempre llevan a un cantante ranchero y éste año participó también un charro muy hábil con la reata (sin albur, me refiero a suertes charras con el lazo). Aunque se nota que son un grupo profesional y muy bien organizado, la gran cantidad de gente que acude, hace que la comida casi siempre sea insuficiente para los que llegan tarde, éste es el primer año que nos sucedió a nosotros.

Casi cada año hemos ido desde que llegué a Suiza, pero esta vez fué más especial. Si bien siempre me emociono de ver personificado el folklore mexicano con los bailes típicos de Veracruz, Jalisco, Guerrero, Oaxaca o Michoacán, el domingo quedé en shock cuando por primera vez en ocho años, dedicaron una parte del show (4 piezas) al estado de Nuevo León!. Aquí el Pávido Návido:



Y no es para menos, desde el año pasado, tres de las regiomontanas que conocí hace un tiempo están en el grupo, así que ya era más que justo hacerle un homenaje a nuestro estado. Desde que era niña, no recuerdo haber vuelto a ver esos bailes de chotís y polka muy nuestros; el vesturario fué otra de las cosas que hizo realzar la alegría de nuestras regionales raíces. Aunque tengo mucho tiempo de no verlas, ojalá lean ésto, les mandó un saludo a Elena, Gaby y Nancy, dignas representantes de la tierra de la machaca y el cabrito.

Arriba el norte!