abril 15, 2009

Necedad o necesidad

Desde la navidad pasada se le ha metido en la cabeza a mi pequeño querubín la idea de tener un teléfono celular (handy en alemania, natel en suiza). Cuando nos lo dijo yo solté una carcajada y de pronto me pareció una broma, pero no, el precoz jovenzuelo hablaba muy en serio; al menos el enojo descomunal ante mi risa burlona así nos lo confirmó. Recibió otros regalos con los que estuvo feliz, pero aún así la idea no desapreció de su cabecita loca, cada cierto tiempo repite que para su muy próximo cumple o de perdis éste para navidad le gustaría tener el dichoso teléfono celular. El maridis, que se identifica mucho con el chamaco porque dice que en carácter es una copia al carbón del enano que él fué, le prometió que cuando tenga cinco números a quien llamar y además memorizados perfectamente como los diálogos de sus películas de Star Wars, le compraría el aparatejo. Hasta ahora solo tiene dos, el del papá y el de la mamá, y se sigue esforzando por reunir la cuota de número telefónicos requerida para las fechas señaladas.

A mi me parece que un niño de esta edad no debe tenerlo, simplemente porque son artilugios que se necesitan en situaciones no tan frecuentes y las salidas lejos de casa las hace con nosotros o con algún adulto conocido, amén del gasto que representa para nosotros el darle tremenda arma a un alma sin conciencia económica que nos llevaría a la quiebra familiar. Y luego está la presión social, ya de por sí la gente de este pueblo nos ve como raritos por nuestras costumbres tecnológicas contrarias a la ideología nacional, no quisiera pensar en el escándalo y los temas de burla por parte de la bola de chiquillos envidiosos de la que estamos rodeados. Por si fuera poco, mi angelito tiene memoria de teflón y vive 'perdiendo' todo porque nunca recuerda donde deja las cosas. No way, never mind!

Hoy, todas estas ideas se tambalearon en mi cabeza; hace rato le tocaba entrenamiento de futbol y desde hace unas semanas dejó el patin para irse en la bicicleta, se despidió de mí y como siempre le dije que se fuera con cuidado. No pasaron diez minutos cuando sonó el teléfono y su voz llorosa me decía "mami, ayuda, puedes venir?". Se me fué la sangre a los talones, más cuando le pregunté que le había pasado y me contestó que no podía hablar, que le iba a pasar el teléfono a una señora. Jesús del Huerto! que pasó????. Inmediatamente una voz de mujer me dijo que había tenido una caída con la bicicleta y que estaba sangrando de un brazo y una pierna. Me dijo donde estaban y fuí hecha madre en el coche. Hasta a la pobre Zara la dejé sola en la casa, solo le alcancé a decir que iba a recoger a Chris.

Me pareció eterno el camino de dos minutos, pensaba que tal vez lo habían atropellado o que el tal vez él había golpeado a alguien más con la bici, el corazón me latía a mil. Llegué al campo de entramiento, que para nuestra suerte el horario lo habían cambiado a media hora más tarde, y estaba ahí sentado en una banca rodeado de dos muchachitas y la señora con la que había hablado en el teléfono. Tenía un kleenex manchado de sangre en la rodilla y otro en el brazo, la mujer me explicó que solo habia tenido una caída y la sangre no eran mas que raspones. Lo comprobé cuando quité los papeles para ver las heridas y me di cuenta que solo había sido un susto.

Subimos la bicicleta al coche, lo traje a casa y lo curé. Lo obligué a tomar de nuevo la bici aunque él no quería, tenía miedo de volver a caerse. Le conté en dos minutos sobre mi primer choque a los quince años con la camioneta de mi papá y cómo mi mamá me había obligado a volver a manejarla para llevarla al taller a repararla, todo para que el miedo no me hiciera perder la seguridad. Lo entendió bien, pero la bicicleta se daño y no funciona más, así que lo llevé en coche pero le advertí que tendría que regresar caminando. Le dije que solo eran unos raspones que ni necesitaba reposo ni nada, que la piel se recupera pronto y que el dolor también pasa. Me hice la fuerte, se que le duelen los golpes, pero cuando regresé después de dejarlo me sentí mal... una bruja. Pero como escuché el otro día a alguien decir 'fué un acto de amor', porque sé que eso lo hará ser más fuerte, o al menos eso quisiera que suceda.

El teléfono del que me habló, era de una de las dos muchachitas que estaban con él y eso me hizo pensar si en realidad en situaciones en las que él tenga que andar solo por la calle (por muy cerca que se encuentre de la casa) es verdaderamente necesario. Ahora dudo, pero todavía tengo tiempo hasta diciembre para hablarlo con mi maridis y tomar una decisión. Tremendo susto que me llevé.

See you later, aligators!

8 comentarios:

Ivi dijo...

Querida Keru
Que bueno que solo quedó en raspones, pero me imagino el susto. Yo me quedo siempre con el jesus en la boca cuando se va REnato en bici a la escuela o al fut. Igual andamos con las pláticas del mentado natel. En la clase de mi hijo ya hay algunos niños que los tienen, yo habia sido de la idea de que lo tuvieran a partir de la 6ta. clase y lo pagaran de su dinero de bolsillo. PEro, ahora el me lo pide. HEmos quedado que si hay buenas calificaciones se lo saré antes. Espero que sea para bien...y no despues ande desfalcada jajaja....besos

Ruth dijo...

Hola Keru :D

Entiendo tus razones por las que no consideras necesario la compra del cel a tu hijo.

Quiza te diste cuenta en tu reciente viaje a mty que los chiquillos ya traen hasta celus mejores que uno jajaja, pero lamentablemente se ha dado el caso que ademas de numeros telefonicos y musica tambien almacenan material que no es apropiado para ellos esto propiciado por la facilidad de intercambiar entre ellos archivos via inalambrica.

Sera cuestión de hablar con ellos supongo para que no acepten archivos de otras personas.

Saludos !!

Conny dijo...

Hola Keru!
Que susto, te entiendo la angustia de salir disparada para saber que le habia pasado, que bueno que fueron solo raspones.
Sabe? Yo tuve siempre la misma idea que tu, que los ninos no necesitan un celular.
Lo que yo siempre decia es: Nosotros no teniamos a su edad y sobrevivimos!! A poco no?

PEro tambien mi marido me hizo ver que uno tiene que adaptarse a las modernidades tecnologicas y aprovecharlas.

Es cuestion de tomar una desicion moderada al respecto. No hay porque comprarles el mas moderno o el mas caro. (Claro que ellos quieren el mas caro y nuevo).

Pero si es bueno que ellos tengan uno. Para mi es solo cuestion de tranquilidad. Porque ellos saben que la condicion numero uno es que siempre me tienen que contestar cuando llame o cuando envie un sms. Lo primero es para estar en contacto con nosotros, lo segundo es para sus amistades.

Nosotros compramos tarjetas prepagadas. Se les acaba la cantidad, no pueden llamar mas. No tienen una suscripcion porque entonces si hay riesgo que gasten mas y perder el control.

Hasta ahora ha funcionado basntante bien. Sobre todo porque yo llego tarde a la casa del trabajo y ellos o yo siempre nos podemos localizar.

Tus hijos son mas pequenos aun, asi que no creo que necesiten uno muy caro.

Bueno... piensalo!! Tal vez valga la pena darle chance y probar si puede ser responsable. Igual y el mismo se da cuenta que no es la gran cosa todavia.

BEsitos.

Werita dijo...

yo voy a meter mi cuchara solo porque soy fan de tu hijo, lo primero es que el es un ninio muy bueno, lo seguno es que si tu hablas con el puedes crearle esa conciencia economica que mencionas, puedes estarle revisando el tel para que no tenga contenido que lo danie, puedes educarlo en su uso pues, y lo que si te puedo decir es que si Dios no lo quiera un dia necesita ayuda y esta incomunicado o algo por el estilo, vas a pensar -que me costaba haberle comprado un telefono.. mi punto es que bajo vigilancia y con platicas educativas seguidas, los pros se pueden mantener y los contras eliminar.. el es un angelito de muy buen corazon, dale ese gustito!! porfa!!!!

marco A. dijo...

conny, comprate tu blog.. hello!!! esta mas largo tu coment que el post

kerubin@ dijo...

@ Ivi: Cállate los ojos! al principio me sentí en México y pensé "ya me lo secuestraron!!!". Y pues acá en este rancho bicicletero es muy raro que algún niño tenga algun juego electrónico, mucho menos un teléfono, por eso decía que a nosotros nos ven como raritos.

@ Ruth: Fijate que me di cuenta en You Tube, que los huercos publican un chorro de tonterías, una vez me llegó por mail un video donde uno se estaba masturbando en plena clase!. Yo no se como se dieron tiempo para hacerlo y grabarlo sin que el maestro se diera cuenta. Mucho menos los papas!. También eso me da pendiente. Saludos!.

@ Conny: Aqui hay planes especiales para menores, que además de menos costosos tienes la posibilidad por medio de la empresa telefónica los número que accesan y la información que reciben y/o envían. Aún asi, sigo teniendo mis dudas.

@ Berenice: Gracias por tu aprecio a mi querubín, y si, tienes razón en que todavía es muy inocente pero tu sabes que eso tarde o temprano desaparece y más con la presión social de los compañeritos. Tengo algunos mesesillos para dar el sí, ja ja ja.

@ Marco A.: No problem mi estimado, de eso se trata. Bienvenido a los comentarios.

coyntha dijo...

Sorry Keru...por haber escrito un comentario tan largo! No lo vuelvo a hacer.
Y si, si tengo mi blog :)

Anónimo dijo...

HOla
Bueno hay celulares especiales para niños...

http://www.kinderhandy-vergleich.de/kinderhandys/Imaginarium-Mo1