noviembre 29, 2006

Vergüenza ó indignación?

Ya está más que comentado el asunto de los diputados PRDistas y PANistas, que ayer protagonizaron el pleito de lavadero más oficial de la historia. La mayoría de las críticas (incluyendo a la prensa seria) se enfocó al papel en el que se dejó a México ante los ojos mundo, pues la cobertura trascendió todas las fronteras imaginables. Yo me pregunto: No es más indignante que vergonzoso este suceso?






En lugar de ponerse a trabajar presionando al gobierno (distraído con el cambio de poderes)a cumplir leyes e impartir justicia, se dedican a pelear como nenas en medio de una situación caótica en ámbitos ajenos a la política. No es posible que las calles de México hayan sido tomadas por la ley de unos cuantos que se disputan territorios matando inocentes impunemente. Hasta cuándo? No es indignante vivir con un miedo latente de salir a las calles, al mandar a los niños a sus escuelas, al ir a divertirse a lugares públicos, a vivir simplemente con normalidad?






Ahí se los dejo de tarea ...

Vivir engañado

Un viejo gaucho, vestido tradicionalmente, con bombacha, faja, sombrero, botas y espuelas, entra a un bar y ordena una bebida. Mientras estaba sentado bebiendo su caña, una joven se sienta a su lado y después de ordenar su trago se vuelve hacia el gaucho y le pregunta:

- Es usted un gaucho de verdad?

- Bueno,.... he pasado toda mi vida en un rancho, enlazando vacas, domando caballos, esquilando ovejas, alambrando y yendo de yerra en yerra. Por todo ello, creo que soy un gaucho de verdad.

Después de un rato, el gaucho le pregunta que es ella, y ella responde:

- Yo soy lesbiana. Paso el día entero pensando en mujeres; me despierto en la mañana pensando en mujeres, cuando estoy comiendo pienso en mujeres,bañándome pienso en mujeres, viendo TV, todo me hace pensar en mujeres!

Un rato después ella se marcha y el gaucho ordena otra bebida. Una pareja se sienta a su lado y le preguntan:

- Es usted un gaucho de verdad?

- Yo siempre pensé que lo era, pero recién me acabo de dar cuenta que soy una lesbiana....

noviembre 28, 2006

Raúl Velasco y mis recuerdos

Nunca fué santo de mi devoción, me aburrían sus soporíferos "México, Magia y Encuentro" y sus lecciones de "espiritualidad" que soltaba de vez en cuando. Tengo que reconocer que pasé muchas tardes de domingo esperando ver a mis ídolos de juventud como Miguel Bosé, Diego Verdaguer, Flans, etc. y uno que otro artista gringo que osaba presentarse en ese espacio. Además, durante algún tiempo uno de mis amigos trabajó FM Globo y tuve oportunidad de escuchar en más de una ocasión de boca de algunos artistas, sobre el carácter déspota y autoritario que, según ellos, caracterizaba a éste hombre. No me consta pero me quedé desde entonces con esa idea, tal vez falsa, de Raúl Velasco.

Pero lo que ví hoy en televisión me conmovió hasta el llanto: primero el homenaje que se le hizo en Acapulco y luego la cobertura de su funeral. Durante el homenaje dedicó unas palabras para agradecerlo, su voz y su aspecto enfermo me hizo recordar a mi padre en sus últimas horas de vida. Mi barbilla temblaba, por no llorar, y en más de una ocasión las palabras de agradecimiento y los abrazos que le dedicaban los artistas participantes hicieron que se me saliera una que otra lágrima contenida evocando mis conversaciones con mi progenitor en el lecho de su muerte. También me hicieron ver a éste personaje con otros ojos, tal vez la idea que yo me había forjado no fuera del todo cierta, eso no lo sabré nunca.

Más tarde en la cobertura de su funeral, ver a su esposa e hijos quebrantados por la tristeza, la estudiantina La Salle entonando canciones de despedida, las personas ahí reunidas dándo el pésame a la familia y su foto sonriente sobre el ataúd me hicieron no poder contener mi llanto y mis recuerdos. Sea lo que fuere éste hombre, a mí me hizo pensar en mi padre y elevar una oración por ambos.

Descansen en paz!


noviembre 27, 2006

Blogstereo: INSTRUMENTAL (videopost)

presenta:


MUSICA INSTRUMENTAL


Love is blue
Paul Muriat



Chi Mai

Ennio Morriconne




Medley

Bert Kaempfert


Feels so good
Chuck Mangione


For Elise
Richard Claydermann


Zorba el griego
José Feliciano

noviembre 26, 2006

Solidaridad conyugal

Cuando mi maridis y yo planeábamos mi ingreso al hospital, al inicio del mes, "inocentemente" le comenté que iba a estar muuuy aburrida y que tal vez necesitaría algo más que revistas para entretenerme. Como buen integrante del bando masculino, se hizo el "occiso" pretendiendo no entender la indirecta, fué entonces que le solté algo así cómo: "bueno ya que no te das por aludido me gustaría tener conexión a internet en el hospital, que onda me ayudas?". Como siempre y casi a todo, me dijo que sí y esa misma noche nos pusimos a buscar opciones, pero todas nos parecieron muy caras y/ó complicadas por lo que al final le dije que mejor nos olvidáramos de eso y que una semana sin teclear no haría mal.

Llegué al hospital y el llevaba la LapTop, me dijo que podría conectarme con el celular, que no era tan caro y que además sólo serían unos cuantos días. El caso es que después de la operación, faltando unos días para regresar a casa, me llegó un mensaje a mi celular de parte del proveedor donde sólo me informaban el adeudo que llevaba hasta ese momento. Casi me caigo de la impresión, era una suma bastante "delicada" y me preguntaba de donde iba a sacar yo el dinero para pagar semejante cuenta. Mis dolencias post-operatorias se elevaron a la N potencia y no sabía como abordar el tema con el susodicho, en esos días me había visitado una amiga peruana contándome que debido al recibo telefónico con sus llamadas al Perú, su marido le había advertido que la siguiente vez que sucediera eso podría ser causal de divorcio.

Así, retumbándome ese SMS en mi cabeza junto a las palabras de mi amiga, pasaron dos días y ya estando en casa se lo dije casi llorando de la vergüenza. Su reacción me dejó paralizada, aunque siempre ha sido una persona tranquila y ecuánime no dejó de sorprenderme la forma en la que lo tomó porque me lo lo dijo así "sin anestesia" (como dice Lula): "No te sientas mal por cuestiones económicas, el sueldo que se recibe lo ganamos los dos juntos, tu en casa y yo en la oficina, es de todos! No te preocupes porque el dinero va y viene, además piensa una cosa: en los últimos dos años yo he chocado el coche en dos ocasiones y lo que hemos tenido que pagar por eso es tres veces más de lo que se gastó con tu celular haciéndola de módem. En el sentido "derrochador del gasto familiar" todavía te sigo llevando ventaja, y por si fuera poco yo mismo fuí quien te sugirió que hicieras eso, preocúpate por recuperar la salud y lo demás no importa".

No es que el dinero sobre en ésta casa, de hecho algunos planes futuros se tuvieron que cancelar gracias a éste detalle, pero desde que vivía en Monterrey siempre he sido muy cuidadosa del dinero y me duele gastarlo a lo tonto porque sé lo que se esfuerza uno para ganarlo. Mi maridis siempre ha sido una buena persona noble y comprensiva, pero en esta ocasión me demostró que hasta en situaciones tan poco emotivas como lo es el dinero, puede encontrarle el lado amable a las cosas para no hacerme sentir tan mal. Ahora solo uso mi celular para lo mas imprescindible, hasta mis amigas se quejan de que casi no contesto sus SMS's, con ganas de apagarlo por los próximos doce meses. Internet? sólo en mi casita y de noche que es más barato!

Gracias "muchachote" por quererme tanto!





P.D. Arq. Claudio Rodríguez: hasta hoy me dijo Héctor que me lees, así que no tienes perdón de Dios por no habérmelo dicho tú mismo, anyway bienvenido y espero tu respuesta aunque sea por mail!

noviembre 25, 2006

Consecuencias otoñales

Hace casi dos meses que empezó el Otoño. Una de las estaciones del año en las que la clorofila hace de las suyas, y los árboles nos regalan un paisaje espectacular. Además el Otoño tiene otros resultados no muy alentadores como la pérdida del cabello en las mujeres, los estados depresivos y ... chorros de hojas y hojas que hay que recojer.

Al menos por estas tierras, la mayoría de las casas tienen sus dos que tres metros de jardín con sus respectivos árboles que, por muy pequeños que sean, hacen un mugrero interminable. Esto y sumándole unas rafaguitas de viento hacen de la mejor de las residencias, un verdadero basurero "ecológico". En mi caso, nuestra casa termina precisamente al borde de un bosquecito lleno de árboles muy altos y tupidos de hojas que cada año son una tortura limpiar. Normalmente lo hacemos todos juntos, los niños se divierten y nosotros estamos tranquilos de no tener que andar detrás de ellos teniéndolos siempre "a la vista". Esta vez, por mi condición convalesciente, no pude acompañarlos y sólo me limite a echarles porras desde dentro. Viéndolos trabajar, vinieron a mi memoria las interminables tardes del verano pasado llenando la pequeña alberca para los peques, los fines de semana asando carne con los amigos en la terraza, los sábados soleados sacando la "hierba mala", las tazas de café con mi vecina, las pláticas de los lunes con mi amigo el cura y miles de cosas más.

No es que exagere, lo extraño porque no se repetirá hasta por lo menos mayo o junio del próximo 2007. El Otoño y el Invierno son demasiado largos, el sol es un lujo que los que vivimos en éstas gélidas tierras, nos podemos dar solo tres meses al año. Pero no todo es nostalgia, en los próximos meses vendrán toneladas de nieve que servirán también como pretexto para jugar con los deslizadores, hacer monos en el patio y los tradicionales "schneebar" (bar de nieve) que mi vecino de la esquina hace para echarnos unos vinitos tintos con todo el vecindario. En fin, la nostalgia es otra de la consecuencias del tremendo Otoño!


Feliz finde!!!

noviembre 22, 2006

Quisiera

A veces quisiera tener el don de entender a toda la gente: a la que me quiere, a la que no me quiere, a la que me pide ayuda, a la que no me la pide y a la que simplemente me ignora. Quisiera poder explicarle a todos y cada uno de ellos(as) lo que de verdad pienso sin ser malinterpretada, sin sentir temor de ser rechazada ó juzgada. Pero si todo fuera tan fácil, si todo se arreglara con unas cuántas palabras, que chiste tendría la vida?




Todo debe tener alguna lógica, yo por lo pronto, no se la encuentro.

Abur!

Frases angelicales

El fin de semana le compramos una silla alta de esas para niños "grandes" para la mesa del comedor a Zara, porque la que tenía era más que nada para bebés y ella ya es un poco grandecita. Vino a visitarnos mi amigo el cura (Luismi) y refiriéndose a la mentada sillita se escucha esta conversación:

Luismi: Pero bueno, que hermosa silla tenemos aquí, de quién será?

Zara: Es mía, no ves que es como de princesa?

Luismi: Ah!! entonces tu eres una princesa?

Zara: Pues claro, no me ves lo bonita que estoy?

Luismi: No lo creo, porque las princesas no usan pañal, las princesas van al baño

Zara: (después de pensarlo un poco y en voz muy bajita) padre, es que soy ... soy ... soy !una princesa chiquitita!

noviembre 21, 2006

Fábula del Anillo



Un alumno llegó a su profesor con un problema:
-Estoy aquí, profesor, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Dicen que no sirvo para nada, que no hago nada bien, que soy tonto y muy idiota ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El profesor, sin mirarlo, le dijo :
-Lo siento mucho, joven, pero ahora no puedo ayudarte. Primero debo resolver mi propio problema, tal vez después...

Y haciendo una pausa dijo:
-Si tu me ayudas y puedo resolver mi problema rápidamente, quizá pueda ayudarte a resolver el tuyo.

- Claro, profesor, murmuró el joven. Pero se sintió otra vez desvalorizado.

El profesor se sacó un anillo que llevaba en el dedo pequeño, se lo dio y le dijo:
-Coge el caballo y vete al mercado. Debes vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es preciso que obtengas por él el máximo posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y vuelve con la moneda lo más rápido posible.

El joven cogió el anillo y partió. Cuando llegó al mercado empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Ellos miraban con algún interés, atendiendo al joven cuando decía cuánto pretendía por el anillo. Cuando decía que una moneda de oro, algunos reían, otros se apartaban sin mirarlo. Solamente un viejecito fue amable de explicarle que una moneda de oro era mucho valor para comprar un anillo.

Intentando ayudar al joven, llegaron a ofrecerle una moneda de plata y una jícara de cobre, pero el joven seguía las instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazaba las ofertas. Después de ofrecer la joya a todos los que pasaban por el mercado, y abatido por el fracaso, montó en el caballo y regresó. El joven deseaba tener una moneda de oro para comprar el mismo el anillo, librando de la preocupación a su profesor pudiendo así recibir su ayuda y consejos.

Entró en la casa y dijo:
-Profesor, lo siento mucho, pero es imposible conseguir lo que me pidió. Tal vez pudiese conseguir 2 ó 3 monedas de plata, pero no creo que se pueda engañar a nadie sobre el valor del anillo.

-Importante lo que me dices, joven- le contestó sonriente. -Primero debemos saber el valor del anillo. Vuelve a coger el caballo y vas a ver al joyero. Quien mejor para saber su valor exacto? Pero no importa cuánto te ofrezca, no lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven fue a ver al joyero y le dió el anillo para que lo examinara. El joyero lo examinó con una lupa, lo pesó y le dijo:
-Dile a tu profesor que, si lo quiere vender ahora, no puedo darle más de 58 monedas de oro.
-58 MONEDAS DE ORO!!, exclamó el joven.
-Si -contestó el joyero- y creo que con el tiempo podría ofrecer cerca de 70 monedas, pero si la venta es urgente ...

El joven corrió emocionado a casa del profesor para contarle lo ocurrido.
-Siéntate, dijo el profesor, y después de escuchar todo lo que el joven le contó, le dijo:
-Tú eres como ese anillo, una joya valiosa y única solamente puede ser valorada por un especialista.
-Pensabas que cualquiera podía descubrir su verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a colocarse su anillo en el dedo. Todos somos como ésta joya. Valiosos y únicos; y andamos por todos los mercados de la vida pretendiendo que personas inexpertas nos valoren.


Chin! por qué no leí ésto hace unas semanas. No se dejen sub-valorar, feliz Martes!!!

Arriesgando la amistad por una "neta"

Ayer estaba viendo Netas Divinas, la verdad me encanta ese programa por el sabor tan desenfadado que tiene, sobre todo el "desmother" de las conductoras que lo mismo se pelean por tomar la palabra, que se ríen a grandes carcajadas olvidándose de todo glamour. Uno de los temas fué la pregunta "le dirías a tu mejor amigo/a que está siendo engañado/a por su pareja?".

Esto me hizo acordar de algo que me pasó hace algún tiempo con una de mis más queridas amigas en Monterrey. Mi amiga estaba a punto de irse a vivir con un hombre (algo incocebible en ella que siempre quiso casarse) que a mí me parecía muy sospechoso. Alguien muy cercano a mí, trabajador del IMSS en el departamento de afiliación me hizo el favor de darme una copia del alta del susodicho y efectivamente: era casado y con una hija pequeña. Lo pensé mucho y antes de hablar con mi amiga, le llamé al tipejo preguntándole por la persona que aparecía como su esposa en el documento, él negó conocerla. Muy enérgicamente le dije que ésta su oportunidad para hablar con mi amiga y que ella supiera la verdad por él mismo, pero seguía fingiendo amnesia y nunca lo aceptó.

Unos días después le hablé a mi amiga y ésta hecha una furia, sin dejarme hablar, me pidió no me metiera en su vida. Me dijo de todo, hasta que era una envidiosa, intrigosa y mil cosas más. Yo sólo le contesté que tenía pruebas y que si ella quería vivir engañada, era asunto de ella. Unos momentos más tarde, ya más tranquila, me llamó para explicarme que su "novio" le había dicho desde el principio que era divorciado, que tenía una bebé y que nunca me lo dijo porque le daba pena. Yo le hice saber que eso no era cierto y le ofrecí ir a la casa de éste "mentiroso". Ella aceptó y con sus propios ojos lo vió abrir la puerta al lado de su hija, su esposa apareció inmediatamente y ella fingió haberse equivocado de dirección. Al final terminó con él y a mi me pidió una disculpa, hoy está felizmente casada con otra persona y tiene dos niñas hermosísimas. Nuestra amistad se ha ido fortaleciendo más con los años y ahora hasta nos reímos al acordarnos de ésta anéctoda.

Si me volviera a encontrar en la misma situación, creo que lo volvería a hacer, aún corriendo el riesgo de perder una amistad muy querida. En Netas Divinas, Mayte Lascuráin mencionaba que antes de tomar la decisión de hablar con el o la amiga(o) se deben de tomar en cuenta tres cosas:
a) que la infidelidad sea verdad
b) que nos conste y,
c) que lo que se vaya a decir a la persona tenga un beneficio para ella.

Será? Y tú que harías?


Se los dejo de tarea ...



noviembre 19, 2006

Me gustas cuando callas

Poema XV

Pablo Neruda

(Voz: Alejandro Sanz)

Y tú, cuánto vas a vivir?

No necesitas consultar al médico, que te lean la palma de la mano ni sesiones maratónicas con mediums para resolver con más precisión ésta pregunta. La cosa es más sencilla: los tests las baterias de preguntas que utilizan las compañías de seguros, basadas en su totalidad en números estadísticos (tablas de vida o mortalidad) y que utilizan números de más de 12 dígitos sin hacer redondeos, de ahí su gran precisión. Estos tests incluyen variables como hábitos alimenticios, género, sueño, etc. Quieres probar? Aquí está:

TEST DE LONGEVIDAD

Al iniciar el test debes partir de una longevidad de 76 años, lo que quiere decir que a éste número deberás sumar ó restar según el caso de tu respuesta a cada una de las 20 afirmaciones. Cuando la afirmación no tenga respuesta de tu parte, su valor será cero. Los valores están representados entre paréntesis.

1. Eres hombre (-3) ó mujer (+4)

2. Vives en una ciudad de más de 2 millones de habitantes (-2) ó en un lugar de menos de 10,000 habitantes (+2)

3. Uno de tus abuelos vivió hasta los 85 años (+2) ó todos sus abuelos vivieron hasta los 80 (+6)

4. Un familiar murió de enfermedad cardiovascular ó de apoplegía antes de los 50 años (-4)

5. Un familiar directo de menos de 50 años padece cáncer, alguna enfermedad del corazón ó diabetes desde la niñez (-3)

6. Ganas más de 300,000 pesos al año (-2)

7. Cuentas con estudios medios (+1) ó superiores (+2)

8. Tienes 65 años ó más y sigues trabajando (+3)

9. Vives en pareja ó con un amigo/a (+5)

10. Vives solo actualmente (-3); por cada década que hayas vivido solo desde los 25 años anota (-3)

11. Realizas un trabajo sedentario (-3) ó uno que requiere esfuerzo físico (+3)

12. Haces ejercicio enérgicamente durante 30 minutos 5 veces a la semana (+4) ó dos o tres veces a la semana (+2)

13. Duermes más de 10 horas al día (-4)

14. Tu personalidad es relajada (+3) ó intensa (-3); te consideras feliz (+1) ó infeliz (-2)

15. Has sido multado por exceso de velocidad en algún momento del año pasado (-1)

16. Tomas más de dos vasos de cualquier bebida alcohólica al día (-1)

17. Fumas más de dos paquetes diarios de cigarros al día (-8), 1-2 paquetes al día (-6) ó medio-1 paquete al día (-3)

18. Padeces de 23 ó más kilos de sobrepeso (-8), de 14-22 kilos (-4) ó de 5-13 kilos (-2)

19. Tienes más de 40 años y te haces un chequeo médico anual, y si eres mujer visitas anualmente al ginecólogo (+2)

20. Tienes entre 30 y 50 años (+2) ó entre 51 y 70 (+4)
La mayoría de éstas preguntas tiene explicación médica y/ó estadística, puedes usar los comentarios si tienes alguna duda con respecto a éstas ó a cualquier otra parte del test. El resultado de sumar y restar los valores de las preguntas al número 76, son los años de esperanza de vida que te corresponden de acuerdo a tus respuestas.




Que tengan lindo dominguito!!! Y feliz inicio de semana!!!

noviembre 17, 2006

Convivencia homosexual

Hace aproximadamente una semana, se aprobó la ley de La Convivencia Pacífica que entrará en vigor a finales de enero del 2007, que algunos se han empeñado en llamar "bodas homosexuales". No es otra cosa que la ""oficialización" de la unión de dos personas del mismo sexo, sin valores legales como el derecho a herencia ó pensión de la seguridad social. Aunque nada comparable con ésta nueva ley mexicana, en España desde hace algún tiempo se aprobó la Ley de Matrimonios Homosexuales con un éxito rotundo para el gobierno en turno. En Mexiquito las cosas no pintan tan alagüeñas, pero por lo pronto se ha dado un primer paso, algo hasta hace algunos años inconcebible en nuestro moralista y tan católico país (doblemoralista diría yo).

Mi ídolo Kokele, lo resume en éste post de una manera brillante y simplista que valdría la pena echarle una miradilla. Por mi parte, y saliéndolos del contexto legal/oficial, pienso que a cualquier persona le corresponde por derecho propio elegir su sexualidad, ser protegido por su país en ésta elección y ser respetado por el resto de la población aunque su postura no sea la misma. Ya lo dijo hace muchos ayeres el Benemérito de las Americas: "El respeto al derecho ajeno, es la paz"


noviembre 16, 2006

Qué regalar? Mejor preguntar!

A quién no le gusta recibir regalos? La emoción al romper la envoltura por ver lo que contiene el paquete es simplemente encantadora. Pero, cuando abrimos el regalo y es aquello que jamás compraríamos para nosotros, un artículo de pésimo gusto, el aroma de perfume que nos hace vomitar ó un color que odiamos, la decepción es enorme. Y lo peor es que tenemos que poner cara de "guau! lo que siempre anduve buscando" seguida de una sonrisa congelada.

En esta tierra chocolatera tienen una costumbre a la hora de regalar entre adultos, que me gustó mucho desde que llegué. Cuando se va a hacer un regalo se le pregunta a la persona qué es lo que le gustaría tener, así de simple, una pequeña lista de sus deseos. Y así no hay sorpresas ni de un lado ni del otro, nadie se corta a la hora de decir lo que le gusta como haríamos los latinos con un "ay no, no te molestes, lo que tu quieras" aunque en el fondo nuestra lista de deseos rebase los cien artículos. Es una forma muy particular de dar y recibir regalos, pero segura de que quien los recibe quede satisfecho. Tal vez el factor sorpresa no juegue mucho papel, pero al final si se tienen varias opciones, de perdido la persona no estará segura de lo que recibirá hasta abrirlo. Es muy práctico cuando no se tiene el tiempo de "descubrir" qué es lo que más le hace falta a la persona que se le obsequia, ó cuando de plano somos tan despistados que no somos capaces de "leer entre líneas" lo que se nos pide de forma indirecta.

Otra costumbre muy suiza es la de regalar "bonos" de cierta tienda ó centro comercial, así es 100% seguro que daremos algo realmente útil a esa persona, pero no deja de ser muy "informal" ésta opción. Aquí hay bonos de restaurantes, salas de belleza, librería, boletos de cine, tiendas de ropa y zapatos, juguetes y hasta de artículos eróticos. Así que, la navidad ya está casi a la vuelta de la esquina, hay que empezar a preguntar e ir haciendo la cartita a Santa.


noviembre 15, 2006

Lovin' you

Esta canción va con dedicatoria muuuuuuuuuy personal:

Edades

La primera amiga mexicana que tuve en éste país, fué exactamente a los tres meses de haber llegado. La forma en la que la conocí fué de lo más casual pues un compañero de mis clases de alemán la escuchó hablar español en la sala de espera en un consultorio médico, le comentó de mí y ella le anotó su número para que me lo diera.

Lo pensé casi una semana antes de hablarle y en esa primera conversación telefónica, antes de concertar una cita para conocernos, me dijo algo que al principio no entendí bien. Me advirtió que ella era seis años mayor que yo, y que tal vez a mi no me gustaría tener entre mis amistades a alguien "tan vieja". A mi me pareció ridícula su apreciación e iniciamos una buena amistad que duró algunos años. Gracias a ella conocí al resto del grupo de mexicanas a través de reuniones en las que en la mayoría de las veces, por uno u otro motivo se terminaba hablando de quién era la más joven, quién la más vieja y algunas se negaban de plano a decir la edad.

Sigo sin entender esa forma de pensar a cerca de la edad, a mi me tiene sin cuidado decir la edad que tengo, no puedo engañarme a mí misma ni a los demás pretendiendo ser lo que no soy. La gente no es tonta, es como por ejemplo las personas que se visten de negro para verse más delgadas, por muy de Morticia que vista uno la gente sabe la cantidad de grasa que hay detrás de esa ropa oscura. Con la edad pasa lo mismo, tal vez uno se podrá ver poco más joven o más vieja dependiendo de cómo nos haya tratado la vida, pero en nuestra actitud se refleja claramente que teniendo la edad que se tenga, la madurez ó inmadurez es algo que no se puede ocultar a nadie.

Ayer, vi por televisión una corta entrevista realizada a un actor mexicano que en la época de los 60's y 70's fué de los galanes mas cotizados en cine y televisión. Aún en éstos tiempos, sigue vigente en los medios audiovisuales casi con el mismo éxito de sus años mozos, la primer pregunta que le hace el reportero es algo así como "qué le parece que ahora le den solo caracteres de hombre maduro ó padre ó abuelo de los protagonistas?". Yo solté una carcajada, pues el hombre tendrá alrededor de los 60 ó 70 años de edad, cómo ingaos piensa este jovencito (de algunos 30 y pico de años) que le van a dar papeles de galán a ésta edad? La respuesta sencilla e inocente del actor lo dejó callado "Mira, cuando a tí te empiecen a salir canas te darás cuenta que la edad física se refleja sólo en eso, yo me siento vital, jovial y eso no quiere decir que me sienta un jovencito. Acepto los años que tengo porque he vivido la vida que me ha tocado y estoy satisfecho con ella, hago lo que me es posible y no me quiebro la cabeza pensando en si estoy viejo ó no, para mí esas cosas no tienen importancia porque pienso que la edad la lleva uno en el alma".

Por eso, para mí es más importante el grado de madurez de una persona, la forma de pensar y la capacidad de resolución de problemas; independientemente de la edad. Mis amigos se mueven en una gama de edades realmente variada, y yo misma me siento capaz de aportar algo a cada uno de ellos. Y no porque piense que lo sé todo, sino porque de muy diversas formas, siempre tenemos algo que aprender de cualquier persona. Aunque no soy un ejemplo a seguir, me siento satisfecha de lo que ha sido mi vida y de la forma en qué he ido creciendo como persona; sé que me falta mucho por aprender y muchas cosas por corregir, pero la edad al menos para mí, no es un obstáculo para lograrlo: lo intentaré y aprenderé hasta el día que me muera.

Ahí se los dejo de tarea ...

noviembre 14, 2006

Secuestro Virtual (actualización)

Por si fuera poca la ola de violencia y criminalidad que se vive actualmente en México, existe ahora una nueva modalidad de sacar dinero fácil a costa del terror de incautos que se dejan extorsionar a través de sus teléfonos celulares. Los secuestros millonarios a grandes personalidades de la sociedad quedaron en el pasado, al igual que los secuestros express en los que las sumas obtenidas eran mucho menores, pero más efectivos por la imposibilidad de la policía de actuar en el momento oportuno y por la rapidez con la que se cometían: solo unas horas.

Lo nuevo es ahora el Secuestro Virtual, que consiste en llamar al celular de una persona previamente "investigada" haciéndole creer que se tiene secuestrado a un miembro de su familia. Estos hampones hacen creer a su víctima, poniendo al teléfono a otra persona que finja la voz del supuesto "secuestrado", y exigiéndole que pague el rescate. El miedo y el terror hacen que el inocente crea estar oyendo la voz de su familiar en cuestión y haga hasta lo imposible por conseguir el dinero. Todo en unas cuantas horas y sin riesgo alguno para los delicuentes pues todo es un montaje.

Según las autoridades de la Ciudad de México, esta nueva forma de delinquir ha venido sucediendo en ciudades como el mismo D.F., Guadalajara y Morelia, hasta el momento. De las investigaciones realizadas hasta el momento, se ha capturado a una banda de 8 a 10 personas, además se desprende que las llamadas de extorisión fueron en un 90% hechas desde teléfonos celulares de reclusos en algunas prisiones de las ciudades antes mencionadas. Por lo que los autores intelectuales son precisamente delincuentes ya procesados por otros delitos.

En Monterrey hasta el momento, no se ha sabido de algo similar, pero no creo que éste nuevo "modus operandi" de éstos criminales tarde en extenderse hasta el Norte. Lo mismo pasó con los narcotaficantes, hasta hace algunos años sólo sabíamos de balaceras y ejecuciones por la noticias ocurridas en otras partes de la república, pero ahora muchos inocentes han muerto a manos de capos y asesinos a sueldo establecidos en le bella Sultana no hace mucho.

Mucho cuidado, y que tengan un feliz Martes!


Buscando información sobre éste tema que apareció en el noticiero Primero Noticias de ésta mañana me encontré con ésta nota de El Norte publicada hace dos días. Desgraciadamente me equivoqué al pensar que en Monterrey todavía no existía ésta lacra, según las autoridades regias hasta el momento se han denunciado algunos casos de Secuestro Virtual, pero en ninguno de ellos se ha pagado ningún rescate pues el engaño no ha surtido efecto en las personas afectadas. Será que los norteños no nos dejamos tomar el pelo tan fácilmente? Aquí está la nota completa:


'Mamá, ¡por favor!, haz lo que te digan'

María Luisa Medellín

Monterrey, México (11 noviembre 2006).- El teléfono sonó con insistencia. Alejandra comía con sus hijos: Diego, de 18 años, y Mario, de 9.

El joven tomó el auricular y se lo pasó a su mamá. Ella escuchó una voz ininteligible que luego identificó como la de Lucía, su hija.

–¿Qué pasa?, contestó Alejandra, molesta porque no le entendía.

–Que no me hagan daño, alcanzó apenas a descifrar que decía.

En ese momento, vino a su mente la ocasión en que su sobrino descalabró a Lucía, y ésta llamó entre sollozos y balbuceos incomprensibles, tal como ahora.

También pensó que quizá la mamá de una de sus amiguitas, que la llevaría a ella y a otras compañeras del colegio a su casa, no las había recogido, o que en el trayecto habían sufrido algún percance vial.

Entonces respondió elevando la voz.

–A ver, primero te tranquilizas. Te callas, porque no te entiendo.

Lo que vino a continuación la dejó paralizada.

–Mamá, ¡por favor!, haz lo que te digan.
Enseguida, una voz grave y lenta soltó el mazazo final: "Tenemos a su hija".

Aquel martes, las manecillas del reloj marcaban minutos antes de las tres de la tarde.

Por el susto y la desesperación, Alejandra colgó el aparato. Entre llanto y gritos intentaba localizar el número telefónico de la casa de Alma, la amiga de Lucía, donde se suponía que ella y varias jovencitas estarían reunidas a esas horas.

El corazón de Alejandra palpitaba frenético. No tenía registrado
el número en la computadora.

"Me dicen que tienen secuestrada a tu hermana; ojalá no sea cierto. Lánzate a casa de Alma, Diego. Ve a buscarla. Si la encuentras no le digas nada, pero intenta tranquilizarte y conduce con cuidado", cuenta que le pidió a su hijo, quien también estaba en shock.

Antes de salir en su auto, el muchacho llamó a un amigo, vecino de Alma, para que preguntara por Lucía, pero tal vez por el barullo o porque el grupo estaba en un área distante a la entrada de la vivienda, no se dieron cuenta de que alguien tocaba y no abrieron.

Alejandra no deseaba marcar el celular de su hija. Aunque trataba de convencerse de que el secuestro no era más que un chantaje, temía que en caso de ser real, su llamada inoportuna frustrara algún intento de esconder el teléfono y buscar la forma de comunicarse a casa.

Muy nerviosa, contactó a la mamá de otra de las compañeras que se habían reunido, y le contó brevemente acerca de la llamada.

La señora entró en crisis. Como pudo le proporcionó el teléfono de la familia de Alma, pero salió gritando, en compañía de su esposo, hacia ese domicilio, al sur de la Ciudad.

Todo ocurrió en unos cuantos minutos que a Alejandra le parecieron larguísimos. Finalmente, tenía a Lucía al teléfono.

"¿Por qué no me llamaste para decir que habías llegado? ¿para qué quieres el celular?", le reprochó sollozante, pero aliviada.

Lucía no entendía tanta preocupación, y menos por qué al colgar su hermano estaba a unos metros de ella, y al verla se tiró al suelo llorando.

Asustada, como el resto de sus amigas, la jovencita correspondió a su efusivo abrazo y a un "Te quiero mucho, Lucía".

"En cuanto supe que mi hija estaba bien", narra Alejandra, "fui a buscar a Mario (su hijo más pequeño), que se había ido a su recámara. Lo encontré debajo de la cama, asustado, abrazado a un Cristo. Lo saqué de ahí, lo abracé y traté de consolarlo".

Alejandra, psicóloga de profesión, es una mujer de temple. Su esposo trabaja en Guadalajara desde hace un par de años; viene tan a menudo como se lo permite su actividad médica, pero sabe que ella puede con el timón de la casa.

"Yo no me tullo. Resuelvo en cualquier circunstancia, pero esto fue muy pesado. Esa gente te deja con la zozobra, te roba la tranquilidad".

Aún se le eriza la piel al recordar el episodio y siente el cuerpo entero como si la hubieran golpeado.

"Esa noche, después de llamarle a mi marido, hice una junta con mis hijos. Ahí le expliqué bien a la niña lo que sucedió, y quedamos en que todos tenemos que traer el celular disponible, dejar teléfonos de donde vamos a estar, y mantenernos en comunicación.

"También cambié mi línea a número telefónico privado, con identificador, y mis hijos ya no salen solos y a pie como acostumbraban, a sitios cercanos".

Haciendo memoria, relata que los días previos a la fallida extorsión estuvieron comunicándose a su casa con los más diversos pretextos.

"Que si está manganita, que a qué número marqué. Yo creo que así oyeron la voz de mi hija y por eso pudieron imitarla después".

Al día siguiente del secuestro virtual, los hijos de Alejandra no deseaban moverse de casa ni para ir a la escuela, y aunque ella misma se volcó en llanto frente al espejo, que le devolvió su imagen demacrada, envejecida, terminó por
convencerlos: "Tenemos que seguir nuestra vida normal. No nos van a secuestrar de verdad".

Para denunciar: Marque a los teléfonos 20-20-47-13 y 14, de la Unidad Especial Antisecuestros de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Para proteger la identidad de los entrevistados, los nombres en los relatos son ficticios.

noviembre 13, 2006

Puro corazón

Hace más ó menos dos meses me encontré en este post de Blackheart esta hermosísima canción que me llegó al alma. En ella se fusionan dos clásicos de la música americana: Somewhere over the rainbow (saludos Alba DJ) y What a wonderful world. Su intérprete es un hawaiano de nombre Israel (IZ) Kamakawiwo'ole fallecido hace algunos años, ferviente defensor de sus raíces y de la libertad de su pueblo. Creo que no hay nadie que se resista a la dulzura con que la interpreta, con todo su corazón.




Blogstereo: KENNY G

presenta:




Nacido como Kenneth Gorelick el 5 de julio de 1956, Kenny G es el saxofonista americano que con su cuarto álbum Duotones alcanzó la fama en 1986. Su instrumento preferido es el saxofón soprano, pero eventualmente toca el tenor y el alto.



Su carrera como músico profesional comenzó con su participación en la Orquesta del Amor Ilimitado de Barry White. Después de graduarse de la Universidad de Washington se convirtió en miembro destacado de The Jeff Lorber Fusion, y fué después de éste período que se convirtió en solista. En 1981 lo firma la disquera Arista como solista, ha editado muchos álbums en éste género y como colaborador para varios otros artistas como Whitney Houson, Toni Braxton, Natalie Cole, Steve Miller (con el único que apareció en el género rocanrolero) y con Aretha Franklin. Por la influencia de la música de Grover Wahington Jr. la suya ha sido catalogada como "Jazz Simple ó Suave".

En el año 2003 Kenny G fué nombrado como el artista número 25 en América que más álbums ha vendido, con 48 millones de discos sólo en USA. En 1994, ganó el Grammy a la Mejor Composición Instrumental por el tema "Forever in Love" y es seguido por las masas en todo el mundo.




N. de la R. Este martes se presenta Kenny G en Monterrey, ustedes que pueden no se lo pierdan, si no lo conocen vale la pena introducirse al jazz de la new age con este viruoso del sax!

noviembre 11, 2006

Amor, cosa tan rara (Parte II)

Habían pasado más de cuatro años desde mi primera desilusión, y me encontraba en el último año de universidad. De acuerdo con mis amigas, decidimos dejar para el último semestre la realización del Servicio Social tratando de encontrar una institución en la que hubiera vacantes suficientes para las tres y no separarnos en ésta etapa final de la carrera . Así, llegamos a una institución gubernamental, en aquel tiempo dirigida por una importante mujer de la política norteña que años después se convertiría en la primera senadora neolonesa priísta.

Por cosas del destino, nos colocaron a mis amigas y a mí en diferentes departamentos que de alguna forma estaban relacionados entre sí, pero casi no teníamos contacto. Ahí mismo había un departamento de apoyo para el resto de ellos, encabezado por un licenciado joven de apariencia seria y adusta al que en un principio tuve mucho miedo, de nombre M.J.. Me limitaba a saludarlo al pasar frente a su puerta, siempre abierta de par en par, pues quedaba camino de mi oficina y nada más. En otro de los departamentos había una joven muy agradable: P.R. también egresada de Facultad de Ciencias de Comunicación al igual que M.J. (pero entre ellos no existía trato de ningún tipo, sobre todo porque a ella le caía muy mal), ella si pertenecía a la plantilla de empleados. Desde el principio nos caímos bien, y cada que se podía nos reuniamos para platicar. Me encantaban sus historias de “farándula” y sus canciones pues fue la ganadora de un concurso de interpretación musical a nivel universitario y era muy conocida en el medio. Nuestra amistad traspasó las paredes de la oficina, mi familia y la suya nos conociern a ambas aunque nuestro contacto no era muy frecuente en los fines de semana porque ella salía con su novio. A estas alturas del partido, mis otras dos amigas ya eran “harina de otro costal”.

Un lunes me intigró ver vacía la oficina de M.J. e inmediatamente le pregunté a mi jefe por el susodicho, pero nadie sabía nada. Dos días después estaba de nuevo allí, tocándose el bigote como de costumbre con la única mano posible: la otra la tenía enyesada desde el hombro hasta la muñeca y usaba un cabestrillo enorme. Mujer al fin, ésta vez me detuve en la puerta para preguntarle que había pasado y ofrecerle mi ayuda desinteresada. En dos frases me contó sobre un accidente ocurrido durante el fin de semana en el que su auto quedó completamente destrozado, me agradeció la pregunta y el ofrecimiento. Ese fue el día D, y a partir de ahí no me lo pude quitar de la cabeza, hasta mis jefes me hacían burla porque decían que por lo serio que se veía no tenía nada en común conmigo, y no se explicaban cómo era posible que me gustara un hombre tan introvertido. Le comenté también a mi amiga P.R. mi interés por M.J. y simplemente se rió en mi cara, diciéndome que seguramente tendría que ver de nuevo al oftalmólogo, que nadie en su sano juicio se fijaría en ese hombre con cara de pocos amigos. Ya para entonces P.R. me había presentado a su novio, muy guapo por cierto, con el que según ella muy pronto se casaría.

Yo no sabía de qué me hablaban ni de qué se reían mis compañeros, para mí M.J. era un sol: su cabello negro y lacio brillaba como ninguno, su boca era perfecta las pocas veces que sonreía y dejaba asomar sus fuertes y bien formados dientes bajo ese enorme mostacho que me volvía loca y lo mejor de todo es que era más alto que yo! Para mí su único defecto era ser un poco mayor, solo unos cuantos años pero a quién le importaba? bah! era lo de menos.

El semestre estaba a punto de terminar, no así mis 480 horas obligatorias, las clases eran tan pocas que yo pasaba la mayor parte del tiempo en el S.S. tratando de hacer más horas para terminarlo en el menor tiempo posible. La realidad era que deseaba estar el mayor tiempo posible al lado de M.J, pues había días en los que no checaba la tarjeta que contabilizaba mi tiempo en la oficina. Con un poco suerte y mucho empeño todo se fue acomodando, yo era la única de las pasantes con licencia de manejo y M.J. no podía conducir, así que me convertí prácticamente en su chofer, también era la única que manejaba el Leroy (rotulador manual de planos arquitectónicos) con el que se trabajaba mucho en su departamento a la hora de entregar constancias de cursos y diplomas. El mismo M.J. se encarcaba de hablar con mi jefe para llevarme “prestada” a los eventos como auxiliar “in situ”, esto hizo que pasáramos cada vez más tiempo juntos y el trato fue haciéndose menos “oficial”. La jornada de trabajo para todos terminaba a las tres de la tarde, al fin dependencia gubernamental, y M.J. tenía un negocio paralelo a su trabajo, al que dedicaba todas las tardes muy cerca de ahí, en el mero corazón del centro de Monterrey. Esto lo supe hasta una tarde ociosa en la que busqué su número telefónico en el directorio y sin pensarlo le llamé. Me contestó su padre y fue él quien me dijo dónde se encontraba mi adorado tormento, agradecí la información pero muy apenada no dejé mi nombre. Era la primera vez que me atrevía a hacer algo así, tomar la iniciativa en algo, con el riesgo de ser rechazada era uno de mis mayores temores.

Muy segura de mi misma, pensando que de mi travesura ni cuenta se daría, llegué al día siguiente a la oficina y fue él quien estaba esperándome en la recepción. Sin decir agua va, me soltó un “por qué no dejaste ayer tu número de teléfono?”. Me quedé paralizada al verme sorprendida, hubiera querido salir corriendo sin regresar nunca, y lo único que atiné a decir fue “tú no me diste el tuyo y lo encontré, ahora te toca a ti” y en tres pasos subí las escaleras pues mi oficina la habían trasladado al piso superior. Llegué desafallecida, y a mi jefe le dio un ataque de risa cuando le conté lo ocurrido. Esa misma noche, a las nueve en punto recibí la primera llamada de M.J. y ese mismo fin de semana también salimos por primera vez “extraoficialmente”. Sus primeros regalos fueron unas flores y una calcomanía del grupo The Police, del que es fanático y que él mismo se encargó de pegar en la defensa de mi carro. No hizo falta formalizar nada, nos hicimos inseparables sin darnos cuenta, dentro y fuera del trabajo. Aunque ésta apreciación creo que sólo yo la tuve.

Fueron unos meses maravillosos: mi graduación estaba a la vuelta de la esquina, mis padres me habían regalado un viaje a Acaulpo a realizarse después de la fiesta y el hombre al que adoraba estaba a solo unas escaleras de distancia; too good to be true?

El día de mi graduación todo fue casi perfecto, mi familia conoció a M.J., mi amiga P.R. asistió con su novio y mis tres amigos de siempre también me acompañaron. Al terminar, seguimos la fiesta en mi casa, y yo saldría de viaje en unos cuantos días. Precisamente en esos días previos a mis vacaciones, me ví envuelta en un gran problema en el trabajo, la mismísima Lic. Próxima Senadora me mandó llamar a su despacho, me hizo sentar, y casi a gritos me dijo que estaba a punto de cancelar mi servicio social, que ella tenía la capacidad con una llamada a la Rectoría de hacer que no me titulara nunca, pero que primero quería escuchar lo que yo tenía que decir en mi defensa. No sabía de lo que me hablaba y al ver que me quedaba muda, en otro tono me preguntó “tú dijiste tal cosa de la Sra. Fulana de Tal?” refiriéndose a otra funcionaria de la oficina. El chisme al que se refería la Lic. era un comentario que yo había escuchado de mi jefe y que platiqué muy en confianza a mi amiga P.R. No tuve que pensar mucho cuando ella misma me lo confirmó: “P.R. me dice que tú estás esparciendo esa información por toda la oficina” terrible mentira! yo sólo lo había contado a ella como mi amiga que era! No tuve remedio que aceptar los hechos y pedir una disculpa. Sus últimas palabras fueron “Te voy a dar una segunda oportunidad, y no es que se me ablande el corazón, sino que tu buen desempeño y algunas personas me pidieron que no te echara, pero estás bajo vigilancia”.

Durante mi viaje traté de olvidarme del incidente, llamaba cada que podía a mi casa y a M.J. del que me acordaba cada momento. A mi regreso mi amiga P.R. me esperaba con una noticia que me hizo sentir un escalofrío, había terminado con su novio, pero no se le veía muy triste que digamos. Mi jefe también me tenía otra sorpresa que me hizo sentir una vez más el mismo escalofrío: durante mi ausencia había visto juntos a M.J. y P.R. fuera del horario de oficina.

No quise imaginarme nada, y ya por la tarde me presenté sin avisar en el negocio de mi querido M.J. que había estado evitándome en el centro de trabajo. Su socio al verme entrar se puso pálido señalándome dónde se encontraba a quien yo buscaba. Sin apenas alcanzarnos a saludar, casi detrás de mí entró mi amiga P.R. a la que enseguida pregunté qué hacía allí: “lo mismo que tú” me contestó con una sonrisa. M.J. muy nervioso nos dijo que tenía que bajar al sótano para imprimir unos negativos y nos dejó solas. P.R. fue al grano y sin contemplaciones, en tono telenovelero pues al fin y al cabo era muy buena artista, me dijo “en éste tiempo que no estuviste, me dí cuenta que también me gusta M.J. y creo que yo tampoco le soy indiferente”, sin dejarme hablar continuó diciendo “yo te aprecio mucho, se podría decir que te quiero como una hermana, creo que las dos podemos seguir saliendo con M.J. y dejar que sea él quien decida a cuál de las dos prefiere”.

Parecía que mis ojos se saldrían de su órbita, mi corazón latía aceleradamente y empecé a marearme, me quedé callada por unos minutos pensando qué decir pero las palabras no aparecían en mi boca. Al final y muy despacio para no soltar el llanto, sólo le dije “no, yo no compito con nadie por un hombre, ni siquiera si una amistad esta de por medio, lo quieres? es tuyo, te lo regalo”. Me fui enojada conmigo misma, pensando que tal vez ella se sabía vencedora de antemano al proponer semejante tontería, pensando también que tal vez la enamorada sólo había sido yo y que él me habría utilizado para tratar de llegar a ella, hasta llegué a culparme de algo que no sabía ni qué era por lo que él se había fijado en ella; también pensaba en mi edad y la de ellos, por lo menos 4 ó 5 años mayores que yo, lo que se traduce en experiencia y seguridad en si mismos: dos cosas que yo todavía no lograba "manejar" del todo. Pensé tantas cosas durante el trayecto a mi casa, analizando paso por paso que pudo haber pasado. Apenas me encerré en mi cuarto sonó el teléfono, era M.J. preguntándome por qué me fui sin avisar e invitándome al cine y a cenar al cerrar su negocio. No me dí por vencida, y a las seis de la tarde ya estaba yo de nuevo frente a él, no dije nada, no pregunté nada, fuimos al cine y a la hora de decidir a qué lugar ir a cenar me armé de valor y ahí mismo en el coche le conté lo sucedido con P.R. y el comentario de mi jefe.

Bajo la cabeza confirmándome lo que yo me temía, se habían estado viendo durante mis vacaciones “al fin que no había entre nosotros compromiso, ó si?” me preguntó con mucha indiferencia sin imaginarse siquiera lo que yo estaba sintiendo. Muy entera y con todo el orgullo encima le contesté lo que él quería escuchar “no, no había ningún compromiso”. Después de ese día, no volví al piso inferior durante el resto de mi Servicio Social, tampoco volví a hablar con ninguno de los dos, ni ellos lo hicieron. Por otros compañeros supe que se casaron unos meses más tarde, y me imagino que como en los cuentos vivieron felices para siempre, pero de cierto no lo sé bien.

A mis 22 años, y con la experiencia pasada, el dolor se fue más rápido pero no por ello dejó de ser menos intenso. Unos 8 años más tarde, en la inauguración de un centro de espectáculos alguien me miraba con insistencia mientras bailaba, en uno de los descansos de la música mientras esperaba sola en la mesa a mi novio con las bebidas, ese alguien se me acercó pregutándome cosas que yo no entendía ni escuchaba, al mismo tiempo de subirse sus anteojos y atorarlos en su frente (ademán muy característico suyo) voltee enseguida a a ver su mano derecha para comprobar que llevaba de ese lado el reloj (otra de sus manías reaccionarias) y supe que era M.J. No pude decirle nada, pues en ese momento se fué sin esperar respuesta. Esa fue la última vez que le vi, con cara de pocos amigos como en aquel entonces pero ésta vez si me pareció una combinación de malencarado, triste, enojado, pasado de copas, no sabría describirlo con presición.

M.J. me regaló muchas tardes inolvidables hablando sobre música, también alguna que otra lección de tipografía e impresión en algo que me fascinaba desde entonces: las portadas de los cassettes y CDs de grupos musicales. Comentamos un sinfín de películas en el cine y nos destrozamos los nervios muchas veces con el café de VIP’s. Pasamos alagunas tarde en mi casa viendo televisión y comiendo palomitas y nos dimos alguno que otro regalo. Yo fui feliz mientras duró, puse todo de mi parte para tener una relación bella, pero me equivoqué al no darme cuenta que el interés y el sentimiento solo lo sentía yo. Esta vez la enseñanza fue muy clara: no volvería a mostrar interés por alguien, hasta que ese alguien lo demostrara primero. Y así fue, pero ésa es otra historia ...


noviembre 10, 2006

Oopss Britney did it again: carefull Kevin !!!


Según Reuters, así fué como la tecnología de punta aportó su granito de arena, para que se diera la separación más deseada de todos los tiempos en la farándula americana, just check it out:


'Cortan' a Federline vía mensaje celular

Transmiten en internet un video que muestra al rapero en un 'reality show' antes y después de enterarse de su separación de Britney Spears

Reuters

New York, Estados Unidos (10 noviembre 2006).- Kevin Federline no sólo se ha sumado a lista de divorciados famosos. También ha pasado a formar parte del club de aquellos que son abandonados por sus parejas... a través de un mensaje de texto.

Una grabación en video del que pronto será el ex esposo de Britney Spears, en la que aparentemente recibe el mensaje de texto que le comunica que la famosa cantante le pide el divorcio, se convirtió ayer en la más vista en el sitio YouTube en internet, con más de un millón de visitas.

La grabación muestra a Federline en un reality show en televisión hablando de Spears como su mayor fanático, hasta que recibe el mensaje. Entonces se toma la cabeza con las manos, se arranca el micrófono y desaparece de escena, regresando casi cuatro horas más tarde visiblemente contrariado.

Spears, de 24 años, pidió el divorcio de Federline esta semana tras dos años de matrimonio, y dos hijos, mientras él estaba en Canadá.

Expertos en el uso de la telefonía celular y los mensajes de texto dijeron que Federline no es el primero en ser abandonado de esta manera. Y seguramente no será el último, dada la considerable y creciente cantidad de adolescentes y veinteañeros que usan esta vía para evitar la confrontación personal.

"Las personas adolescentes y de veintitantos se encuentran más cómodas usando un mensaje de texto para comunicar algo serio antes que tener que enfrentar a alguien", dijo Delly Tamer, presidenta ejecutiva de LetsTalk.com, que investiga el uso del teléfono.

"Es una gratificación instantánea, y posterga la mortificación. En alguno momento ellos tendrán que gritarse uno frente al otro".

El primer mensaje de texto fue enviado en 1992, de acuerdo a la británica Mobile Data Association, aunque su lanzamiento comercial se produjo en 1995.

En Gran Bretaña, el 95 por ciento de los jóvenes de entre 16 y 24 años usan la mensajería de texto regularmente. Pero sólo el año pasado esa práctica comenzó a hacer furor en Estados Unidos.

Cifras de CTIA-The Wireless Association muestran que 12 mil 500 millones de mensajes de texto fueron enviados en junio de este año, un 72 por ciento más que el año pasado.

Una encuesta reciente de LetsTalk.com mostró que un 49 por ciento de los adolescentes estadounidenses mencionan ahora al mensaje de texto como la principal función del teléfono celular.

Crónica de un miedo anunciado II

Hoy es el ultimo día que tocaré el tema del hospital. Yo misma estoy un poco harta, desde estar aquí, hasta de pensar en el día de mi alta médica. Hoy estuve reflexionando un poco sobre la situación de las personas a las que su salud las mantiene en estos centros. Gracias a Dios mi cirugía, aunque mayor, podría decirse que fué algo de “rutina” y además mi buena salud ha hecho que la recuperación sea un tanto rápida. Pero pensando en quien no tiene otra opción de vida que estar al cuidado siempre de doctores, medicamentos y operaciones para poder prolongar sus vidas, es muy triste. Una oración por ellos, no está de más.

Hablando de mi estancia en éste “centro vacacional” como me dijo Don Márgaro, pues no he estado tan solilla como pudiera pensarse. Al día siguiente de la anestesia, casi todo un regimiento de amigos y familiares llenaron mi cuarto de chocolates, flores, revistas, plantitas, pan de dulce y hasta una lata de “Marrowfat Processed Peas” llamados “Mushy” la verdad no se qué ingaos será éso pero no me dá buena espina, y como es un regalo de uno de los ingleses que trabajan con mi marido y traído expresamente desde esa tierra de Lores, pues seguirá como decoración de la mesita de noche. El segundo día de visitas estuvo más tranquilo, pero no menos importante. Por la mañana vino otra de mis amigas mexicanas, que a sabiendas de mi delirio por lo celestial, me regaló una enorme vela aromática con motivos angelicales y un buen rato de “chal” de 3 horas! casi estuvo toda la mañana conmigo. Por si fuera poco, después de la hora de comida mi querida Engel Dafne, tambien conocedora de los vicios de ésta pobre convalesciente, trajo camufleados dos botellones de Coca-Cola Light porque aquí me tienen a pura agua! Y vaya que yo si tomo agua, pero los alimentos son sagrados y por nada del mundo puedo probar un filete mignon sin su correspondiente dosis de bebida negra. Ya por la tarde, llegaron otras dos amigas, que por cierto vienen de muy lejos, y estuvimos hasta que llegó la hora de la cena. Eso sin contar, con las llamadas desde mi Monterrey querido de mi mamá, y las llamadas locales de los maridos de algunas de mis amigas, deseándome pronta recuperación. Punto y aparte es mi querido Luis Miguel (el sacerdote asturiano del que ya hablé en otros posts) que cuando no viene, me llama muy tarde de noche para estar al tanto. Quien por cierto, después de 7 años de ser amigos y a pesar de yo saberlo desde siempre, me dijo muy a su modo “te quiero”. No tiene nada de extraordinario pues para mis hijos y para mi marido es como si fuera mi hermano, pero siendo como son de herméticos y mesurados los españoles, arrancarles una frase así es ORO PURO!!!

No es fácil estar enfermo en un cuarto de hospital, mucho menos en tierra ajena sin la cercanía de la familia que nos apapache y nos apoye, pero sentir el calor de gente que nos aprecia y nos acompaña en éstos difíciles momentos, hace más llevadero el trago amargo. Hoy de mañana sentí la inmensa necesidad de hablar con mis hijos, pero sólo encontré a la pequeña y cuando se puso al teléfono lo primero que le pregunté es si quería venir a visitarme, a lo que contestó: “Discúlpame mami, hoy no puedo, pero otro día si?” primero me reí por tanta formalidad, y luego la curiosidad me hizo preguntar que cosa sería tan importante como para no querer venir a verme. Y le insistí: “pero Zara, sólo es un ratito, por qué no quieres verme?” la respuesta fue contundente: “Pues porque mi abuelita me va a llevar al Salón de Belleza para que me peinen como princesa, y asi cuando vaya a tu hospital me vas a ver bien bonita sin el pelo de bruja, pero es una sorpresa eh!”. No hice otra cosa que llorar como loca, asi de cursi soy!!!

Bueno éste tema no dá para más, y aunque me faltan todavía algunos días aquí trataré de escribir sobre cosas mas interesantes. Cuídense y pórtense bien!

noviembre 09, 2006

De el modo que sea ...

Con mucha suerte y dificultad hemos rebasado esta cantidad de visitantes. Sobre todo teniendo en cuenta que San Google siente un poco de simpatía por mí y me incluye en cada una de sus búsquedas. También han llegado procedentes del Blog de al lado, una amiguis de de repente me nombra y puaf!!!! el contador se vuelve abanico de carnicería en plena canícula. También llegan de aquellos que me enlazan en sus blogs y/ó me tienen en sus favoritos, blogroll, consentidos, etc. Otros han llegado por pura casualidad y los que menos me leen, aquellos a quien yo misma les he comentado que “a veces” escribo en éste espacio.

Debo confesar que hay algunas personas que leen éstas líneas porque, como los anteriores, una vez llegaron por el motivo que fuere, y simplemente se quedaron. A todos ellos:

a los que llegan leen y se van,

a los que llegan ni leen y tambén se van,

a los que llegan leen y siguen leyendo,

y a los que llegan leen y quieren saber más

a todos y cada uno de ustedes diez mil veces gracias.


G R A C I A S !

Y ya no le sigo porque no veo nada, me puse sentimental y mis ojos no alcanzan a distinguir las teclas.

Feliz Juevebes!

noviembre 08, 2006

Comming back

Por fin de vuelta a la vida, si a ésto se le puede llamar así. Pero, que más se puede esperar de una cirugía mayor? Dos días sin nada que comer o beber, 24 horas con dolores intensísimos porque “no le podemos dar analgésicos hasta que coma algo, y eso será hasta mañana” me dijo ayer la enfermera. La verdad es que hambre no tenía, más bien era una sensación de ir flotando; cuando quería ver algo con detenimiento mis ojos no enfocaban bien, cuando quería sentarme el abdomen me traicionaba con un dolor insoportable: desesperación total. Además desde que salí del quirófano una enfermerea venía cada hora a checarme la presión arterial, el pulso y la herida. Esto pasó durante las últimas 24 horas, mismas en que yo permanecía dormida. Nunca en toda mi vida había dormido tantísimo, en casa me desquitaré!

Hoy las cosas dieron un giro de 180°, muy temprano llegó la enfermera con el desayuno y unas tabletas. Sólo comí un pedazo de cuernito y dos sorbos de café, no me hicieron bien al estómago después del ayuno tan prolongado. Pero, si me tomé una tableta y ... como por arte de magia mis dolores desaparecieron. Me pude incorporar, lavar, cambiar la horrenda bata de hospital por mis pijamas y hasta conectar de nuevo la computadora. Luego me trajeron la comida que me supo a gloria, debo confesar que estaba buenísima y la saboree como nunca.

Algunas de mis amigas me llamaron para saber cómo estaba, otras me amenazaron con venir en la tarde junto con mis querubines y mis suegros. Asi que creo que tendré “casa llena”, algo que me gusta mucho cuando estoy enferma, el apoyo de los amigos. Ah y no me canso de agradecerles sus muestras de ánimo en sus comentarios ó sus mails. Gracias a todos!



Que tengan un lindo miércoles!!!

noviembre 07, 2006

noviembre 06, 2006

Crónica de un miedo anunciado I

Aquí me tienen, en vivo y en directo desde mi cuarto de hospital. Todavía igual que ayer, la hora cuchi-cuchi será hasta mañana. Desde que llegué no he hecho otra cosa que exámenes clínicos, entrevista con el anestesista, más exámenes, entrevista con el cirujano, más exámenes, plática con las enfermeras y para no variar: más exámenes. Son exactamente las ocho y media de la noche y acabo de terminar de hablar con enfermera que después del ultimo análisis me dió toda una colección de tabletas y medicamentos que debo ingerir antes de dormirme. No sé como me vayan a caer después del minúsculo tazón (los trastecitos con los juega mi hija son más grandes) de crema de verduras que me dieron por cena a las 5:30 de la tarde, con un café negro!!! Dios me agarre confesada.

El hospital es lindo, estuve aquí hace seis años la primera vez y hace tres la segunda: cuando nacieron los querubines. Pero desde entonces a la fecha ha cambiado mucho, ahora es todo nuevo y muy moderno. Me explico: cuando nació mi primer hijo y llegué aquí, me pareció la casa de Los Locos Adams, sííí la fachada del edificio era igualita que la de ésta serie de televisión. Por dentro no estaba tan mal, todo perfectamente acondicionado para un mini-hospital y la atención, simplemente excelente. Tres años después cuando nació la pequeña, la clínica seguía igual, las paredes un poco mas oscuras y los muebles acabándose de viejos. Hoy ni quien se acuerde de eso, cambiaron toda la decoración, el mobiliario y la atención sigue siendo excepcional. Sentí un poco de nostalgia al acordarme de aquellas ocasiones en que salí de aquí con sendos bebés en brazos.

Hablando de bebés, mis “traviesotes” se quedaron con sus abuelos en mi casa (que es su casa, ya lo dijo Manolito en el Gran Chaparral) y casi me corren a empujones porque se les hacía tarde para empezar a divertirse con ellos. Y es que mis suegros cargan con una caja llena de juegos de mesa y juguetes viejos que guardaron por muchos años, casi todos son de madera ó de cartón gastados y despintados pero a los niños les encantan. Mi hija me hizo un dibujo para ponerlo en la mesita del cuarto y para que me acordara de ella, según me dijo. Y mi “jijo”, que me preguntaba cada cinco minutos a qué hora me iba, me advirtió que no vendría a visitarme “porque los hospitales me hacen triste” decía poniendo cara de borrego a medio morir. Por cierto, durante la comida también me dijo que no iría en la tarde a la escuela (lunes y martes va dos turnos) que le explicó a su maestra que sus abuelos estaban en casa y que lo disculpara, pero que no podría asistir en la tarde. Todos soltamos una carcajada y él muy enojado se nos quedó viendo con ojos de pistola, aún más cuando llegó la hora de irse.

Mis suegros llegaron temprano, justo a tiempo para que mi suegra cocinara porque no quería que me agarran las prisas con tanto preparativo. Yo encantada, tuve tiempo para hacer todo y hasta para ir a hacer ejercicio, debo confesar que éste par no tiene comparación: siempre dispuestos a ayudar a pesar de su edad y sus achaques. Y aunque hemos tenido nuestros malos momentos, como en toda familia, el cariño nunca falta. Mi marido, como siempre un ángel, me acompañó hasta que el hambre lo traicionó y se tuvo que ir, pero siempre al pendiente de mí. Hasta nos dimos tiempo para tomarnos unas fotos en los jardines de la clínica, todo mundo se nos quedaba viendo como bichos raros, ja ja ja.

Gracias a todas las personas que desde aquí, en los comentarios, ó los que se han tomado un tiempecito para escribirme un mail de ánimo ó los que vía MSN me convencieron de que todo va a salir bien. Un abrazo y un beso para todos y cada uno!

Nos veremos después que pase la hora cuchi-cuchi!!!


noviembre 05, 2006

Café, Gansitos y buena plática

Hoy fué uno de los días más tranquilos y divertidos de las últimas semanas. A pesar de tener programado para éste día todo un sinfín de actividades domésticas relacionadas con mi ingreso al hospital (costumbre muy suiza de tenerlo todo perfectamente preparado con anticipación), nada salió conforme al dichoso programita. Comenzando con que me desvelé hasta las tres de la madrugada, nos fué imposible ir al gym. Claro mis hijos enojadísimos, porque en la guardería del gym tienen los domingos muchas actividades y juegos para los peques.

Directo al Plan B: ir a misa. Desde aquí las cosas empezaron a marchar solitas, en el camino a la iglesia mi maridis me propuso que al terminar nos fuéramos a comer a un restaurant,lo que no era mala idea sobre todo teniendo de frente el trabajo que nos esperaría al volver a casa. Invitamos al sacerdote, un asturiano maravilloso que principalmente es amigo nuestro más que otra cosa; ahí mismo nos encontramos a dos matrimonios también muy amigos nuestros y por no dejar los invitamos a unirse e ir todos juntos a comer. Y digo "por no dejar" porque según la costumbre chocolatera, las invitaciones aquí se hacen siempre con algunos días de anticipación.

Todos aceptaron, y nos fuimos a un restaurant Tailandés (mi comida favorita después de la china) que extrañamente recibe grupos de personas sin reservación previa. Para nuestra sorpresa, y como nos lo informó el dueño que ya nos conoce bien, desde hace unas semanas había cambiado la costumbre de los menús (entrada, plato fuerte y postre) al de bufett. De la comida ni hablar: exquisita como siempre, de la convivencia: todavía mejor, y el precio como decía el payaso tapatío Lagrimita: "que ba-ra-toooo". Casi nos sacan a patadas pues la sobremesa se extendió tres horas más, la plática parecía que no terminaba nunca y mis hijos bien hartos de dibujar y de que el dueño los mandara callar y sentar a cada rato.

Tan entretenida y contenta me sentía, que se me olvidaron mis planes domésticos y sugerí tomar el café en nuestra casa (que es su casa, ya lo dijo Manolito en El Gran Chaparral), obtuve un unánime SI por respuesta. Y siguió el chal en la cocina de casa todos amontonados en el antecomedor, cafecito y GANSITOS Marinela que me regalaron hace tiempo (ya no compro galletitas ni pan de dulce desde hace mucho tiempo, por aquello de que la carne es débil). Otras dos horas que que se iban como agua. Aquello parecía la Torre de Babel: un español, un italiano, dos suizos, una argentina y Engel Dafne (mi queridísma colaboradora involuntaria) y yo representando muy bien a Méxiquito. Todos nos peleábamos por hablar: que si la diferencia entre Juan Pablo II y Benedicto, que si la costumbre del matriarcado en el sur de Italia, que si los latinos somos mejores que los españoles, que si los impuestos; miles de tópicos que nos hacían reír, discutir y aprender unos de otros. Me sentí como si hubiera estado con mis hermanos en la cocina de mi madre, como en familia.

A las cinco de la tarde el que puso el desorden fué el padre, se tuvo que ir porque tenía otra misa que oficiar y de ahí los demás siguieron su ejemplo no sin antes darme muchos ánimos . Tan a gusto me sentí, que no me importó empezar a trabajar a esa hora de la tarde, ya casi oscureciendo y para rematar mi maridis se ofreció a ayudarme. Terminamos en menos de lo que canta un gallo y mi sonrisa no se borró nunca. Qué nervios ni que ocho cuartos, me siento tranquila, relajada, feliz. No cabe duda que no hay mejor remedio para las angustias y las tristezas, que olvidarlas con la buena compañía de la gente que nos aprecia y nos quiere bien.

Feliz tarde de domingo!

Ahora si

Este post si va con dedicatoria y es el último, que conste. Al buen entendedor ...


Enjoy the silence - Depeche Mode



Words like violence
Break the silence
Come crashing in
Into my little world
Painful to me
Pierce right through me
Cant you understand
Oh my little girl

All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm

Vows are spoken
To be broken
Feelings are intense
Words are trivial
Pleasures remain
So does the pain
Words are meaningless
And forgettable

All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm

Enjoy the silence