abril 22, 2009

Los errores se pagan caro

Hace unas semanas se llevó a cabo en la escuela y el kinder del pueblo donde vivimos, el Día de la Puerta Abierta (Tag der offenen Tür) en la que los padres pueden asistir a presenciar las clases de sus hijos. El día normal para los niños no se interrumpe, ni se hace nada especial, el objetivo de tal evento es precisamente que los adultos experimenten in situ el desarrollo de un día escolar. Como tendríamos que visitar los dos planteles, dividimos la mañana en antes y después del recreo, primero fuimos con Zara y luego a la primaria con Chris.

Todo había transcurrido bien hasta llegar a la escuela de Chris, mientras esperábamos que terminara la hora del lunch afuera del edificio donde se encuentra su salón de clases, dos niños de tercer año se trenzaron a golpes como si una pelea de box se tratara. Yo no me había dado cuenta porque estaba de espaldas, fué mi marido el que me dijo que volteara, le pedí la cámara y comencé a tomarlo en video. Inmediatamente se juntaron muchos niños alrededor de los peleoneros, pero nadie los separaba, luego llegaron otros más grandes (supongo de que quinto o sexto grado) y no solo los separaron sino que los cargaron llevándoselos por separado para evitar que volvieran a golpearse. Lo primero que se me vino a la cabeza cuando le pedí la cámara a mi marido, fueron los incidentes violentos por los que había pasado Christof el año pasado con niños mayores que él y que al tratar de resolverlos nosotros hablando con el director nos topamos con su cínica respuesta al comentarnos que tal vez Christof provocaba tales agresiones porque "en mi escuela no hay problemas de violencia", nos dijo.

Por supuesto que no pensaba utilizar mi video de ninguna forma, pero al menos serviría como precedente en caso de que Chris volviera a tener problemas de nuevo. Momentos después de hacer el video, se acercó un grupo de cuatro niñas (calculo que tendrían once o doce años) para reclamarnos el uso de cámara en el área de la escuela y mucho menos "durante una pelea". Por espacio de diez minutos estuvieron discutiendo con marido y conmigo, nos dieron muchas razones para hacernos saber que lo que yo había hecho estuvo mal: que eso no sucede todos los días, que si íbamos a hacer mal uso del video, que si está prohibido tomar video sin consentimiento, etc, etc. Parecían abogadas las escuinclas, me desesperé mucho con su terquedad hasta que les aclaré las agresiones de las que había sido víctima mi hijo y que si a ellas les había parecido mal que hubiera hecho el video, que me acusaran con director. Les di mi nombre, creí que mi seguridad las había convencido, y la sangre no llegó al río. Al menos eso pensé.

Hace rato, al regresar del entramiento de futbol en su bicicleta junto con un compañero, tres jovencitos detuvieron a Christof en la calle, le quitaron sus guantes de portero y patearon su bote de agua hacia la calle. El niño que lo acompañaba trató de defenderlo pero los malandros le dijeron que no se metiera, so pena de que a él también le tocara algo. Mi hijo por el temor que le hiciera algo a su bicicleta o se la robaran, solo alcanzó a recoger el bote y no supo qué hicieron con sus guantes. Pero eso fué lo de menos, gracias a Dios llegó bien a la casa, el susto nadie se lo quita. Mi marido y yo fuimos a buscar los guantes, por si también los había dirado por ahí, pero no los encontramos. Recorrí con el coche algunas calles buscando a los malositos pero de ellos, ni sus luces, en contra de la opinión de mi marido. Me dijo que no ganaba nada con pelearme con ellos y le dió instrucciones a Christof para que mañana a primera hora le comentara a su maestra lo sucedido y juntos buscaran al culpable para luego ir a hablar con sus padres.

Como era de esperarse discutimos porque a mi manera de ver las cosas es como si dejáramos a nuestro hijo que resolviera solo el problema, le pedí lo acompañara él a la escuela o si no, lo haría yo. En ese momento Christof comenzó a llorar, me pidió que por favor yo no fuera y que si iba, que no llevara la cámara de nuevo a la escuela. Comenzó a contarnos que desde aquel incidente del video, un niño lo amenazó diciéndole que si me volvía a ver a mi tomando fotos de las peleas entre niños (que me ha tocado ver en más de una ocasión) sería él el próximo en ser golepado. Me quedé muda, sobre todo cuando mi marido me hizo ver cómo nuestras acciones (en este caso la mía) afectaban al niño o más bien lo perjudicaban. Me sentí muy mal, por mi afán de protegerlo, ahora estaba perjudicando a mi propio hijo.

Y si, es cierto, aquella acción mía ahora tiene muerto de miedo a mi bebé. Amenazado, temeroso de ir a la escuela. Cómo me arrepiento de haber actuado sin penar, pero qué coraje me dá estar a merced de unos mocosos, maniatada pensando que cualquier cosa que haga irá en contra de mi angelito. Por lo pronto dejaré que las cosas fluyan como mi marido lo aconsejó, mañana irá Christof a buscar al niño junto a su maestra para saber quién fué y comunicarnos luego con sus padres para ponerlos en antecedentes. Es la única alternativa que nos queda, luego de tantos consejos que se les dan en la misma escuela sobre 'los derechos de los adolescentes' que al final de cuentas les da el derecho a sentirse inmunes también en estos casos de abusos a otros más débiles. Esto es un cuento de nunca acabar.

7 comentarios:

Ruth dijo...

Qué barbaridad Keru.

Qué decepción de gente, cada que te leo estas terribles situaciones por las que atraviezan tu y los tuyos.

Me desespera leer los protocolos (ya ni llamarlos procedimientos) que utilizan en ese pais para dichas situaciones.

Espero que por algun lado sea benefica toda esa parsimonia usada en un asunto tan apremiante como es el bullying.

Deseo de todo corazón que se arregle de la mejor manera y que lo del titulo "los errores se pagan caro" se aplique pero a los malos de la historia.

Saludos.

Nancy dijo...

Keru que dificil situaciòn estan viviendo y me imagino el coraje que debes sentir por la actitud de los maestros y de los mismos alumnos que parecen proteger esos abusos... no sè, si hasta pareciera una mafia!!

Ojala que como dice Ruth las cosas se arreglen de la mejor manera para Chris y que puedan estar tranquilos, no se valen amenazas de ese tipo en ese nivel, vaya! en ningun nivel... por lo que nos has contado ya son muchos episodios de agresiones dentro de la escuela... no sè si se pudieran poner en contacto con alguna persona de un cargo mas elevado para dar conocimiento de los hechos que el director dice que en su escuela no existen.. aunque como ya vimos, puede hasta resultar contraproducente... qoe coraje Keru...

Te mando un abrazote!

Nancy

Anónimo dijo...

Estoy horrorizada!! TODOS estan mal, hasta el "director", lo pongo entre comillas porque si realmente ejerciera como tal no se haria de la vista gorda! Como ha decaido la educación para que un par de niñas mocosas defiendan algo que esta mal!
Yo hubiera ido hasta con los de la Tele, porque ya se estan comportando como mafiosos corruptos, tanto los del plantel como el alumnado! Se que tienen que actuar con cautela para que tu hijo no sufra más tan injusta situación, sin embargo como quiera el debe entender que tu actuaste correctamente!
Ojala no se quede asi y que no pase a mayores.

Mr. Ñets dijo...

Hola, Keru.
Qué pinche coraje, qué pinches mafias y qué pinche miedo.

Me has ayudado a ver hacia el futuro y prever los posibles problemas a los que se enfrentara Mateo. Qué complicado ayudar a los hijos sin perjudicarlos.

Espero que los papás de los malandros esos los corrijan y que no haya represalias.

Un abrazote solidario

Ñ

kerubin@ dijo...

@ Ruth: Tengo que aclarar que no toda la Suiza es así, en particular mi pueblo es algo especial por sus raíces socialistas y también tiene mucho que ver el que yo no pertenezca a esta cultura con mi manera de pensar muy latina. Pero de que sacan de quicio, eso que ni que.

@ Nancy: También estoy segura que situaciones como ésta en la que él tiene que valerse solo, le ayudarán en un futuro y tal vez hasta lo hagan cambiar un poco y pueda defenderse solo. Bueno, rogando a Dios para que en el inter no le pase nada a mi criatura.

@ Anónimo: En éste país se vive mucho del qué dirán, y aceptar que en la escuela existe Bullying sería una afrena enorme en la carrera del señor director. Aqui el síndrome del avestruz es el pan de cada dia.

@ Mr. Ñets: Esa es la intención de compartir mis vivencias Eugene, que tal vez puedan servir a otras personas que se puedan encontrar con situaciones parecidas. Un gustazo leerte por aquí, muy agradecida!. Bienvenido.

Ivi dijo...

Querida Keru...apenas puedo creer lo que pasó. Me imagino como te sentiste. Es muy duro saber la´línea ente proteger y sobreproteger a los hijos, a mi me pasa mucho, creo que sabiéndonos extranjeras estamos más sensibles a situaciones así. Una vez mis hijos presenciaron una pelea en la escuela y me dijeron que hay ciertos procedimientos que les han enseñado. La cruz roja tiene cursos para manejar conflic+os. Aqui en la escuela lo tienen (eso si, en la "unterstufe" funciona, pero en la sek es mas duro). Aun asi creo que estamos en un deterioro universal de los códigos de respeto. En todos lados se cuecen habas y Suiza no es la excepción...
Espero que Chris ya haya superado el mal momen+o y mucho ánimo Keru, eres una madre ejemplar!
aqui dejo el link por si quieres leer y darlo al Direc+or de la escuela...;)... la prevención es mejor! Si el dice que en su escuela no hay violencia, pues que la prevenga... besos
http://www.redcross.ch/activities/integration/chili/index-de.php

NN dijo...

Valgameee, ue dificil sentirse atada de manos aqui como somos mas arcaicos, una vecina que todos los dias le golpeaban al hijo al salir de la escuela, se dispuso a ir por el al salir de la escuela, si bien al menos dejo en claro q a su hijo ni se lo toquen (era de armas tomar la mujer ,literalmente)
pero bueno ya sabes como se arreglan las cosas x aca.
saludos !