agosto 25, 2007

Incompetentes ... sociales

¿Cuántos de nuestros amigos, compañeros de trabajo y hasta simples conocidos empiezan con frases como "no te vayas a ofender", "no lo tomes a mal", ó "te lo digo por tu bien" y terminan madreándonos olímpicamente con opiniones que no hemos pedido y/ó críticas destructivas que a veces nos llegan a afectar más de lo que nos podemos imaginar?

También existen aquellos que con su plática dejan ver que necesitan una mano en tal o cual situación y cuando nos ofrecemos a ayudarles nos hacen sentir unos metiches, ofrecidos y hasta se ofenden porque les queremos ayudar. Los hay todavía más necios y groseros, como por ejemplo aquellos a los que desinteresadamente demostramos cierta admiración y/ó respeto y nos mandan por un tubo, eso sí muy diplomáticamente, porque simplemente no les gusta escuchar de otros lo que ellos tienen perfectamente claro y cualquiera que se atreva a decirlo lo hace por adular ó para conseguir algo de ellos.

La razón de éstos comportamientos es muy sencilla, su bajo grado de madurez emocional y del pensamiento, no les permite desarrollar lo que comunmente se conoce como COMPETENCIA SOCIAL:
Las competencias sociales hacen referencia a las habilidades y estrategias socio-cognitivas con las que el sujeto cuente en la interacción social, dentro de las competencias sociales se incluyen las habilidades sociales, el autocontrol, la autorregulación emocional, el reforzamiento social y las habilidades de resolución de problemas, puesto que permiten al individuo hacer frente con éxito a las demandas de la vida diaria.

La semana pasada una amiga me comentó que llegaría tarde a una reunión porque tendría que tomar al tren, en lugar de ir en auto, luego habló de la molestia que es irse en tren y tener que caminar de la estación al lugar de la reunión con zapatos altos. Como su casa está en mi camino a la reunión me ofrecí a pasar por ella, a lo que respondió "No, no,no, si lo dije es para que por favor le avises a Fulanita que si voy, pero un poco más tarde, no para que pases por mí. Si quisiera que me llevaras simplemente te lo hubiera pedido, no te quiero desviar de tu camino y mucho menos que tengas que molestarte en esperar por mí". Lo único que hice fué decirle "está bien, como tu quieras" y asunto arreglado. Al final terminó llamándome cuando ya iba yo en camino, para que "me desviara" a su casa y la recogiera.

Lo mismo me pasó con una persona a la que en su momento dije que me parecía digna de adminaración por cierta cosa que sabe hacer muy bien. "No me admires por favor, no lo merezco" fué lo que respondió, luego me di cuenta que tenía razón pero mi admiración no dejé de sentirla, esa fué decisión mía. Y es que nadie puede controlar los sentimientos de los demás por simple hecho de pedírselo. En una ocasión, una persona me dió un consejo que hasta hoy recuerdo como algo lleno de sabiduría: "Cuando alguien te pida pan, dale pan. NO le enseñes a hacerlo" y luego ya en son de broma me dice "ó lo que es lo mismo, si das las nalgas sin que te las pidan, corres el riesgo que te las devuelvan"(sic).

La mayoría de las deficiencias en la competencia social de las personas, se deben en gran parte a la falta de seguridad en sí mismas. Atribuyen a los demás sus propios complejos como un mecanismo de defensa inconsciente, que no les permite aceptar de otros lo que rechazan de sí mismos. No es nuestro trabajo señalarles ese tipo de defectos, sobre todo tratándose de personas adultas, la vida misma los llevará por un camino sin salida en el que de una manera u otra tendrán que aprender que esa forma de ser está afectando su vida y la de los demás, a menos que sea una persona muy cercana y que nos tenga la suficiente confianza para recibir el consejo sin consecuencias negativas. Tal vez hasta necesiten ayuda profesional, pero eso ya es decisión de ellos mismos de acuerdo a la gravedad de su situación y el grado de concientización que se tenga de ello. Cuando somos nosotros los afectados por ese tipo de comportamiento de terceros, lo más viable es cortar por lo sano, alejándonos de esas situaciones ya sea manteniendo la boca cerradita ó de plano poniendo distancia de por medio. Aunque en cualquier caso una buena dosis de comprensión y tolerancia, ayudaría en algo para las dos partes.

Ya lo decía mi abuela: "cuídate de los buenos, que los malos Dios te los señalará"

Feliz fin de semana chicos!

5 comentarios:

Nancy dijo...

Auch si me ha pasado Keru, de hecho a veces hasta te hacen sentir culpable por no ofrecerte a hacer tal o cual cosa, y cuando lo haces te dices exactamente eso, que no lo decían para que te ofrecieras, mas bien es como querer recalcarte que en nuestras acciones no estamos a la altura de las expectativas que se tienen no crees?.

Saludos y feliz sabado, bueno lo que queda de él.

Nancy

Alexander Strauffon dijo...

Un buen brief, kerubina. Habria que adentrar mas en cuestion de perfil psicologico, pero en esencia lo engloba.

Dicha gente es molesta. Tanto los ofendidos, como los que emplean esa dinamica de agresion supuestamente sublimada. Como la ridicula frase "Dale un pez y come hoy, enseñale a pescar y comera toda la vida". Que tenga el voluntad, y tu dáselo y que coma, o no se lo des, y deja en él la decisión de enseñarse, o morirse de hambre. Tan sencillo como eso.

p´pito dijo...

Auch...me pegaste con la piedra en la cabezota.....pero lo bueno que el saco me quedo a la medida!!!!jajajajajajaja saludos!

alba-dj dijo...

Te ofreces te dicen que no, y despues se ofenden porque no les rogaste, ..

Muy bueno el post ;-)

kerubin@ dijo...

@ Nancy: Sobre todo en personas con delirios de grandeza, en donde nadie está a su altura.

@ Alexander Strauffon: Es un poco desgastante estar lidiando con personas así, aunque cuando hay cariño a veces soportamos eso y más. Pero cuando ya afectan nuestras vidas, entonces si hay que tomar cartas en el asunto. Saludos!

@ P'pito: Sorry, no era la intención ja ja ja ja! Quítate el saco.

@ Alba DJ: C'est la vie! por eso mejor tirarlos a león, ja ja ja!