agosto 28, 2007

Lejos de los ojos ... cerca de corazón

Hace ocho años conocí a una persona extraordinaria, en un principio fuí yo quién comenzó a buscarle, quien me fuí acercando poco a poco hasta meterme de lleno en su vida e involucrarle en la mía hasta hacernos cómplices, amigos, hermanos ... indispensables cada uno en la vida de ambos. El vió crecer mi matrimonio, nacer a mis hijos y acompañarme a lo largo de todo éste tiempo, en ésta orfandad familiar voluntaria. Ha sabido ser el eterno hombro que todos necesitamos para no desfallecer en los momentos difíciles, el eco de mis risas en mis destellos de felicidad, mi compañía incondicional en mis locuras y ese hermano que de vez en cuando me jala las orejas cuando desvío mi camino. Es un ser al que amo profundamente, al que mis hijos adoran, extrañan, abrazan y besan cada que lo tienen frente a ellos, al que mi marido admira y respeta como a pocos, el que no pide nada y dá todo lo que tiene: Luismi, "mi amigo el cura".

La de ayer fué su última misa en la región a la que pertenezco, aceptó ser el párroco de la Misión Católica Española en Berna y mañana marcha a vivir a ésa ciudad. Aunque Berna queda a sólo 50 minutos en auto, no puedo evitar sentirme muy triste porque sé que ahora sus responsabilidades serán mayores y el tiempo que compartiremos no será mucho de ahora en adelante. Como decía antes, ayer ofició su última liturgia concelebrada con el sacedorte de la comunidad italiana y el jovencísimo cura colombiano que quedará en su lugar. Toda la misa me la pasé llorando, a mi memoria llegaban los recuerdos de la vez que, recién llegada, me presenté yo misma con él; de los bautizos de mis dos hijos, de las tardes cafeteras en la terraza de mi casa, de los viajes que hicimos juntos, de las noches en la computadora ayudándole en sus trabajos, de aquella tarde en que me enseñó a hacer la Tortilla Española, de nuestras conversaciones en el teléfono, de sus regaños y mimos ... ah! como lo voy a extrañar "Padre".

Y es que a pesar de irse tan lejos de aquí, las cosas no volverán a ser igual. El padre italiano decía algo así como que las despedidas siempre son como pequeñas muertes, que razón tiene, yo me siento como de luto. Luis Miguel por su parte, más a fuerza que de ganas, comenzó su discurso de despedida con la frase que dá título a éste post, algo que me dió todavía más melancolía; ya en casa me dijo a mí que durante el aperitivo que se ofreció en la Iglesia, al ver tanta gente reunida para decirle adiós, se preguntaba a sí mismo si acaso era merecedor de tanto cariño. Yo creo que la respuesta la sabía muy dentro de su corazón, sobre todo después ya por la tarde, yo lo había invitado a cenar con anticipación pero luego fueron llegando muchas de mis amigas mexicanas con sus familias. Todas trajeron algo de comer, de tomar, pero sobre todo mucho cariño para dar.

Padre, si lee esto, con todo mi corazón le deseo que la gente de Berna lo reciba como se merece, que el cambio de aires le dé muchas alegrías y a nosotros no nos olvide ... que por nuestra parte, no le será fácil deshacerse de ésta familia que tanto lo ama.



Feliz inicio de semana!

13 comentarios:

Bere dijo...

Que bonito post keru!, amistades asi son para toda la vida, y sin duda alguna asi será, y pues animo y a echarle ganas que no importando las distancias , en sus oraciones estaran. Abrazos!!

Diana dijo...

oye, pos si no está tan lejos, claro que no es como tenerlo en la cabecera, y a veces cuando el contacto cotidiano entre las personas disminuye, también la amistad se va deteriorando. pero las amistades de las buenas, que superan las distancias, no tienen por qué deteriorarse.
eres como mi mamá keru... muy lacrimosa : P
por cierto, huérfano se escribe con h, orfandad no.

kerubin@ dijo...

@ Bere: Gracias!

@ Diana: Entendido y corregido el error ortográfico, gracias por el detalle. Es de suponer que me parezca a tu mamá, no hay mucha diferencia de edad, no? Saludos!

Nancy dijo...

Keru ya había leído el post anoche, me gustó la manera en que lo escribiste, con mucho corazón y puedo imaginar tu tristeza por la partida de alguien que trajo tantas cosas y momentos lindos a tu vida y a la de tu familia. Lo único que te puedo decir es que las personas viven en nuestro corazón y mientras no nos olvidemos de ellas, las amistades perduran a pesar de las distancias y del tiempo; yo creo que tu amistad con el padre Luismi es de ese tipo, así que pasando el tiempo inicial de adaptación de ambos y mas que ambos de toda la comunidad para estar sin el y con el nuevo cura, verás que se restablece aunque de manera diferente la comunicación con el, me imagino que al llegar a su nuevo lugar en Berna, también resentirá la ausencia de las personas que tuvo cerca por el tiempo que estuvo en Suiza Keru, así que creo les buscará para tener contacto con ustedes. Me ha gustado mucho la colección de fotos que le hiciste.

Te mando un abrazo enorme y un beso, a ver si mañana coincidimos en msn.

Nancy

Clau F dijo...

Keru que afortunada eres al tener un amigo asi, te felicito esas amistades son de las que nunca se acaban. Me encanto el video y el post me transmitiste tu sentir.

Saluditos keru :D

P´PITO dijo...

MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM

Bebita dijo...

KERIDA KERU: admiro la amistad que hay entre ustedes porque aunque haya una distancia mayor en kilómetros, no la hay en cariño. Ya verás que él tampoco te olvidará.

Un abrazo cariñoso para todos y para tu amigo LuisMi también.

Diana dijo...

pues algo sí, te pareces a mi mamá. ella tiene 55 años : D y está traumada desde que fue a ver unas ondas en casas geo y le dijeron vieja!!. pos no es vieja... y más bien le dijeron "individuo no sujeto a crédito", total que los odia a los weyes de geo, me la canta cada vez porque yo trabajé ahí. chale, pero yo no le dije viejo a nadie : P

fairy* dijo...

es un hermoso post y una amistad digna de admirarse.....

estoy segura q seguirá siendo asi de entrañable aun en la distancia

saludos

kerubin@ dijo...

@ Nancy: La verdad es que no tengo miedo a perder su amistad, eso si lo tengo muy claro, pero no dejó de darme un poco de melancolía pensar que ya no tendremos la misma frecuencia que antes. Aunque viéndolo del lado positivo, sería muy buen pretexto para ir a Berna más seguido.

@ Clau F.: Yo también me siento muy afortunada de tener amistades como ésta, sin agraviar a la presente. Gracias por tu comentario.

@ P'pito: aassshhhh!

@ Diana: Desgraciadamente la edad es un obstáculo para ciertos proyectos en muchas sociedades, la de México una de ellas. En Suiza, se considera mucho a la gente mayor, aunque por el lado sentimental los tengan muy olvidados. Yo por mi parte no me siento "vieja", simplemente disfruto al máximo de las diferentes etapas de mi vida y no me afecta para nada ni la edad, ni lo que piense nadie de mi.

@ Fairy*: Gracias.

Bebita dijo...

Bueno a mi no me contestas nada, pero de todos modos deseo que su amistad perdure siempre.
Saludos :D

kerubin@ dijo...

Bebita: mil disculpas, la verdad no sé por qué se me pasó tu comentario, seguramente de tanto bajar y subir el texto no lo vi. Te prometo que voy a poner más cuidado y muchas gracias por tus buenos deseos y tu comentario.

P´PITO dijo...

OYE..... TRAES CHONGO SAMORANO CON LAPIZ....LO RECUERDO