junio 07, 2007

Hablando de ... Futbol Suizo

Otra de las cosas que dejé cuando llegué a vivir por éstos lares, fué mi afición al futbol. Desde niña, junto con mi mamá y mis hermanos íbamos sábado a sábado a ver tanto a los Rayados como a los Tigres aunque la única "felina" de la familia es mi mamá, el resto somos rayados de corazón. Ya un poco más mayor, por razones familiares y románticas (más boletos y palco gratis), presenciaba más los partidos del Volcán que los del TEC, aunque a mi corazón siempre le han latidos las rayas.

Desde hace poco más de un año, a través del satélite de Televisa, he visto uno que otro partido de mis equipos preferidos, pero no es lo mismo que estar saltando y mentándole la madre a los árbitros en vivo y en directo en los estadios. El paseo dominical de la semana que pasó, fué presenciar el partido del equipo de primera división suiza que queda más cerca de mi rancho, que pertence a la ciudad donde viven la mayoría de mis amigas y donde realizo la mayor parte de mis actividades con mis hijos: la ciudad de Aarau.

El FC Aarau no es para nada uno de los más destacados de la Super League (como llaman acá a la Primera División), al contrario, es de los más maletas que hay y por algunos años han estado en la cuerda floja para descender a Segunda. Ha cambiado de entrenador, de dueño, a punto de desaparecer por falta de fondos y toda la gama de calamidades por las que puede pasan un equipo maletón cualquiera. Esta última temporada no fué la excepción y gracias a que el otro equipo con el que pelearon el descenso perdió los dos partidos, los del Aarau se quedaron en primera.

El del domingo, fué el último partido de la temporada y ya asegurada su estancia en Primera División, no era más que un mero trámite. Curiosamente, el estadio lució lleno, cuando en la temporada regular podría decirse que solo los familiares y directivos hacían acto de presencia. El equipo respondió a su afición y ganó 3-1 al Bellinzona (de la parta italiana de suiza), aunque lo único emocionante fueron los últimos minutos en los que anotaron los dos últimos goles en un lapso de 3 minutos. En general el espectáculo no es gran cosa, cualquier equipo llanero de Monterrey se los lleva de calle, los jugadores hacen su trabajo como si fuera el ballet del Lago de los Cisnes donde todo es delicadeza en cámara lenta (literlamente hablando).

Pero hay algunos detalles en el show pre y post juego, que lo hacen diferente a lo que yo había visto en México. Por ejemplo, al anunciar las alineaciones del equipo local por el sonido del estadio, el locutor dice el nombre de cada jugador y el apellido lo corean los aficionados. Los estadios no son más grandes que el Gaspar Mass, las gradas son de concreto puro y los aficionados observan los dos tiempos siempre de pie, a excepción del área de sombra con butacas, donde todo es silencio y propiedad (la mayoría son gente de la directiva, familares de los jugadores ó socios del club).



Los aficionados del equipo visitante, tienen un graderío independiente del resto del estadio, resguardado por mallas para evitar actos violentos (estos suizos piensan en todo).



Las bebidas pueden comprarse por docena, por una sola persona! pues tienen una canastilla de papel deshechable muy cómoda, con orificios que permiten cargar seis de un jalón en cada mano. La comida, desde papas a la francesa hasta banderillas de carne asada.




De la seguridad qué puedo contar, me sentía como en un frente de batalla, policías por todas partes, armados con todo un sofisticado equipo antimotines que ya lo quisiera Monterrey para un domingo en el Cerro de la Campana.(chéquense el dato chicas, a poco no están todos de muy buen ver???)



Lo mejor de todo es el ambiente, las porras con tablillas de colores que forman el escudo de los equipos, los cantos tipo Champions League y la gente apoyando a su equipo a pesar de los números en la tabla de posiciones.


Yo me la pasé super padre, atacada de risa con mi comadre del alma y otra amiga, mi maridis como loco tome y tome fotos y los huercos chapeadotes y a punto de insolarse. El canijo de Christof se me perdió en un momento dado, y lo encontramos trepado aquí:




No cabe duda que el stress de la semana y los problemas, se olvidan un poco sacando todo el veneno con unos cuantos gritos y emociones en un buen partido de fut.

Aufwiedersehen!

6 comentarios:

Paty dijo...

que interesante foto de la seguridad. hasta la agrande para hecharme un taquito de ojo jejeje

saludos!

Bere dijo...

Amigocha yo creo que un día de estos hago mis maletitas y me voy a hacer un motín a uno de los estadios !!, ques que a que equipo le vas?? , ques que la porra te saluda , arbitroooooooo fifififififiiiiiiiiiiiiiii!!!, en una de esas va por mi el cuerpo antimotín y llevenmeeeeeeeeeeee!!!, y yo con lo cooperativa que soy pues me dejare jajajaja.

Bere dijo...

te dejo un chistecin amigocha !!!
Una viejecita pregunta a su marido moribundo:
Viejecito mío, después de 40 años de casados, sácame de una
duda: ¿Me has engañado alguna vez?
Si querida, una sóla vez. ¿Recuerdas la secretaria que tenía cuando
trabajaba en la empresa? Sofía , creo que se llamaba?
Si, la recuerdo.
Pues ese "cuerpecito" fue todo mío.
Segundos después, él le pregunta:
Y tú, viejita, me has engañado alguna vez?
Ayy si viejito pero una sola vez. ¿Recuerdas cuando vivíamos en la Calle
Constitución? frente al Cuerpo de Bomberos?
Si me acuerdo.
Pues aquel "cuerpecito" fue todo mío.
jajajaja así le voy a decir a mi mareado si un día hago un motín de esos que te dije jajaja

J.S. Zolliker dijo...

Se ve muy divertido! Espero que la próxima, vayamos ;) Saludos a M.

DNA dijo...

yo soy cero panbolera keru!.. y mira que vine a dar al paraíso del panbol.. ya te imagino si estuvieras aquí!, qué serías oye?, milanista o interista??, digo, si vivieras en milán!, porque en esta ciudad no se pueden ser las 2 cosas eh... ser milanista es como que más cool, aunque el fin de semana pasado conocí un wey que tenía tatuado en el chamorro un escudote del milan!.. cristo jesús!, si fuera mexicano segurito se hubiera tatuado en al espalda a la virgen de guadalupe y cerca del corazón al sagrado corazón con forma de balón!. hay cada nacote en este pueblo.. pa' espantarse... ah no!.. y espérate, que en el brazo se había tatuado también: forza milan. el tipo ese y yo compartimos por un rato el pan y la sal jajajaja...
lo que sí es que en estos equipos transalpinos hay cada viejote tan guapote.. que bueno, se queda una sin aliento.
buen día!

kerubin@ dijo...

@ Paty: Y no está de sobra decirte que muchos de éstos cueros, las prefieren ... latinas!!!

@ Bere: Okas, yo te hago segunda. Ta bueno el chistecín, gracias!

@ JSZ: Tu nomás avisa y nos organizamos, pero hay que checar primero la agenda de tu ocupadísima C.

@ DNA: Pues mira, si algún día por curiosidad quieres experimentar, yo estaría más que encantada de acompañarte a ver al Milán, nomás échame un grito! Sobre los nacos como el que me comentas, tampoco son exclusivos de México, nomás que de éste lado charco les dicen "kitsch".