enero 15, 2007

Líbranos del mal

Contrario a lo que la mayoría de los fanáticos del mundo de farándula piensan (entre los que me incluyo yo misma), éste libro de una de las cuñadas menos famosas de Tommy Motola, recoge no sólo los momentos más álgidos del secuestro vivido por Ernestina Sodi. También narra los pensamientos que provocaban cada una de la situaciones vividas en su cautiverio, con los que nos podemos dar una idea de la personalidad de ésta valiente señora.

A través de sus palabras, se puede apreciar a una persona culta, inteligente y mundana; no es para menos, sus breves datos biográficos revelan que "ERNESTINA SODI es escritora y editora. Estudió historia del arte en el Instituto de Cultura Superior y posee dos maestrías, una en artes y humanidades por la Universidad Anahuac y otra en letras modernas por la Universidad Iberoamericana. Asimismo, cursó estudios de filosofía y victimología". Al mismo tiempo podemos ver a la mujer armoniosa, llena de fé y conocimientos metafísicos, cariñosa madre, hermana e hija.

Tal vez por la imagen frívola que se tiene de los artistas (relativos al arte), actores o cantantes, se llegue a pensar que de alguna forma éstas experiencias no tienen un valor significativo para ellos, que el dinero que poseen los hace salir bien librados en éstos casos al pagar el rescate. Pero no se toma en cuenta, que en momentos tan violentos como los que éstas hermanas vivieron, el miedo, el pánico, el temor a la muerte y todos esos sentimientos desgastantes son los mismos en cualquier ser humano. Además los medios se encargaron de difundir éste libro con lo más morboso que pudieron sacar de él: su violación y el momento de confusión de su hermana Laura en el que informa a sus captores de su parentesco. Se olvidaron de su valentía al ofrecer su vida por la de su hermana, de su inteligencia para manejar las mentes enfermas de sus captores, de la sangre fría para tomar decisiones acertadas en momentos de angustia y terror; y de su bondad por la capacidad de perdonar a aquellos que cambiaron totalmente su vida dejándole terribles secuelas difíciles de borrar.

A través de sus palabras nos regala muchas enseñazas, como el valor civil de la denuncia y el amor fraterno, y sólo leyendo el libro nos podremos dar cuenta que lo informado a través de programas de corazón y de chismes casi siempre está muy lejos de la realidad. Desde mi perspectiva obsesa por las relaciones humanas, me parece un libro que no nos podemos perder.

Feliz San Lunes!

2 comentarios:

Lula dijo...

Siempre he pensado que el rencor y la ENVIDIA no son buenas consejeras, y que lo único que producen, son cosas como esta: :-(

http://www.eluniversal.com.mx/notas/400350.html

Saludos, y qué bueno que llegaron con bien al terruño

kerubin@ dijo...

Si, estoy de acuerdo en que cualquier sentimiento negativo genera a la vez acciones negativas, pero ... seria bueno tambien ver la genesis de esta clase de sensaciones en la persona.

Saludos Lula.