octubre 13, 2009

Caso Polanski

Raimund Polanski nació el 18 de agosto de 1933 en Francia, de padre polaco y madre rusa, vivió una terrible infancia bajo la persecución nazi en la que su madre murió en una cámara de gas. Roman (como se le conocería luego de ser famoso) consiguió escapar sorbreviviendo inhumanamente en un getho de Krakow, vangando entre comunidades católicas en Polonia y al parecer el cine se convirtió en su refugio particular.

Triunfó en su natal Polonia como cineasta y buscó la fama en Hollywood, cosa que no le fué tan difícil luego del prestigio ganado con anterioridad y su innegable talento. Autor de filmes como Rosemary's Baby, Chinatown, Tess y The Pianist, entre muchas otras joyas del cine, Polanski también a acapardo titulares en las notas rojas de los medios internacionales.

El primer suceso ocurrió en 1969 cuando su mujer, la actriz Sharon Tate -embarazada de ocho meses- fue una de las víctimas de la masacre que la banda de Charles Manson realizó en su entonces casa de Los Angeles, CA. El crimen tuvo lugar mientras Polanski se encontraba en Londres preparando otro largometraje. Este hecho, se dice, marcó todavía más su vida.

El segundo, y el que más repercusiones negativas tuvo en su carrera, lo protagonizó él mismo al abusar sexualmente de una menor de 12 años y drogarla, en la casa de amigo Jack Nicholson. Según la adolescente (Samantha Gailey), Polanski la llevó a la casa de Jack Nicholson en Mulholland Drive para fotografiarla para la revista Vogue. Gailey declaró que Polanski le dio champán y metacualona, le tomó fotos en top-less y después la llevó a un jacuzzi, donde la violó, pues Geiley declaró que se negó verbalmente en varias ocasiones.

Polanski fue acusado de violación, administración de drogas, perversión y sodomía a una menor de catorce años. Estos cargos fueron atenuados bajo los términos de su plea bargain y se declaró culpable del cargo menor de tener relaciones sexuales ilícitas con una menor. Polanski fue condenado en primer lugar a un periodo de reclusión de 90 días en una prisión estatal para realizarle una evaluación psiquiátrica con el fin de decidir su condena final, pero le dieron un permiso de otros 90 días para terminar su proyecto pendiente.

De acuerdo con los términos de la sentencia, se le dio permiso para viajar al extranjero. El 1 de febrero de 1978 Polanski voló a Londres, donde tenía una residencia. Al día siguiente viajó a Francia, país en el que tenía y sigue teniendo la nacionalidad, evitando así el riesgo de ser extraditado a los Estados Unidos por el Reino Unido, pues de acuerdo con el tratado de extradición entre Francia y los Estados Unidos, Francia se puede negar a extraditar a sus ciudadanos, como hizo en este caso.

Desde entonces, Polanski vivía entre Francia y Polonia -además se especula que también pudiera tener un residencia en Suiza- evitaba visitar países donde probablemente podría ser extraditado a los Estados Unidos, como el Reino Unido.

Pero más de treinta años no fueron suficientes para borrar el crimen impune de la memoria de la justicia estadounidense, tampoco el otorgamiento del perdón por parte de su víctima, ni la calidad de anciano de este violador pervertido.

El pasado 27 de septiembre, por fin fué detenido en el aeropuerto de Zurich, Suiza, mediante una colaboración oficial entre la policía helvética y la Interpol. No era la primera vez que Polanski pisaba suelo suizo, pero por un error involuntario de parte de los organizadores del Festival de Cine de Zürich -al que estaba invitado porque recibiría el Premio al Icono de Oro como homenaje a su trayectoria- quienes al tratar de brindarle seguridad y protección especial a sus invitados VIP, alertaron a las dependencias de su presencia.

Polanski permanece detenido en los separos de la policía cantonal de Zurich, a la espera del juicio de extradición a los Estados Unidos, pues se le ha negado la libertad bajo fianza. Mientras, la opinión pública se divide y los países implicados han comenzado a hacer presión diplomática. El gobierno francés ha intercedido ante la justicia norteamericana para evitar su extradición, y su posterior encarcelamiento y también ha hecho un llamamiento a las autoridades suizas para que no lo entreguen. Arnold Schwarzenegger -gobernador de California, donde el director deberá pagar su condena- afirma que no habrá trato especial para este criminal, por ser famoso y que deberá cumplir su condena como cualquier ciudadano.

Es cierto que los hechos de los que se le acusa ocurrieron hace muchísimo tiempo, también es cierto que hasta su víctima ha apelado para que no se le castigue perdonándolo públicamente (producto de una indemnización por parte del mismo Polanski), pero a algunos se les está olvidando el crimen que éste 'genio' cometió y del que salió huyendo para no recibir el castigo que se merece. Polanski es hoy un anciano de 76 años, sus glorias artísticas han pasado a mejor vida para centrarse en sus errores como ser humano, sin que las primeras le valgan de mucho ante la justicia aunque tenga de su lado a una buena parte de la opinión pública. Será que con el tiempo y la edad, los atropellos y delitos están más cerca del olvido?.

La justicia suiza no es fácil de sobornnar o presionar, la norteamericana ya hemos visto que cuando quiere es implacable, creo que los años de suerte han terminado con la carrera y la persona de alguien que cometió un error y se negó a pagar por él. Pero, tarde o temprano el destino nos alcanza, sin importar que para entonces, se nos haya olvidado la ofensa.

Auf Wiedersehen!

2 comentarios:

bere 2 dijo...

uao! la de cosas e historias que uno ignora, siempre me llevo algun aprendizaje de tu blog keru, thanks!!

Luis Luna dijo...

Muy buen artículo Kerubina.

La verdad es que ha este hombre le ha pasado de todo en la vida, ojala que pronto se resuelva todo y pueda realizar un par de películas, que le quedan muy buenas.

Saludos!