junio 18, 2008

Más que simples progresos

Hoy fué un día muy ajetreado, llegamos mis hijos y yo a la casa a la misma hora y los pobres tuvieron que esperarse hasta que yo hiciera la comida. Apenas acabé de darles de comer y limpiar todo, cuando ya era hora de llevarlo a su terapia de apoyo, así que ni tiempo tuvo de hacer la tarea el pobre. Luego nos regresamos corriendo a que se cambiara para el entrenamiento de futbol y cuando fuí a recogerlo me dijo muy acongojado en el camino: "mami, te tengo que decir algo que yo se que te vas a enojar". Pensé que había hecho algo malo pero me calmé de inmediato (algo muy raro en mi) y le pregunté qué era: "no hice mi tarea".

Le dije que no tenía importancia, que llegando a casa se bañara de volada y antes de cenar hiciera la tarea tranquilo pero con la advertencia de que nada de tele ni juegos porque no había tiempo para más. Llegando subió a su cuarto y lo vi desvestirse, pero nunca escuché la regadera. Le grité desde mi cuarto que por qué no se estaba bañando y me contestó muy seriecito "es que estoy haciendo la tarea, porque luego me da sueño con la cena y me pongo mal". Tal vez parezca un detalle insignificante, pero me sentí orgullosísima de él, de la responsabilidad que yo misma pensé que no tenía y de que tal vez mi maridis y yo no estemos haciendo tan mal nuestro trabajo como padres.

La semana pasada también tuvimos la junta con su maestra para el informe final del año escolar que está a punto de terminar. No pudo haber sido mejor, paso a segundo año y no solo eso, sus resultados académicos fueron casi casi con honores. Aunque la maestra no lo dijo con todas sus letras, nos dió a entender que fué uno de los mejores alumnos de la clase y nos mostró sus últimas pruebas en las que todas fueron aprobadas con más del 97% correctas (en el primero y segundo grado los maestros no dan notas como las que conocemos los latinos tradicionalmente). Sus avances en el area de Competencia Social, en el que a principios del ciclo se encontraba verdaderamente mal, parece que ahora están en un nivel aceptable y que no representa ya un problema para su desempeño escolar.

Yo se que no es un niño perfecto y tampoco quiero que lo sea, que tiene sus bemoles, pero lo más importante es que ha aprendido de sus errores y que el solito intenta ser mejor cada día. Ojalá así pudieran verlo los "profesionales" de los que en un momento dado, dependerá su futuro. Nunca me sentí más satisfecha de mis logros personales, como me siento ahora de los de mi hijo, que lindo es ser madre.

Saluditos!

3 comentarios:

jenny dijo...

felicidades a tu pequeño keru!!!

que lindo se siente verlos que son responsables y que ellos solitos por mas peques que sean acomodan las cosas para cumplir con las mas importantes primero......

y es cierto eso de que siempre como mamis nos llena cada uno de los logros de nuestros hijos, que que barbaro...

un besito bien pero bien caluroso..jajaj de apodaca!! esta el calorón que para que te cuento

Bere dijo...

Keru como ya habiamos platicado, eres una super Mamá asi que a echarle ganas, muchas felicidades por las notas de Kerucito!!

Ivi dijo...

Los logros de tus hijos, son tus logros Keru!. Eres una madre que les da lo mejor de sí, les da su amor y así crecerán seguros de que su mamá estará ahí para cuando lo necesiten y aprendiendo a ser responsables e independientes.
Bravo por tu kerubín!
muchos saludos