junio 17, 2008

Gajes del oficio

Mañana le espera a mi marido un día nada agradable. El viernes pasado tuve la reunión mensual con mis paisanas en casa, con anterioridad mi maridis había preparado sus cosas de la oficina para regresar temprano a ayudarme con la faena de la cena, estaría visitando a un cliente en un pueblo cercano y al terminar vendría directo para acá a eso de las cuatro de la tarde. Me habló un poco antes para decirme que no le sería posible llegar a tiempo porque su jefe lo citó de última hora en Zürich (a una hora de donde vivimos) para una junta que solo duraría diez minutos en calidad de "superrecontraarchiurgente" y sobre todo "top secret". Mi reacción ni la cuento porque es más que obvia, de hecho me llamó desde el tren ya de camino a la dichosa "juntita". Más tarde, volvió a llamarme ya de regreso a casa y su voz ya no sonaba igual, por un momento pensé que se soltaría llorando y me asusté un poco (hasta pensé que lo habían despedido!) porque me comentó que era tan confidencial que ni siquiera debió decirlo por teléfono y mucho menos por e-mail (los hackers están a la orden del día en todas partes), de ahí la razón de tener que desplazarse hasta allá. El asunto es que el jefe le ordenó despedir al mejor de sus empleados, un hombre de 35 años, con una hija de 7 años, divorciado, inteligentísimo y muy trabajador; según palabras de mi maridis. Yo de primero no entendí por qué teniendo el hombre ese perfil tan brillante habría que cesarlo, pero me imaginé que seguro cometió un error gravísimo pues las indicaciones fueron terminantes: mi maridis tendría que informarle el miércoles (mañana) que ese sería su último día como trabajador de la empresa, en ese mismo momento debería acompañarlo hasta su lugar (custodiándolo) para que recogiera sus pertenencias personales, asegurarse que no tocara su LapTop para nada antes de entregarla y llevarlo hasta la puerta hasta ver que saliera del edificio. Zaz! como un criminal! (WTF!).

La historia es la siguiente: hace tiempo mi maridis necesitaba a alguien nuevo para su equipo de trabajo y se lo hizo saber a su jefe, éste le recomendó que buscara entre los empleados que hubieran promovido un cambio de puesto de otros departamentos de la empresa y si no encontraba a nadie idóneo, abrirían una vacante en la bolsa de trabajo. El muchacho, que hasta entonces llevaba algunos años trabajando en la empresa para otra area, se presentó a la entrevista y mi maridis quedó más que contento con su currículum contratándolo de inmediato. Por mero trámite, habló con su ex-jefe para pedir recomendaciones y éste le dijo que efectivamente era un buen elemento, pero que lo tuviera bajo la lupa porque ya había tenido problemas internos; no le aclaró cuáles (según los suizos, la discreción en pro de la privacidad de los empleados es muy importante) y mi maridis tampoco preguntó.

El año y medio que éste empleado estuvo bajo las órdenes de mi media naranja, se desempeñó más que bien, sin ninguna queja por parte de los clientes ni de sus compañeros ... hasta ese día. En la junta del viernes se le comentó a Don Kerubino que el problema del hombre en cuestión fué haber utilizado la computadora portátil de la empresa para fines personales ... muy personales, en concreto: pornografía. Este tema en cualquier empresa suiza, es muy penado, de hecho en cada contrato de trabajo está estipulado las consecuencias fatales que ésto puede acarrear a quien haga caso omiso. En aquella ocasión, se le amonestó y se le dijo que no sería despedido debido a su buen desempeño laboral, pero que estaría bajo vigilancia estrecha para que no volviera a ocurrir.

A principios de éste año el susodicho volvió a las andadas, los sistemas de monitoreo de la intranet nunca dejaron de hacerlo su blanco perfecto, pero no se le hizo saber. Esto seguramente lo relajó un poco y la cosa fué "in crescendo", hasta pasarse horas enteras de trabajo navegando en busca de "información" de su actriz preferida de películas porno. Este nuevo error le costó el empleo.

A mi no me parece tan grave el hecho, lo que si me indigna es que se pasó de tonto porque sabiendo que estaba siendo vigilado, inocentemente creyó que estando en otra area la cosa sería diferente. Lo peor del caso es que su Arbeitszeugnis (Carta de Recomendación) llevará incluído los motivos de su despido. Las Cartas de Recomendación de cada empresa en la que se ha laborado, son documentos importantísimos que deben acompañar el Currículum Vitae de todas las personas a la hora de solicitar un empleo, sin ellas es casi imposible conseguirlo. Normalmente, aunque las referencias no sean muy buenas, el texto en ellas es muy sutil y casi nunca se mencionan los motivos del despido ... aunque hay excepciones. La de éste muchacho es una de ellas, la preocupación de mi maridis es precisamente esa, pues con ésto es más que seguro que nunca volverá a tener un empleo como éste en su vida; por lo menos en éste país. Pero hay muchas otras cosas que lo tienen muy nervioso, primero que nada el lugar donde será mañana la junta con el empleado, por lo menos trabajan ahí más de veinte personas que serán testigos involuntarios de lo que ahí suceda. Luego, que también estará presente una psicóloga que le ofrecerá apoyo por parte de la empresa en caso de que el empleado quiera someterse a un tratamiento, aunque no recobrará su estancia en la empresa, eso dice él que le parece muy humillante. Pero lo que lo ha tenido en jaque todos estos días, es el tener que convivir con él sabiendo lo que va a ocurrirle y no poder hacer nada ... las reglas son las reglas. Hace rato me platicaba que en una pausa para fumar, se encontraron afuera del edificio y que se le hacía un nudo en la garganta con solo pensar lo que ocurrirá. Pobre de mi maridis!

Es muy lamentable que personas tan brillantes, destruyan una parte importante de su vida como lo es el "modus vivendi" por tonterías como ésta. En fin, como decía mi abuela "el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra". Ni cómo ayudarlo, pero seguro que aprenderá la lección, aunque de la peor forma.

Au revoir!

6 comentarios:

antonio dijo...

Que exageración, pero en fin, supongo que asi se manejan las cosas en Suiza.

Por cierto, que idioma hablan allá?

Saludos..!

Anónimo dijo...

Vaya trabaje para una consultora americana con sede en México, y tenian extrictas normas en ese sentido pero realmente como los jefes eran mexicanos o se solapaban o no se que pasaba, pero a mas de uno lo hubieran echado si se enteraban los GEO americanos, incluso hasta conversaciones teniendo cibersex gerente-suboordinado habia, en fin, para que tanto espirit and letter digo yo si al final no despedian a nadie y cuando habia recorte de personal botaban al menos indicado asi como lo describes escoltado como un criminal sin poder despedirse de nadie!! una vergüenza, y los gerentes cachondos ahi ganando la millonada..

Norma dijo...

Ay madre mía!! no me quiero ni imaginar la horrible situación que vivirán ambos (tu marido y el empleado), pero desde luego la agonía previa sólo la vive tu esposo :S

Hasta que llegué a vivir a España y empecé a enterarme de la vida laboral en Europa supe de la existencia de esas 'hojas' que acompañan el currículo. En España no existen.

Qué pena que haya personas a las que se le vaya la onda con ciertas costumbres, pero creo más bien que si pasaba horas en el trabajo haciendo eso, es que está enfermo y sí que necesita ayuda.

Un saludo

Nancy dijo...

Uy Keru aqui a un tipo en el gobierno le encontraron una laptop llena de pornografía y además de que se pasaba los horarios de trabajo navengando y consiguiendo más de su material preferido, que le hicieron? nada...

Tal vez para nosotros los mexicanos sea una exageración, pero creo que el acceso a internet en el trabajo debe tener sus limites, y tal vez esa medida sirva de mucho escarmiento para los demás.. lo malo es el rato tan difícil que tendrá que pasar tu maridis, ahora si que ps a apechugar no?

Saludos!! :)

Nancy

Ivi dijo...

Keru, me imagino lo duro del momento para don Kerubín. Ahora sí que son gajes del oficio, como dices. Que duro va a pagar este empleado su error!. Es una pena que su "adiccíón" haya sido más grande que su responsabilidad hacia la empresa donde trabaja.
muchos saludos

Bere dijo...

Hola Keru!!, fijate que asi es en la empresa donde trabaja mi mariadin, exactamente las mismas reglas a seguir y creo que en parte es bueno, creo que muchas veces el problema aqui en México es que nos dan la mano y nos agarramos la pata :S , no sabemos poner limites cuando de seguir las reglas se tratá, esto te lo cuento porque a una chica aqui la despidieron por el uso excesivo del celular que también les proporcionan en la empresa, y fue para uso personal imaginate unos 10 mil pesos mensuales, en fin la chamba es la chamba y hay que cuidarla. Pobrecito de don Keru es un dolor en el alma hacer eso, aqui me toco presenciar algo similar y como dice Uri "todos estamos expuestos", a él le dio mucha tristeza tener que hacerlo porque sabia que el chavo era bueno, y acababa de adquirir compromisos financieros, es una lástima que eso tenga que pasar. Mucho animo a don Kerus!. Besotes amiguis!!