enero 25, 2008

El mundo en miniatura


Si pudiésemos reducir la población de la Tierra a una pequeña aldea de exactamente 100 habitantes, manteniendo las proporciones existentes actualmente, sería algo así:

57 asiáticos
21 europeos
8 africanos
4 americanos

52 mujeres
48 hombres
70 no serían blancos
30 serían blancos
70 no cristianos
30 cristianos
89 heterosexuales
11 homosexuales

6 personas poseerían 59% de toda la riqueza y
6 serían norte-americanos (si, 6 de 6)
80 vivirían en condiciones sub-humanas
70 no sabrían leer
50 sufrirían de desnutrición
1 persona estaría a punto de morir
1 bebé estaría próximo a nacer
1 (sí, solo 1) tendría educación universitaria.

En ésta aldea, habría apenas 1 persona que posee una computadora. Al analizar nuestro mundo desde esta perspectiva tan reducida, se hace más presente la necesidad de aceptación, entendimiento y educación.

Ahora piense si usted se levantó esta mañana con más salud que enfermedades, entonces usted tiene más suerte que millones de personas que no sobrevivirán esta semana.

Si usted nunca experimentó los peligros de la guerra, la soledad de estar preso, la agonía de ser torturado ó la aflicción del hambre, entonces usted está mejor que 500 millones de personas.

Si usted puede ir a su iglesia sin miedo de ser humillado, preso, torturado o muerto,
entonces usted es mas afortunado que 3 billones de personas en el mundo.

Si usted tiene comida en el refrigerador, ropa en el armario, un techo sobre su cabeza y un lugar donde dormir, usted es más rico que el 75% de la población mundial.

Si usted guarda dinero en el banco, en la cartera y tiene algunas monedas guardadas en una caja fuerte, entonces ya está entre los 8% más ricos de este mundo.

Si sus padres aún están vivos y unidos, usted es una persona muy rara.

Si usted leyó este mensaje, tiene mejor suerte que mas de 2 billones de personas en este mundo, que ni siquiera saben leer.


Feliz finde!

6 comentarios:

p´pito dijo...

oyeeeeeeeeeeeee, y yo que pensaba que era una persona sin suerte, pero con esto me doy cuenta que soy muy afortunado, lo que pasa es que uno ve siempre a los de arriba y la verdad que para abajo hay mucho mas

Nancy dijo...

Cuando las cosas no van tan bien, hay que ver las cosas desde otra perspectiva, somos afortunados sin duda.

Es triste imaginar la gran cantidad de gente que no puede hacer cosas que hacemos por rutina muchos de nosotros, que no tienen lo que nosotros consideramos más básico o que mientras nosotros dormimos plácidamente bajo un techo, hay gente pasando frío y hambre.

Un abrazo Keru, feliz fin para ti también.

Besos

Nancy

Mask dijo...

Ah caray, te pone a pensar, y yo que me quejaba por que no había agua caliente en la mañana, interesante los datos

saludos

Bere dijo...

Auch!!!!!!!!!!, le doy toda la razón a p´pito, siempre hay que ver que abajo de nosotros siempre habrá alguien con una situación diferente a la de nosotros. AUCH!!, hay que aprender a valorar lo que se tiene. Abrazos!!

La Mama de Patito dijo...

Es la ley del mas fuerte.
El pez mas grande se come al mas chico.

Y por mas educacion que tengamos, ese instinto estara siempre presente en los humanos.En unos mas que en otros (como todo), por eso hay tantas diferencias en el universo de la raza humana.

C'est la vie!

kerubin@ dijo...

Es verdad que la mayoría de las veces nos quejamos de lo que nos pasa y se nos olvida agradecer todo lo que si tenemos y lo que no nos pasa a nosotros. Hay que voltear de vez en cuando para abajo y agarrar fuerzas. Chicos, gracias por sus comentarios, esta semana estuvieron muy participativos, no me doy abasto con las respuestas pero aqui me tienen en friega loca.

Gracias a todos.