diciembre 07, 2007

Amores que matan ó temperamentos irresponsables?

Los ajustes de cuentas no siempre tienen que ver con droga ó dinero de por medio, aunque en la mayoría de las ocasiones el narco está presente. O al menos eso es lo que en las últimas fechas se ha podido comprobar ante la ola de asesinatos de algunos cantantes del estilo grupero. Para nadie es un secreto que las organizaciones de mafiosos tienen su propio código de honor y, aunque suene paradójico al operar al margen de la ley, que uno de sus cánones más castigables es el "meterse con sus mujeres". Esto no es de ahora, el primer asesinato del mundo artístico de éste tipo que salió a la luz pública sucedió en 1987 con la muerte del cantante Victor Iturbe "Pirulí". Las autoridades nunca deslindaron responsabilidades, sólo aclararon que fué víctima de sicarios profesionales que le dispararon a quemarropa en la puerta de su propia casa. Algunos rumores apuntaron a que éste cantante, conocido en el medio por ser ojo alegre, le había hecho un "gane" a un capo de la drogas. Otros simplemente lo señalaron como distribuidor de estupefacientes entre sus compañeros del medio artístico.

Hasta entonces, junto al caso de Paco Stanley en 1999, habían sido casos aislados de las "actividades extraoficiales de la víctimas" que la mayoría del público ignoraba. Con los años las cosas fueron tomando otros tintes, la posibilidad abierta de la impunidad de hacer una incomprensible justicia por propia mano, regaló a los criminales el escenario perfecto para acabar con las vidas de aquellos que traicionaban sus amores clandestinos, como en el caso de Selena quien fué víctima del amor platónico que por ella sentía su asistente. Se dice que algo parecido en lo pasional, ocurrió en los crímenes de Valentín Elizalde, Sergio Gómez (vocalista de K-Paz de la Sierra) y Zayda Peña (vocalista de Los Culpables) en los que su debilidad romántica los llevó a la muerte cuando osaron meterse en la cama de las parejas de algunos seres muy poderesos del mundo underground de la droga.

Pero ésta problemática social va más allá de lo que la pasión de una noche puede dejar. Lo que impera en nuestros días, y no solo en el ambiente artístico, es la ley de la calle en la que las armas y la sangre son el pan de cada día: venganzas personales, deudas de juego, de droga y de honor, son los móviles más comunes para arrancarle la vida a cuanta persona se cruce por el camino de ésta gente que se cree Dios con un arma en la mano. Trigo Figueroa (hijo de Joan Sebastian) y Valentín Elizalde habían sido los crímines más sonados de famosos en los últimos doce meses, ahora el intervalo de la muerte se hace cada vez más breve, Sergio Gómez, Zayda Peña y José Luis Aquino (trompetista de Los Conde) cayeron abatidos en las mismas circunstancias en tan sólo diez días!. Hasta el día de hoy las autoridades se encuentran ... en proceso de investigación, incluyendo los casos del siglo pasado del Pirulí y Stanley.

Pero existen muchísimas más víctimas que por su anonimato solo se les agrupa en un frío número estadístico, estamos tan familiarizados con los términos levantón, ejecución, ajuste de cuentas y crimen pasional, que algunos medios de prensa han creado su propia sección macabra de éstos números a la que los lectores nos asomamos como meros espectadores. Que triste no? Esto se ha convertido en una parte más de la vida diaria y lo que es aún peor, la mayoría pensamos que a nosotros no nos va a suceder. Evidencia fiel de la ineptitud, indiferencia e impotencia de nuestros gobiernos, a los que no les caería mal dejar a un lado el orgullo y el sentimiento de Tododopoderosos para que algún experto en la materia, como Rodolfo Giuliani, les echara una buena mano. Bueno, es una mera sugerencia.

Feliz fin de semana!

4 comentarios:

p´pito dijo...

Oye SAMA!!!Sabes yo escucho esas noticias y si vieras que no me mueven el tapete!! Para empezar los últimos 2 ni los había oído mentar yo creo que si les pasa eso es porque no andan bien, no existe alguien que se aviente a matar solo porque soñó ahora le toca a este. no no no no muchachita mi abuela decía el que anda entre la mierda si no se ensucia se apesta!!! Y la policía siempre en vigilia....fíjate aquí encontraron muerto a un wy de 50 puñaladas en la espalda y la policía asegura que fue suicidio...ooooyyyyyeeeeee....saludos!!!

Norma dijo...

Es muy triste ver cómo nos vamos familiarizando con los términos relacionados a homicidios, es como cuando veo en la tele, por ejemplo, de un grupo de personas muertas en medio oriente......no sé, tristemente como es noticia diaria es como inmunizarte......muy maaaaaal!!

Recibe un saludo desde Sevilla :)

Nancy dijo...

Coincido con la opinión de Ppito, creo que a quien les pasa algo así es por algún motivo, tampoco creo que hagan una ruleta diciendo a ver ahora a quien matamos, como dices hay codigos de honor entre malandrines y bueno, la fama hace que algunos artístas tengan a mujeres u hombres ofreciéndoseles fácilmente, y en alguna situación pudieron estar con la persona equivocada, o quién sabe, también la droga es algo que se mueve mucho en el medio artístico, siempre hay vínculos de una u otra manera del occiso en turno con tales situaciones.

Un saludo Keru, estamos en cuenta regresiva :)

Besos!!

Nancy

kerubin@ dijo...

@ P'pito: Totalmente de acuerdo con tu abuela!

@ Norma: El triste resultado de los tiempos "modernos".

@ Nancy: Siiiii, ya estoy nerviosona!