noviembre 27, 2007

Tortura escolar, en pleno siglo XXI

Recién leo la nota del El Norte sobre el caso de la maestra michoacana que quiso dar un castigo ejemplar a una de sus alumnas de once años por perturbar la clase, pero se le pasó la mano y un chiquillo más listo la exhibió en los medios nacionales gracias a una fotografía tomada desde su celular. Me parece una indignante injusticia, aunque siempre he estado de acuerdo en que la disciplina se debe aprender desde edades tempranas, ésto simplemente no es forma. Por donde quiera que se le vea es un abuso a la integridad física de una persona, tenga la edad que tenga, y aún más allá es un abuso de poder que debería de tener una consecuencia que sirva de precedente para evitar en el futuro situaciones nefastas como ésta.



Válgame la Virgen Pancha, ahora hasta en la escuela los niños tiene que cuidarse de quien debería de protegerlos e instruírlos, estoy de acuerdo en que los adolescentes no son fáciles de tratar pero habría que ver a maestros como ésta a la que también le hace falta una 'escarmentada'.

5 comentarios:

Diana dijo...

en las escuelas mexicanas siempre ha habido maltrato keru. en una escuela de monjas en la que yo estudié, una monja que hacía de maestra le rompió una mano a una niña porque le pegó con el borrador, a la monja quien sabe que le haría o a donde la mandarían porque nunca la volvimos a ver. entonces no había celulares ni cámaras digitales para dejar vestigio de la acción.
hace poco en italia, una maestra amenazó a un niño con unas tijeras y sabrá dios cómo hizo que le cortó la lengua, la cosa se puso de todos colores porque el niño no era italiano y zas!... a la maestra se le armó las de caín por racista, fascista, discriminatoria, etc., además de haberle cortado la lengua a un niño.

P´PITO dijo...

MIRA, EL DIA QUE UNA MAESTRA DE PRIMARIA ME PEGO EN LA MANO CON UNA REGLA Y FUI LA BURLA DEL SALON PORQUE SE ME SALIO UNA LAGRIMA, LLEGUE A LA CAS Y LE COMENTE A MAMA Y ME PUSO UN COSCORRON Y UN JALON DE PELOS AL MISMO TIEMPO DICIENDO ALGO HICISTE CABRON ALGO HICISTE...Y AQUI ESTOY SIN TRAUMAS NI COMPLEJOS....ES MAS LO CUENTO Y ME RIO JUNTO CON EL QUE LO OYE JAJAJAJAJA

Nancy dijo...

Uy Keru es cierto lo que dicen Diana y Ppito en las escuelas mexicanas siempre ha habido maltrato, a mi recuerdo una vez que en fila junto con los demás niños del salón la maestra hizo que pusieramos las manos con las palmas para arriba,según esto porque a alguien se le había perdido un peso y como no salió el mentado peso agarró parejo, cuando me tocaba mi reglazo yo quité las manos y peor se enojo, me dió el reglazo mas fuerte que a los demás y me agarró de la oreja, recuerdo que mi mamá fue muy enojada y se aventó un round con la maestra pero nunca la quitaron ni le hicieran nada en realidad, a mi hermano también le tocó ser maltratado por las maestras, y como dice Diana en aquel entonces era la palabra del niño contra la de la maestra y muchas veces terminaba uno diciendo que no era verdad ante la mirada acusadora de ellas.

Que bueno que al menos hoy está la opción de las cámaras en los celulares, aunque en Nuevo León esta prohibido que los alumnos asistan con tales aparatos a la escuela, será por el motivo que dicen originalmente o para que los maestros no sean captados haciendo de las suyas?

Un abrazo Keru

Nancy

Nancy dijo...

Te quedó bien bonito el blog vestido de Navidad, Felicidades!!

kerubin@ dijo...

@ Diana: Yo también estudié en un colegio religioso, pero ahí no pasaban éstas cosas, gracias a Dios (ji ji ji, nunca mejor dicho). Oye, supiste de la maestra italiana que se dejaba agasajar por sus alumnos de secundaria? esos videos circularon mucho por la red.

@ P'pito: Siento reconocer que mi mamá también era así, si alguien me regañaba, ella me ponía una friega peor! Creo que para las mamás de antes el que alguien llamara la atención a sus hijos era para ellas como si les hicieran notar su falta de buena educación par a los hijos. Afortunadamente las cosas han ido cambiando.

@ Nancy: Tienes razón, todavía hay maestros que se sienten 'intocables' aunque en éste caso la maestra ya fué encarcelada.