octubre 18, 2007

Regalos de rabia y rencor

O.M. es una persona que desde hace algún tiempo visita a diario éste espacio, me consta porque todos los días veo su cuadrito de MyBlogLog en el panel de visitantes, hoy me mandó éste PP que ahora comparto con ustedes porque tiene una enseñaza bella y veraz.

Él era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo. Al terminar la clase de fin de año, mientras organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiante le dijo:

-Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase, es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de ver su cara aburrida.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado. El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:

-¿Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?.

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la respuesta.

-Por supuesto que no - contestó de nuevo, en tono despectivo, el muchacho.

-Bueno –prosiguió el profesor- cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo “algo”. En tu caso, es una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir NO aceptar.

-No entiendo a qué se refiere. -dijo el alumno confundido.

-Muy sencillo. -replicó el profesor - tú me estás ofreciendo rabia y desprecio y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo. Y yo, mi amigo, en verdad prefiero obsequiarme mi propia serenidad.

-¡Muchacho! -concluyó el profesor en tono gentil- la vida nos da la LIBERTAD de amargarnos o de ser felices. “Tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero de mí depende lo que yo cargo en el mío. Cada día, en todo momento, tú puedes escoger qué emociones o sentimientos quieres poner dentro de tí, y lo que elijas, lo tendrás hasta que decidas cambiarlo, porque es tan grande la LIBERTAD que nos da la vida, que hasta tenemos la opción de amargarnos o de ser felices”.


Gracias O., por el mail y por tus visitas.

Abur!

7 comentarios:

BEBITA dijo...

Gracias por este post que indudablemente nos da una enseñanza, porque cada día se nos presenta esa oportunidad para ser felices o no. Yo elijo la primera. Un abrazo Keru para ti y los tuyos!

Ruth dijo...

Opciones, la vida es cuestion de tomar opciones, como bien dices, tú decides.

Saluditos veraniegos en pleno otoño.

Nancy dijo...

Keru parece fácil lo que plantea el profesor pero lleva tiempo el dominar nuestras propias emociones, es creo un arte que se va desarrollando y perfeccionando con los años, tal vez debería empezar ahora :s, nunca es tarde :)

Besos Keru
Nancy

Alexander Strauffon dijo...

Es buen relato. En su forma original, es un cuento budista. Le han hecho distintas adaptaciones.

Walo San dijo...

Gracias a O.M. y a ti.

p´pito dijo...

MORALEJA.....vete con tu broncas a =?¡)/(&%$#"&/- madre...
muy bueno saludos!!!

kerubin@ dijo...

@ Bebita: A veces es difícil el evitar caer en provocaciones, pero no imposible. Yo misma trataré de intentarlo más.

@ Ruth: Eso mismo, hay que tener calma para ver qué opciones tenemos en esas situaciones.

@ Nancy: Yo también empiezo el curso contigo. :-D

@ Alexander Strauffon: Good to know, yo nunca lo había leído. Gracias por la info.

@ Walo San: Y a tí por la visita!

@ P'pito: Más o menos, pero no tan dramático.