agosto 05, 2007

El cristal con que se mira

Cuando inicié en el gimnasio, hace año y medio, combinaba mi rutina de pesas con alguna clase diaria en grupo: Belly Dance, Bodypump, Step, Yoga ó Pilates. Esta última la impartía una maestra que, según la gente conocedora, era la mejor en ésta región en todo lo relacionado con 'fitness'. Aunque sus clases era duras, me encantaban porque tenía muy buena técnica y la música no tenía comparación, dejé de asistir porque en las dos últimas sesiones hizo comentarios jocosos en pleno micrófono sobre mi imposibilidad para realizar los ejercicios correctamente debido a mi sobrepeso ante la carcajada unánime del grupo. Cuando mi entrenadora me cuestionó el por qué de mi salida, me quejé amargamente de mi experiencia con la mestra y ella se limitó a decirme que ya la iban a cambiar, pero en su cara adiviné una extraña mirada de tristeza o melancolía que no supe explicar. A los meses la maestra de Pilates murió debido a un cáncer fulminante, a los 39 años dejándo huérfana a una niña de nueve.

Cerca de mi casa hay una gasolinera donde todas las mañanas, antes de llevar a mi hija al kinder, compro un sandwich y una Coca Zero para desayunar en el camino. Durante una larga temporada hubo una promoción que consistía en el regalo de la bebida con la compra del sandwich, las bebidas incluídas estaban escritas en el plástico que lo envolvía (Coca-Cola, Coca-Cola Light, Nestea, Agua Evian). Yo seguía llevando la Coca Zero y las cajeras, que me conocen bien porque saben que soy vecina del pueblo, me la regalaban igual a pesar de no estar incluía en la leyenda explicativa. Una mañana me tocó una empleada que hacía mucho no veía, yo pensaba que tal vez estaría de vacaciones, me cobró el sandwich y además la Coca Zero. Cuando le pregunté por qué, me contestó de tan mala manera, que pareciera estar furiosa con tan simple detalle "no sabes leer o qué? aquí dice claramente Coca-Cola, Coca-Cola Light, Nestea y Agua Evian!!!", me limité a quedarme callada, pagar e irme. A las pocas semanas la vi de nuevo con un pañuelo cubriéndole la cabeza, cuando se volteó se veía claramente que se había rapado y desde hace algunos meses ya no la he vuelto a ver.

Hace unas semanas, uno de los presentadores de La Oreja (programa de chismes faranduleros) salió a cuadro después de una larga ausencia en el programa pero ésta vez como invitado, su nombre es Gerardo Alfaro. Lo que contó en la estrevista que le hicieron sus compañeros me dejó helada, como me imagino le pasó a mucha gente que también lo vió. Relató como una simple congestión nasal crónica, se había convertido en una sinusitis grave y, ante la ineficacia de los medicamentos, los doctores decidieron hacerle exámenes más exahustivos que dieron como resultado un cáncer inoperable debido al punto donde se localiza. Lo más asombroso fué ver la serenidad con que lo explicaba, comentaba que el escuchar tal diagnóstico lo tomó por sorpresa y en un principio sintió pánico cuando esuchó las pocas esperanzas de vida que el médico le auguró, pero al ver la reacción y el apoyo incondicional de su familia las cosas se fueron aclarando hasta hacerlo sentir seguro para empezar la lucha que sabe, le espera. Esta semana Juan José Origel, titular del programa, organizó un evento (una fiesta enorme para ser exactos) en la que convocó a un gran número de personalidades del medio artístico y socialités amigos suyos. El objetivo era recaudar fondos para los medicamentos y tratamientos de Gerardo, pues éste no cuenta con los recursos para hacerlo de su propio bolsillo. La respuesta fué enorme, hoy ví la reseña en televisión, pero lo más agradable fué ver a Gerardo contento en todo momento, sonriente a pesar de haber salido unos pocos días antes de la primera quimioterapia. Se retiró temprano debido a su condición convalesciente, pero antes de irse agradeció el apoyo y prometió volverse a reunir en diciembre para festejar el fin de año, lo hizo seguro con toda la esperanza reflejada en su cara.

El caso anterior me hizo acordar de otro muy cercano a mí. El próximo mes de octubre se cumplirán tres años de la muerte de mi hermano mayor, un cáncer diagnosticado en el 2001 nos lo arrancó de la familia a sus 59 años. También comenzó con interrogantes médicas que los tratamientos no alcanzaban a curar, el diagnóstico final lo comunicó el doctor en su presencia pero mi querido 'manito' pareció no haber escuchado ó tal vez se bloqueó a aceptarlo. Nunca se esuchó mencionar la palabra cáncer de sus labios en los tres largos años que duró su lucha, ni siquiera cuando iba a las consultas médicas en las que la palabra Oncología podía leerse por todas partes. Cuando se encontraba bien, siempre tenía la sonrisa encantadora que lo caracterizó, esos dientes pequeños y blancos de su boca nunca se borrarán de mi memoria. Aún en sus últimos meses, con molestias y dolores por todo su cuerpo, iba cada sábado a visitar la casa de mis padres donde se reúnen casi todos mis hermanos para convivir y comer juntos. Por las tardes de aquellos sábados sin excepción, mi padre lo llevaba a Plaza la Silla para comer la nieve de yogurt que tanto le gustaba y en el resto de la semana esperaba con ansias las visitas diarias de mi madre y mis hermanas, ó las visitas de sus nietas a las que en ningún momento dejó de acariciar y mimar como lo hizo conmigo cuando fuí una niña. Yo estuve con él sus últimos 7 días y desde el momento en que llegué a su cuarto de hospital me recibió con una sonrisa, se acordó de anécdotas del pasado, me regañó y me platicó como si nos hubiéramos visto el día anterior, a pesar de los dos años en los que yo no había visitado Monterrey. Seguramente hubo momentos de amargura y tensión durante su enfermedad, por el desgaste físico que ésta implica, pero su ánimo de lucha y ganas de vivir nunca le faltaron; se puede decir que encaró su destino de forma admirable sin reproches o lamentos hasta el último de sus días.

Así como el cáncer, existen otras enfermedades igualmente mortales de las que no existe un patrón de respuesta por quienes las padecen y creo que nadie que no hayamos pasado por semjante prueba nos aventuraríamos a opinar o criticar. Pero de lo que sí estoy segura es que de la actitud con se enfrente, depende en mucho la calidad de vida con que se lleve.

Según mi humilde opinión, la esperanza de vida no radica en los años que podamos contar, sino en la vida que se le imprima a esos años, sean la cantidad que sea.



Ahí se los dejo de tarea.

9 comentarios:

Farfallina - Roam 2 Rome dijo...

Me ENCANTA tu punto de vista, tu tranquilidad y normalidad al contar estos temas serios e importantes :)

Llevo muchos años trabajando en terapia intensiva pediatrica, y no puedo contar los bebes y nenes que he bisto morir bajo mis hojos… lo que siempre recuerdo es el apoyo y el valor de los chiquilines a superar o aguantar su condicion con una sonrisa.

Si, no hay que juzgar a los demas, uno nunca sabe los problemitas de su corazón...

Bere dijo...

Todo en esta vida es cuestión de actitud, de Fe y de dejarnos llevar por las manos de Dios quien nunca nos abandona. Te Quiero Mucho Keru, y sabes que TE ADMIRO MUCHO MAS!!.

Clau F dijo...

Definitivamente la actitud es muy importante, mi papa tambien murio de cancer y al igual que tu hermano siempre tuvo una sonrisa para todos, creo que el nos daba animos a nosotros en vez de nosotros a el... Creo que tener ejemplos asi en la familia son una bendicion, no crees??

Abrazos Keru.

Clau F

DNA dijo...

mi abuela materna murió a 57 años de cáncer en el estómago. es el ejemplo de entereza y gusto por la vida más grande que he visto jamás. murió cuando yo tenía 11 años, fue la primera muerte que me tocó en mi vida.
uno de los hermanos de mi mamá murió de cáncer en el riñón hace casi 10 años. no tenía ni siquiera 35 años. su enfermedad fue corta pero terrible. seriamente, la medicina debería dejar morir con dignidad a las personas sin prolongarle más el dolor. en el caso de mi tío, buscaron prolongarle la vida haciendolo sufrir muchísimo. menos mal la naturaleza es más sabía que la medicina.
mi abuelo paterno murió de cáncer en el pulmón. después de tantos casos de cáncer en mi familia, consideramos que de alguna manera todos somos muy vulnerables y estamos "tocados", la primera cosa fue someternos a varios a exámenes médicos, luego, todos tenemos la obligación de vivir una vida responsable y cuidarnos mucho.
keru... un sandwich de tienda de conveniencia y una coca zero no son precisamente el desayuno ideal, no manches!!. por qué no lo cambias por un sandwich hecho por tí en en tu casa, una fruta y un vaso de leche?.
hay personas que seguramente tampoco quieren que te enfermes. desayunar correctamente puede marcar la diferencia entre salud y enfermedad.

Nancy dijo...

Keru que situación tan difícil, que doloroso, pero se entiende el propósito de tu mensaje, nadie estamos consientes de los problemas y desgracias que sufre otra persona, cada quién va cargando lo suyo sin mas remedio que hacerles frente y tratar de salir lo mejor librado posible, cuando se enfermo mi niña, estuvimos casi un mes en el hospital, ahí vimos un mundo que no porque no lo veamos a diario no existe, como dice farfallina ver a los niños enfermos enfrentando todo con una sonrisa es muy fuerte, mi hija misma me dió una lección de fortaleza, yo pensaba que ella no se daba cuenta de la gravedad de la situación hasta que un día me preguntó: mamá me voy a morir? Es lo más duro, si en algún caso una madre tuviera que responder afirmativamente (aunque fuera para sus adentros) esa pregunta, ni siquiera lo quiero imaginar, Keru eres una mujer de carácter, eres valiente y sé que amas a tu familia mas que cualquier otra cosa en el mundo, por lo tanto los hechos que relatas, deben ser recuerdos muy dolorosos pero admiro tu fortaleza y la serenidad para contarlo, te quiero mucho, te mando un abrazote y un beso.

Nancy

FelixRegio dijo...

Son situaciones muy dificles, hay un video de Steve Jobs (por cierto muy bueno), El comenta que le diagnosticaron Cancer y dice algo como "tienes que hacer en muy poco tiempo lo que harias en 15 años", sobre todo si tienes hijos pequeños..

Enfrentarse a la muerte no es facil, tampoco lo es para la familia cercana...

Saludos

kerubin@ dijo...

@ Farfallina: Gracias por coincidir en pensamiento. Mi hijo ya ha pasado varias veces por quirófano a sus 7 añitos y es verdad, nadie como ellos para sonreír aún en momentos de incertidumbre médica.

@ Bere: Gracias por tu inmesa e incondicional amistas chiquis, sabes que eres bien correspondida.

@ Clau F.: Desafortunadamente yo no estuve con mi hermano durante los tres años de su suplicio, pero en la distancia sufría igual o tal vez más que el resto de mi familia. Tienes razón en decir que es una bendición porque cada uno de nosotros aprendió algo del dolor sufrido, información de primera mano por decirlo de forma coloquial.

@ DNA: Que mala suerte, tu si que la tienes difícil, desde lo que pasó con mi hermano yo me hago exámenes cada seis meses y eso que es el único en mi familia que lo ha padecido. Sobre mi 'desayuno' de "no manches" déjame decirte que además de la intolerancia que tengo por la lactosa y los cítricos, también tengo una infinidad de cosas qué hacer en las mañanas con mis dos hijos en edad escolar, asi que mi tiempo es muy limitado. Amén de que yo no tengo un marido que me prepare el desayuno antes de irse a trabajar como el tuyo. Por otro lado, no sé en tu rancho qué clase de sandwiches vendan en las tiendas de conveniencia, pero en éste país, todo lo que tenga que ver con gastronomía está cuidadosamente supervisado por el gobierno en lo que a higiene y nutrición se refiere, hasta me atrevería a decir que podrían ser más sanos de los que cualquier persona pudiera preparar en su casa. Ahora, si eres de las que empiezan el día con una buena dosis de cafeína, qué pero le pones a la coca de dieta? No le veo la diferencia, a no ser la temperatura de las bebidas. Saludos!

@ Nancy: Es muy cierta la frase "el tiempo lo cura todo", a mi me ha enseñado que el dolor en cualquier momento de la vida puede convertirse en un catalizador que te lleva a la superación personal. Cuando rezas el Padre Nuestro, dices 'hágase Señor Tu voluntad' y con eso estás dejando tu vida totalmente en Sus manos. Por lo menos a mí, no me queda más que agradecerle sus enseñanzas a través del instrumento que sea, en éste caso la muerte de mi hermano y después la de mi padre. Si, me duelen sus ausencias porque los amé y los sigo amando aún ahora, pero agradezco el tiempo que los tuve conmigo y lo feliz que nos hicimos mutuamente.

@ FelixRegio: Muy cierto, pero enfrentarse a la vida en estos tiempos, tampoco lo es. Son pocos los que tienen la 'dicha' de vivir una existencia rosa en la que nada represente una dificultad, existirá esto?.

Maclovia dijo...

Me dio tristeza pensar en la pobre vendedora, que enojada debe estar con la vida; ojalá que encuentre luz en algún lado para afrontar esa triste enfermedad.
Y como un sandwich y una coca cero de desayuna antes de hacer ejercicio?, no me parece de lo más adecuado.
Besos.

Anónimo dijo...

Hola, me encontre este post de una nutriologa, y te lo paso al costo pa que te des una idea de la onda coca zero que no deja de ser la misma gata pero revolcada.. porque tiene jarabe de maiz de alta fructuosa, palabras mas el post dice mas o menos esto: La coca en cualquier version (light, zero, etc) contiene:
Primero, el ácido fosfórico, el cual se usa para limpiar motores, defensas y todo lo que se les ocurra que puede limpiarle un mecánico a un coche, porque es anticorrosivo. ¿Qué le va a hacer a tu cuerpo? Vas a ir desgastando los huesos, entonces seas hombre o mujer tienes mayor riesgo de fracturas e incluso oesteoporosis porque el calcio no se absorbe bien. En serio, los estudios que vi lo relacionan durísimo con osteoporosis. Si toman coca en versión normal (osease no light) deben saber que el ácido fosfórico mezclado con azúcar refinada dificulta también la absorción de hierro. Ahora no sólo se van a andar rompiendo todos los huesos, también les va a dar anemia. El color negrito se lo debemos a un aditivo que se llama e-150, ¿y ahora ese qué hace? Pues éste nos produce una deficiencia de vitamina B6, lo que nos puede causar alteraciones en la presión, grasa en la piel, lengua hinchada, irritabilidad, depresión y hasta convulsiones.
En otros estudios que me encontré, asociaron el consumo de coca con insuficiencia renal crónica y aunque
Resulta que ahora la coca no tiene azúcar (pero antes de que te emociones) tiene jarabe de maíz de alta fructuosa... ¿y eso es...?
Pues eso es un jarabito que hacen de maíz transgénico, osea que compran mucho producto orgánico en el super pero le siguen entrando a la coca. Bueno, además de que ya hemos oído 1000 veces que nos va a producir caries porque se desgasta el esmalte de los dientes. También ya habíamos platicado de que el exceso de azúcar en el cuerpo de convierte en grasa, y una lata tiene como 10 cucharadas de azúcar, y aunque sea zero, tiene toooodo lo demas mencionado, asi que los que creen que ya la libraron de todo porque ustedes son super sanos y toman coca zero, estan equivocados, sigue siendo mala para el organismo..