julio 16, 2007

Salud mental

Psicólogo. Psiquiatra. Lo primero que se nos viene al pensamiento al ver éstas palabras es: LOCURA, pero ... en verdad los locos acuden a éstos profesionales? En principio, el término locura es muy ambiguo, qué es estar loco? dónde ésta la frontera entre la cordura y la locura? Dependiendo del enfoque con que se trate, la locura en términos generales es una serie de comportamientos que afectan negativamente la vida de una persona y éstos a su vez, afectan la vida de otros en su entorno. No se necesita hablar dialectos inentendibles, ver elefantes rosas o creerse Napoleón Bonaparte, para saber que se tiene un problema, basta con saber que algún aspecto de nuestra conducta no nos deje avanzar en la vida, la insatisfacción permanente ó el sentimiento de vacío ó de exceso sin explicación, serían una buena señal para plantearnos qué es lo que nos limita para alcanzar un nivel de vida confortable.

Si, confortable. Esto no quiere decir una vida color de rosa en donde los problemas no existan, sino un ambiente interno donde los problemas puedan ser solucionados por nosotros mismos, donde el esfuerzo para superarlos se encuentre dentro de nuestros propios límites y conocimientos. Pero qué pasa cuando, ante una situación de crisis, nuestros medios para superarla no son suficientes? Generalmente, hacemos intentos en una u otra dirección para salir adelante, de no conseguir el resultado deseado se crea una situación conflictiva en la que el pensamiento se cierra y nos lleva a un cuadro de stress mayor, de ansiedad y de desesperación. Entonces, es ésto la locura?

La pérdida de un compañero sentimental, la muerte de un ser querido, la falta de empleo, la insatisfacción sexual, la incapacidad para encontar una pareja, la baja autoestima, los celos, la soledad; son cosas aparentemente cotidianas e inocentes que parecen fáciles de asimilar, pero que para algunas personas representa un callejón sin salida y se necesita de la ayuda de un agente externo que los guíe en el camino a su superación. Una vez esuché a alguien, que habría recibido tratamiento psicológico y después psiquiátrico, decir que el recurrir a éste tipo de profesionales es precisamente el primer paso para no convertirse en un enfermo mental (póngale aquí la etiqueta que más le guste). De ésta forma, la locura sería la ausencia de pensamiento racional, lo que dista mucho de un simple problema de comportamiento que puede ser solucionado con unos meses de terapia. Y es que, está tan satanizada la práctica psiquiátrica y psicológica, que el sólo pensar en ello nos provoca temor: camisa de fuerza, electrochoques, lobotomías, divanes, etc.

Recibir ayuda profesional de la psique, no es un estigma ni una vergüenza que destruya nuestra 'reputación' personal. Es una decisión inteligente de cualquier ser humano que se sabe vulnerable e incapaz de sortear todos las variables que, en éstos tiempos modernos, afectan la vida casi de manera desapercibida.

El de la locura y el de la cordura son dos países limítrofes,
de frontera tan imperceptibles,
que nunca puedes saber con seguridad
si te encuentras en el territorio de la una ó
en el territorio de la otra.

Arturo Graf



Au revoir!

4 comentarios:

SWELT dijo...

Loco, proviene de locución o loquo, hilvanar palabras continuamente, como en un soliloquio se aplica a la persona que habla consigo misma, llegando a ser inintelegible para el espectador, un loco que piensa en voz alta, como los personajes de James Joyce en Ulises, el humano puede ser un loco por el continuo fluir de sus pensamientos. Los sicolocos utilizan la locución como parte de la terapia, conducir el pensamiento por vías sanas, asegún, como es la confesión para el católico, como lo proponía Pierre Abelard . Inclusive Loquo y lógica son parientes fonéticos por el parecido de la q y la g. Saludos.

Hari Seldon dijo...

orale, ¡qué loco!

Dra. Kleine dijo...

Nena, con todo eso que dices en definitiva sì necesito ayuda profesional.. jajaja de verdad!

Y los sicòlogos què hacen con tanto barullo? Es decir, quien los atiende a ellos?

Nancy dijo...

Definitivamente de acuerdo Keru, últimamente me he planteado esa posibilidad y no la veo como nada fuera de lo normal, si te duele un diente vas con el dentista no? No tengo conflicto con las terapias, al contrario creo que si se pusieran a hacer un estudio, muchos la necesitamos y ni enterados estamos, muy buen post.

Saludos!!

Nancy