julio 15, 2007

Borracheras estrelladas

En la vida de casi todos nosotros habrá una borrachera memorable para recordar, aún más, si somos nosotros los protagonistas de tal acontecimiento. Y si la memoria nos falla, siempre habrá alguien que amablemente nos cuente los desfiguros que hicimos o que hizo el otro, si no es que un documento gráfico ó audiovisual será el pretexto para hacer las delicias ajenas. Pero, cuando los teporochos son de fama internacional ó 'local', la cosa pasa a ser todavía más interesante, he aquí la prueba:


Erika Peña








Ni las estrellas más refulgentes se salvan de un buen "pisto". Ya adivinaron quienes son?

2 comentarios:

Nancy dijo...

Es verdad el alcohol desubica, y hace que se te olviden ciertas cosas y hasta modales jajaja, la verdad no tomo y no tengo el bello recuerdo de alguna guarapeta, pero a veces es chistoso ver a alguien que se le van las copas otras veces no es nada gracioso, lo feo aquí es hacer el ridículo a gran escala.

Saludos

Nancy

SWELT dijo...

Una persona se intoxica de esa manera, no siempre por felicidad como se aparenta. En todo caso el licor puede funcionar como catalizador para las penas. Sí, mucha gente hace escarnio, chistes no sólo del que se embriaga, sino del que se pierde en ese catalizador, un teporocho. Pero no es la misma risa cuando mueren o provocan la muerte de otros a causa de ello. Disfruté muchos mis briagas, intentando entender por qué lo hacen.

Saludos