junio 05, 2007

Realidad o misoginia?

De vez en cuando me pongo a checar el spam del correo del blog, a veces con el fin de encontrar algo que no sea basura y a veces por pura curiosidad. Ayer, entre algunos anuncios publicitarios, me encontré uno titulado con un nombre muy atractivo para la lectura y al lado la palabra "EXCELENTE", así en mayúsculas. No me equivoqué en mi primer pensamiento porque al leerlo me causó un poco de indiganción, está escrito por un supuesto periodista del Diario El Mundo al parecer de Venezuela, pero no estoy segura porque hay periódicos con ese nombre en El Salvador, Bolivia, Perú y España. Buscando información sobre éste personaje, fuí a dar con ésta página con artículos muy parecidos, pero no sé si se trate de la misma persona ó de un homónimo. Por su forma de escribir sobre las mujeres, me parece que sí es el mismo. Copio y pego el dichoso 'excelente' artículo:

Si tuviera una vagina.

Y si tuviera una cita con "el hombre de mi vida" (forma muy común de etiquetar al sujeto del encuentro cuando digamos, esta noche se tiene vagina), tendría por ley que hacerme las dos preguntas fundamentales que me definirían como mujer...

En primer lugar, tendría que mirarme largo y tendido en el espejo y afirmar: ¡estoy gorda!, y acto seguido abrir las puertas del closet y preguntarme: ¿qué me pongo?.

Esa noche, él hablaría de temas variados, fingiría estar interesado en conocerme mejor y en su mente rondaría el único objetivo de penetrar mi vagina. Yo tendría que imaginarme teniendo sus hijos y envejeciendo románticamente a su lado. Luego haríamos el "amor" o, al menos, eso tendría yo que creer.

Finalizado el acto, y aunque la cosa dure escasos 13 minutos, y tenga que fingir el orgasmo, tendría que hacerle la segunda de las preguntas: ¿papi, tú me quieres? Él respondería con un monosílabo indescifrable, y yo pasaría la noche en vela convenciéndome de que no soy una "zorra".

Al día siguiente esperaría ansiosa su llamada, y esperaría, y esperaría. Él nunca llamaría y yo comenzaría a desarrollar ese resentimiento crónico contra el hombre que unifica a toda fémina calenturienta. Empezaría a crearme expectativas imposibles y cada día sería más y más difícil dar con nuevos "hombres de mi vida" hasta envejecer conspirando eternamente con otras mujeres calenturientas ... y solas.

Y es que detrás de esas terribles preguntas aparentemente frívolas esta todo: "Estoy gorda" no sirvo, no doy la talla, no soy lo suficientemente buena para merecer ser amada... "¿Qué me pongo?" Qué hago para que me quieran, De qué me disfrazo para que me acepte, Cómo lo convenzo de que puedo hacerlo feliz... "¿Papi, tú me quieres?" Me valoras?, Te das cuenta de lo extraordinaria que soy?, Puedes apreciar las virtudes que yo misma ignoro?, Quiéreme por el amor de Dios!, aunque yo me deteste.

Interrogantes que dan pie a consideraciones demasiado profundas y dolorosas para ser comprendidas en toda su dimensión por la mente básica de un macho.

De modo que, si en verdad un día amaneciera y tuviera una vagina, y además tuviera la bendita cita (que ya no sería con el hombre de la vida de nadie, sino con un carajo al que me provocó dársela.... Me miraría en el espejo y, pasara lo que pasara, me vería estupenda. Comenzaría por valorarme yo y no perdería el tiempo tratando de complacer tanto a terceros. Me pondría lo primero que encontrara en el closet y saldría a la calle sintiéndome divina.

Con él, hablaría de fútbol, de cine y un poco de moda. No haríamos el amor, pero "cogeríamos" rico. Por supuesto no le preguntaría si me quiere porque, vamos a sincerarnos, yo a él tampoco lo quiero. Le pediría, eso sí, que no me llamara, que
en todo caso yo lo "contactaría". Al día siguiente habría olvidado su cara, su nombre y su mediocridad, continuaría mis días sin tener ni la más remota necesidad de "realizarme" como mujer, de casarme, de formar un hogar, del nefasto "para toda la vida" y todas esas pendejadas sociales. En fin, si tuviera una vagina... ¡sería una mujer pocamadre!

Luis Fernández

Publicado en el diario El Mundo


Seremos así las mujeres? Así nos ve el sexo masculino? Será que ésta persona ha tenido mala suerte encontrándose puros especímenes femeninos de ésta calaña? O será simplemente un misógino? Preguntas para el infinito...

5 comentarios:

Bere dijo...

Hola Keru buenos días amigocha!!, pue yo creo que es un poquito de todo pero mas mas misogino, yo no creo que todos los hombres tengan ese concepto de las mujeres, afortunadamente!!, imaginate que todas fueramos así!!!, que horror, yo dos que tres si soy así lo normal caray, o no será que el que quiere un vagina es él????. Un abrazo gigante para tí!!!

Nancy dijo...

Keru, hola!! Sabes? los temores femeninos que menciona y algunas actitudes, no estan tan alejados de la realidad, su problema es la manera de expresarlos, y otra bronca es que al final lo que propone es que las mujeres veamos las relaciones de pareja ( íntimas, sexuales ) como si fuéramos hombres y no lo somos, si tanto quiere que una mujer se comporte así le podríamos recomendar a un gay, ellos actuan mas de la forma que le gusta, tienen su autoestima muy alta y por lo general toman las relaciones de ese modo. Es feo leer la mente de un hombre así, afortunadamente no todos son de ese modo, aunque para que negarlo, si hay una gran cantidad de especímenes como él.

Saludos Keru, un beso.

Nancy

The_Saint_Mty dijo...

Hay de todo en la viña del Sr...Saludos Keru,

DNA dijo...

pos este... la doña que tiene en su casa ese wey es muy pendeja : P... seguramente se inspiró en ella.
si le prestara yo mi vagina sería otra cosa ; )

kerubin@ dijo...

@ Bere: Yo más bien pienso que éste personaje ha de ser gay de closet.

@ Nancy: Es de lo que está lleno el mundo, y como tú dices, es la forma en que lo escribe con un dejo de resentimiento hacia la mujer. Esa es mi opinión.

@ Saint: Así es mi buen, aunque también podríamos mencionar que algunas mujeres dan pie a que nos juzgue a todas de esa forma.

@ DNA: no quiero ni imaginarlo!!!

Saludos a todos chicos!