mayo 11, 2007

Sugerencias domésticas

Una de las cosas que menos me gustan de mi vida como esposa y madre son los quehaceres domésticos y todo lo que ésto implica. Desde el aseo de la casa, hasta tener que lidiar con vendedores telefónicos que llaman a las horas "pico" de una ama de casa. Poco a poco en éstos años como "fámula involuntaria" he ido asumiendo ésta posición y encontrándole el lado amable y divertido. Les comparto un ejemplo.

Cómo ahorrar espacio y dinero en la carne

Cuando llegué a la tierra del queso adquirí, por imitación, la costumbre de comprar las carnes cuando están en descuento y congelarlas (sobre todo la res, es la que más nos gusta y la más cara). Al igual que en México, las venden en charolas de plástico que ocupan mucho espacio en los congeladores y, como el mío es muy pequeño, vivía haciendo malabares para que se me quedara fuera la menor cantidad posible. Un buen día, y por pura casualidad (como el burro que tocó la flauta) se le ocurrió a mi maridis sacarla de su empaque y acomodarla en bolsas de plástico. Poco a poco fuimos mejorando la técnica y hoy es cosa de risa el aprovechamiento de los pocos centímetros del congelador.

Ayer compré sólo muslos y piernas de pollo, carne molida y pulpa en trocitos, se veían así:




Con la ayuda de unas tijeras o un cuchillo, recorté la etiqueta que viene impresa en los plásticos de las charolas, acomodé bien la carne en una bolsa de plástico con zíper manual, de forma que ocupara todo el espacio plano de la bolsa, introduje la etiqueta y cerré. La etiqueta es importante a la hora de descongelar en el horno de microondas*.



El ahorro de espacio es indiscutible, solo vean ésto:





Resumiendo, todo ésto:



Quedó reducido simplemente a ésto:



Ya sé que cuesta trabajo y tiempo en hacerlo, pero a como está la situación es una buena forma de ahorrarse unos dineros comprando un poco más de cantidad cuando es barato, amén de que el tiempo de congelamiento mantiene la carne en buen estado varias semanas, sin que pierda sus propiedades.

Ahí se los dejo de tarea ...

* Para los que aún no han sabido capitalizar ésta función del aparatejo, y lo hacen igual que calentar un alimento por lo que la carne termina medio cocida de las orillas, les dejo un procedimiento sencillo para descongelar en el microondas:
1. Oprimir la tecla de descongelar/defrost (empieza a parpadear el reloj)
2. Oprimir la tecla de Kg/grs y luego introducir el peso de lo que se va descongelar
3. Oprimir la tecla Inicio/Start
4. Cuando suene tres veces el timbre, abrir la puerta SIN oprimir Parar/Stop y voltear lo que se está descongelando, volver a oprimir Inicio/Start. Repetir la operación las veces que sea necesario hasta que termine el proceso de descongelamiento.
5. Un tip para aprovechar éste tiempo de descogelamiento, es ir preparando y/o cortando el resto de los ingredientes del platillo a cocinar.

7 comentarios:

Dra. Kleine dijo...

JAJAJA TU POST está de lujo!
Mejor diseñadora de interiores nunca en la vida había visto!
Teeeeengo tarea en el frigo!
Ay!

kerubin@ dijo...

Ja ja ja!!! Gracias Dra.! tu sí sabes como levantarle al ánimo a una, después de un post tan espantoso como éste. Y ... manos al refri, digo a la obra. Saludos.

Roberto dijo...

Hey!, pero un soltero como Yo tambien lo hace!. Yo le hago igual que Tú, solo que yo compro supongamos un kilo de carne, pollo o pescado y los meto en bolsitas de 230 gramos cada una y luego todas las carnes rojas, aves y mariscos las meto en una bolsota al congelador y así voy descongelando la noche anterior lo que vaya a consumir al día siguiente. Se ahorra dinero uno. Lo mismo hago con salsas, las preparo a comienzo de mes y las metos al congelador y le hago igual con ellas.

kerubin@ dijo...

Oyeeeee Robertito, pero qué bien organizadito eres para ser soltero!

Fíjate que eso que mencionas de dejarla descongelando un día antes es muy importante. Los expertos en la materia dicen que es la forma más saludable de descongelar, porque con el microondas ó con agua caliente, la carne se deshidrata y pierde un poco su sabor y propiedades naturales.

Y eso que haces con las salsas, era lo que hacía yo con las papillas de mis querubines cuando eran bebés, me pasaba todos los sabados cocinándolas a vapor (de todo tipo de carnes y legumbres) y las ponía en tarritos de Tupperware, luego las iba descongelando conforme las iba necesitando.

Gracias por tu comentario y felicidades por tu buen juicio a pesar de la soltería :-)

Bere dijo...

Yo si leo Keru!!!!!

Es mas a partir de ahora ya se que el micro no nomas sirve para calentar el agua. Buenos consejos.

Roberto dijo...

Gracias Keru, pero me he dado cuenta que organizandome bien hasta me sobra el tiempo. Por eso hay que andarse por la raya hehe, asi todo marcha bien. Ahí mis testigos mudos son las recetas de mi blog

Bere dijo...

QUE BARBARO ROBERTO!!!, QUE IMPRESION!!. Nunca había visto (en este caso leído), alguien tan cuidadoso, y hombre menos!!, muchas felicidades por que yo no logro que mi mareado quite siquiera el rollito del papel del baño cuando se termina!!, y la verdad confiesome culpable de meter la carne en los cartonzotes en los que vienen. Soy una fodonga declarada!!! :S