enero 28, 2007

Aventuras en la nieve

Efectivamente mis queridos 4 lectores, antes se cruzar el charco directo a Cheeseland, yo pensaba que la nieve sólo servía para dos cosas:
a) Para comérsela al grito de "HAY LA NIEVE DE LIMON, LA NIEVEEEEEEE!!!!!!!" de aquel señor del carrito que pasaba por mi casa todas las tardes de intenso calor.
b) Y ... para esquiar en las montañas de los paises gélidos como éste en el vivo ahora.


Craso error de mi parte, existe otra forma mucho más amena y divertida de aprovechar las montañas nevadas (acá ésto es lo que sobra) con los peques de cualquier "rancho suizo". Se le conoce como "Schlitten fahren" (trinear ó manejar el trineo literlmente), que en cristiano sería algo así como "deslizarse". Consiste en subir arrastrando un trineo, originalmente de madera pero en los últimos años modificado en plástico y de forma aerodinámica, hasta la parte alta de una meseta con nieve ya compactada por el sol y los mismos deslizadores, dejarse llevar hacia abajo por la velocidad. Es algo muy divertido y emocionante, especialmente para los niños, porque no requiere de mucha pericia y aditamentos como lo es el esquiar.

Cada año en invierno, cuando el clima lo permite, llevamos a los hijos a una montañita cercana al lugar donde vivimos. Pero ha sido ésta temporada cuando más lo hemos disfrutado tal vez porque están un poco más mayores y ya no necesitamos tantos cuidados con ellos, ahora hasta nosotros nos divertimos como enanos y nos peleamos con ellos por deslizarnos solos. El único pero es la subida arrantrando los trineos con los niños encima, pero la recompensa lo vale. Les comparto unas fotos de éste domingo:







Feliz Dominguín!!!

2 comentarios:

Lula dijo...

creo... que hasta me aguantaría el frío por hacer algo así :lol:
¡se ve muy divertido!
(excepto la penúltima foto, donde dá la impresión que se van a llevar de corbata a los que están abajo) ;-)

saludos y feliz domingo

kerubin@ dijo...

Fíjate que yo, que no soy nada friolenta, sufrí muchos los primeros años por negarme a usar ropa adecuada para la nieve (tu sabes, la vanidad que no nos deja), pero una vez que agarré la onda y me compré lo necesario ni cuenta te darías del frío que hace, a no ser porque la cara se te congela como si te hubieras puesto una dosis masiva de Botox!!!

Gracias por la visita y el comentario, saluditos!