abril 27, 2010

Tic tac, tic tac, tic tac

Tengo cinco minutos (lo se porque es justo lo que dura fumarme un cigarro) sentada frente a la pantalla de entradas del blog y no sé como ni qué empezar a escribir. Lo mismo ha pasado desde hace mucho tiempo, incluso antes de ponerlo en pausa, pero me resistía a aceptarlo.

En un principio me sentí abrumada por la organización de la Primera Comunión de mi bebé, sin sentirlo fuí dejando de lado muchas cosas porque aunque no me tomaban todo el día, la preocupación de no encontrar tal o cual cosa me desgastaba y quitaba mucho tiempo. Hacía tanto que no organizaba una fiesta con tanta gente invitada, que el temor a algo saliera mal, me quitaba hasta el sueño. El evento ya pasó, todo salió OK y las palabras tan emotivas de agradecimiento de mi querubín me catapultaron al séptimo cielo. Amén de las opiniones de los asistentes, no me pudieron dejar más que satisfecha y orgullosa.


Pero, además de toda la parafernalia que esto incluyó, mi estado de ánimo se fué deteriorando con los acontecimientos tan violentos que han sucedido ultimamente en mi terruño querido: Monterrey. Si bien había estado un poco triste y apagada por las muertes de personas inocentes (y otras no tanto), no fué sino hasta que algunos de estos sucesos tocaron el espacio físico de mi familia más cercana.

Si, llámenme exagerada pero ¿qué le va uno a hacer cuando ve por televisión una balacera a las puertas de la casa de mi madre? Y a un mar -nunca mejor dicho- de distancia? Sin noticias? Es como para volver loca a la más cuerda y ecuánime de las personas. No quiero ni imaginar lo que habrán sentido todas las personas que han vivido in situ las innumerables batallas campales entre narcos, ejército incluído.

La noticia de la muerte de la pequeña Paulette Gebara, y todo el show mediático-político que está generando, terminó de desarmar mis ganas de escribir. ¿Quién en su sano juicio quiere encubrir la muerte de un hijo por muy accidental o criminal que sea? Era solo una criatura de cuatro años!!! Por amor a Dios!

Hubiera querido escribir, en su tiempo, sobre todas éstas inquietudes que me quitaban la tranquilidad. Pero simplemente no encontraba palabras para expresar lo que sentia, en cambio me dedicaba con más ahínco a mis labores de madre, esposa y ama de casa. Trataba de concentrarme solo en mi familia aunque, contradictoriamente, sigo las noticias mexicanas diariamente.

El tiempo pasa y tal vez, como la mayoría de mexicanos, ya estoy acostumbrándome un poco a los sucesos sanguinarios que veo en los informativos. He vuelto a la vieja costumbre de llamar a diario a mi madre, que vive solita, y en cada una de mis llamadas no dejo de darle mil y una recomendaciones para que no se exponga tanto. También ella ha cambiado su forma de vida, tan alegre y callejera, ahora no sale si no es con algun@ de mis herman@s y ni pensar en hacerlo de noche. El resto de mi familia también ha hecho lo suyo y, aunque dicen que no pasa gran cosa, seguro también salen a sus trabajos temerosos como la mayoría. Yo, por mi parte, solo se los encomiendo a Dios en mis oraciones. Qué más podría hacer desde acá?

Agradezco desde aquí, a la gente que ha dejado sus comentarios en los que muestran preocupación por mi silencio o sus ganas de leer alguito por acá. Igualmente a los que me lo han hecho saber a través del mail del blog, que sepan que todos estamos bien -los de aquí y los de allá- y que a partir de hoy trataré de re-incorporarme de nuevo a éste mi espacio.

Para no dejar un sabor amargo con tanta tragedia, les comparto otro de mis mayores orgullos, el oasis que me saca de mis malos pensamientos:



Gracias por su fidelidad.

Nos leemos!

P.D. Profra Gloria, mi especial agradecimiento por sus palabras.

7 comentarios:

Nancy dijo...

Keru! que bueno por fin leerte en el blog, y aunque ya había tenido oportunidad de ver las fotos que pusiste en facebook, una entrada de blog refleja mas tu sentir.

Leo con tristeza que aunque todo salió bien en la primera comunión de Chris los acontecimientos en Monterrey y en México, te han afectado de una manera como si estuvieras por acá, tienes razón en lo que dices, todos andamos si no todo el tiempo pensando en que algo malo va a pasar, al mas minimo ruido de alguna explosión, nos trae a la cabeza ideas sobre algun tiroteo, y no se diga de algun congestionamiento vial, porque de inmediato pensamos que los malitos han hecho de nuevo de las suyas bloqueando calles.

Pues esa es la situación a la que tristemente nos hemos ido acostumbrando por acá, todo bajo el ojo pasalón de nuestro ausente gobernador que prefiere andar con los payasos que en reuniones de seguridad para tratar de hacer algo aunque sea minimo por la seguridad de la gente.

Lo de la niña Paulette, es lamentable y algo que nos ha pegado fuertemente como pueblo, nos deprime tanto que cosas como éstas pasen y que se encubran de manera tan a ojos vistos a los culpables, ya se han establecido muchas cosas que no se dan a conocer en los medios pero que para fines prácticos, no servirán de nada, encontrarán un chivo expiatorio y san se acabó.

Te mando un abrazo grande esperando que regreses al blog, pues siempre es un placer leerte y saber de ti y de tu familia.

Besos!!

Nancy

Claudia dijo...

Yeiii volviste Keru, me da mucho gusto :) oye y si hiciste el pastel en forma de cruz? como te quedo? que linda Zara.

Respecto a lo de la violencia es muy triste que de la noche a la manana te cambie la vida 100% como ya te habia dicho vivo en Cd. Juarez, y esa gente si se les puede llamar asi nos robaron la paz... la vida, solo nos queda confiar en Dios y esperar que esta pesadilla termine.

Un abrazo Keru y bien por tu regreso, ya te extranaba :)

Anónimo dijo...

Por fin!!!!! Que bueno que tu silencio se rompió.Se que debíamos respetar tu tiempo y regresar cuando te sintieras preparada, pero sin embargo,al escribir en tu blog te sentimos tan cerca, que nos hacías mucha falta.
Gracias por volver a darnos un poquito de tu tiempo.Siempre es un deleite leerte.
Te mando bendiciones desde Monterrey y mucho ánimo.
Profra. Gloria.

Val dijo...

Keru, que gusto leerte de nuevo! Y si, somos muchos los que te extrañamos este tiempo, yo tambien soy de las que a diario paso por tu blog. Todo lo que dices es lamentable, por eso es tan importante aferrarnos a nuestros pequeños "oasis"; gracias por compartir el tuyo con todos tus lectores. Besos a Zara y a Chris, que se veia precioso el dia de su comunion.

kerubin@ dijo...

@ Nancy: Gracias amiga, por tu apoyo incondicional de siempre. Te quiero!

@ Claudia: Fíjate que Diosito se apiadó de mi, a sabiendas de mi poca destreza en las artes reposteras. Una amiga me lo hizo y quedó exactamente como yo lo quería. Luego haré un post con fotos para mostrarlo. Gracias por tus palabras!

@ Profra. Gloria: Muchas gracias, que linda, aqui andamos de nuevo dándole patadas al cyberespacio.

@ Val: Tienes mucha razón, yo me aferro a mi familia cuando siento miedo y eso me da algo de tranquilidad o por lo menos hace que se me olvide un poco. Gracias por lo que respecta a mis querubines. Un saludote!

Lizbeth dijo...

Que bueno que ya estas de regreso! Un abrazote desde este lado del charco.

kerubin@ dijo...

Lizbeth: Que lindo re-recibimiento, gracias Liz por seguir al pie del cañón!