abril 21, 2008

Mitos y realidades

Al poco tiempo de casada, ya instalada en tierras suizas, recibí la llamada de una amiga (muy buena amiga, por cierto) que tenía un problema económico muy fuerte en el que debido a un mal negocio emprendido por ella, sus padres estaban a punto de perder la casa que con muchos esfuerzo y durante años habían logrado hacer suya. Me imagino la desesperación por la tuvo que estar pasando, para llamarme y pedirme un préstamo de cinco mil dólares. En ese tiempo, mi hijo mayor contaba solo con unos meses de nacido y nos acababan de autorizar el crédito hipotecario para comprar la casa en la que ahora vivimos. Por supuesto no contábamos con la cantidad que mi amiga necesitaba, los gastos de la maternidad y el enganche de la casa nos habían dejado casi en la lona, hasta tuvimos que cambiar el coche por uno pequeñísimo para poder salir adelante con los pagos mensuales. Con todo el dolor de mi corazón le dije a mi amiga que no estábamos en condiciones de ayudarla, es más era imposible, pero o quise comentarle lo de la casa por no hacerla sentir mal debido a la situación en la que ella se encontraba.

Su respuesta no me dejó muy contenta que digamos, sentí como que no me creyó. Hasta cierto punto era algo lógico puesto que en la mente de muchas personas que asistieron a nuestra boda, estaba siempre presente el pensamiento de haberme casado con un suizo, algo que normalmente asociamos con dinero, opulencia, fastuosidad. La verdad era que los dos nos habíamos gastado la mayor parte de nuestros ahorros en la fiesta, vivíamos en un departamento de dos habitaciones, yo no trabajaría en éste país y mi maridis era y es hasta la fecha, un empleado con un sueldo normal como cualquier otro.

Y es que cuando pensamos en Suiza, la imagen que viene a nuestra memoria es la de sus Bancos, su próspera economía, su autonomía en Europa y su gobierno modelo, al que muchos países tratan de imitar. Lo que nadie sabe a ciencia cierta, es que su cultura tan austera es lo que les permite vivir una vida sin tantas complicaciones. Si vemos los sueldos promedio de un empleo "normal", se nos hace una pequeña fortuna con la que en un país como México se podría vivir a cuerpo de rey, la diferencia estriba en que a la hora de gastar los precios son en Francos Suizos, no Pesos Mexicanos. Por ejemplo, con lo que se paga en Suiza por un Happy Meal en McDonlad's, en México se compran dos, una Coca Cola de dos litros cuesta 25 pesos mexicanos y una casa de interés social aproximadamente 7 millones de pesos mexicanos. Si bien el poder adquisitivo y las leyes tan benévolas que le permiten al ciudadano suizo tener una vida tranquila y llena de "esparcimiento", son otras cosas las que lo hacen acreedor de la fama de dineroso y pudiente a lo largo y ancho de éste mundo matraca.

La mayoría de los suizos, sobre todo los más jóvenes, no anhelan tener una carrera profesional ni una casa propia. Si en la secundaria les dicen que no sirven para profesionales, se conforman con un oficio de plomero, carpintero, vendedor en una tienda, etc (que dicho sea de paso es mas o menos bien pagado) porque acá no existe el prejuicio moral del escalafón académico que conocemos en México (ING Fulano de Tal, ARQ Peregano de Tal, etc). Primero que nada, al salir de la escuela casi toooodos tienen el sueño de irse a vivir un año sabático en algún recóndito lugar del mundo con poco equipaje y buscarse la vida en lo que salga. Yo personalmente conozco algunos que se fueron a Afganistán, otro a Nicaragua, otro estuvo en México y así sucesivamente; generalmente lo hacen trabajando para una ONG en actividades caritativas de tal forma que les deje tiempo para conocer y dinero para sobrevivir. En realidad son soñadores guajiros haciendo realidad lo que para muchos de nosotros, que provenimos de paises en vías de desarrollo, no es muy común.

Prosigamos, el suizo vive para la vacación: tanto el egresado universitario como el empleado técnico pasan la mayor parte del año planeando sus días en la Antártida, en los "resorts" de las playas más salvajes, en las mejores montañas nevadas y poniendo cruces en un Mapa Mundi contando las tierras que faltan por conocer (el año pasado mis suegros pasaron sus vacaciones de invierno en el Polo Norte, ante el deseo de mi suegra de conocer la tierra de Santa Claus, ja!). Por eso es que los vemos por todos lados dándose la gran vida, pareciendo no tener oficio ni beneficio, divirtiéndose como el mejor y alimentando en mucho esa fama de ricachones de la que hablaba. La mayoría pasa su vida pagando renta, yendo/viniendo en tren ó en bicicleta, comiendo a diario ensaladas y cosas mucho más que austeras; lo que al final les permite ahorrar un buen dinerito para ... adivinan? las vacaciones.

Los casos de matrimonio binacionales son algo más complicados de lo normal, al menos los que yo conozco, no se apegan por completo al perfil que acabo de describir por el hecho de tener que viajar por lo menos una vez cada dos años a la tierra del cónyuge extranjero. Y digo por lo menos porque si contamos con que solo existe un ingreso familiar, como en nuestro caso, el costo de un viaje transatlántico es verdaderamente elevado cuando se tiene una familia de cuatro miembros en la que cada boleto de avión oscila entre los quince y veintemil pesos; amén de los gastos que éste viaje genera pues para que sea "rendidor" hay que pasar un mínimo de tres a cuatro semanas (que normalmente son las vacaciones escolares de verano, las más largas). Que conste que estoy hablando de gastos en donde el ingreso económico es el de un sueldo promedio, porque también los hay hacia los dos extremos: aquellos que se pueden dar el lujo de ir cada año ó dos veces por año y aquellos que simplemente lo pueden hacer cada dos o tres años.

Es muy cierto que aquí existen muchas facilidades casi para todo, el gobierno y las instituciones bancarias apoyan mucho a los microempresarios, la adquisición de bienes muebles, la ayuda económica para desempleados y en el fondo de retiro ó pensión de jubilación, algo en lo que los países latinoamericanos todavía estamos todavía en pañales. Pero de ahí al pensamiento de que en éste país todos somos ricos, no es nada más que un mito. Aquí como en cualquier país del mundo, los ricos siempre serán ricos y los pobres no existen porque aquí nadie se muere de hambre gracias a la ayuda del gobierno; pero cuesta el mismo trabajo que en México, el hacerse de un patrimonio o darse algunos lujos, si eso es lo que se busca. El suizo no tiene la mentalidad de "hacerse rico" o de "salir de pobre", más bien trabaja para fines no cuantitativos que se pueda llevar con él al final de sus días, una forma práctica y mucho más simple de ver la vida.

Aufwiedersehen!

9 comentarios:

ceronne dijo...

Exacto. Me ha tocado que la gente se impresiona con lo que uno gana en este lado del charco ... sí, claro, lo convierten en pesos y piensan que vamos a gastar en una moneda parecida al peso. Un litro de leche aprox 25 pesos, un pan con chocolate por ahí de los 12 pesos. Así como ganamos gastamos. .. que claro, sí alcanza más pero NO para hacerse rico. Eso sí, la ventaja/desventaja es cuando vamos a México y pensamos en euros ;-); todo se nos hace barato pero también todo queremos comprar :-S

kerubin@ dijo...

Exacto! eso mismo, no se puede hacer uno rico, eso me faltó. Tal vez el poder ir a México con dinerito de acá alcanza para muchas cosas ... pero de aquel lado! Cuando uno regresa acá, se nos viene encima la triste realidad de poder comprar ni la mitad de lo allá parecería el cuerno de la abundancia. Por eso regresamos cargaditos cargaditos! Saludos Huguiux!

Nancy dijo...

Keru yo eso lo tengo bien claro porque tengo amistades y familiares en Estados Unidos y bueno empiezan las comparaciones de los sueldos y allá ganan muy bien pero igual las cosas, los servicios y la vida en general es acorde a la moneda de ese país y a su economía, en donde los sueldos que se pagan son mejores, pero todo ese dinero que vemos que es mucho, en realidad es lo justo y lo necesario para poder vivir allá.

Tu sabes Keru que yo me asustaba cada vez que íbamos al super porque en mi cabeza hacía las transformaciones a pesos, pero todo allá tiene una proporción a lo que se gana, sería un sueño ganar en euros ( o francos en tu caso) y pagar en pesos siempre no?

Por otro lado y te apoyo en lo que dices, los Suizos son super ordenados con sus finanzas, como dices tienen otras prioridades y otros sueños, porque sus necesidades básicas están resueltas y mucha gente con eso se conforma por allá enfocando sus dineros, energía, y sueños en otras cosas como bien dices... Allá tienen opciones que aqui no se les dan a todo mundo y de darse cuesta todo mucho dinero todavía..

Lo que platiqué una vez con tu maridis y que me sorprendió mucho e igualmente el se asustó, es de ver cuanto cobran los bancos allá de intereses en un credito hipotecario y cuando se cobra acá, la verdad aquí es un robo en despoblado, pero pues mientras nadie nos defienda que va a pasar? las tasas de interés en México son tremendamente pesadas para cualquiera, en muchos casos se termina pagando mas de dos veces el valor de lo que compraste... cuestión de economías sanas creo yo...


Saludotes Keru y besos :)

Nancy

Patricia dijo...

Lo mismo he escuchado antes, nos hacemos a la idea de que en Europa a la gente le va de maravilla pero tambien el costo de vida es muy alto y equivale casi a lo mismo que aca con la diferencia de que alla sus impuestos si se ven reflejados en mejoras para la ciudad jejeje

Caso Patologico dijo...

Y toooooodo este post para justificar que no quisiste prestarle dinero a tu amiga ... jijiji.

saludos!
Mario

Ivi dijo...

Hola Keru
Tienes mucha razón en lo que dices.
Aquí se puede vivir cómodamente, ya que los sueldos lo permiten en la medida de lo posible. Pero está lejos de la imagen (de riqueza) que el pais tiene.
Para nosotros el lujo es ir a México cada 2 años, tenemos que ahorrar y apretarnos en algunas cosas para poder pagar boletos de 5. Pero vale la pena, por ir a ver a la familia, amigos, regresar a la tierra. Y el año en que vamos, solo son esas vacaciones en el año, el resto nos la pasamos en casita.
(Y ya sabes que eso para un Suizo es un "sacrificio" ...con lo que les gusta viajar jejeje)
muchos saludos y a ver cuándo podemos encontrarnos.

kerubin@ dijo...

@ Nancy: Eso de los intereses bancarios es una bendita realidad, pero aún así a la mayoría de los chocolateros no les gusta comprar nada a crédito, eso también habla de un sentido común muy efectivo.

@ Patricia: Además de eso, la calidad de vida y de los productos valen lo que cuestan, todo gracias al buen sistema de gobierno que si trabaja para el beneficio su pueblo y la justicia se imparte sin excepción para todo.

@ Mario: Ay, como me hiciste reír! Pues sí, si lo vemos desde ese punto de vista podría ser así. Fíjate que aunque eso pasó hace muchos años y la amistad con mi amiga quedó intacta después de ese episodio, la intención del rollazo era más que nada para demitificar la idea errónea que ese tiene de éste país. Saluditos!

@ Ivi: Nosotros también íbamos cada año y medio hasta que entró mi peque a la primaria, ahora nos tendremos que conformar con ir un año si y otro no, solo en verano. Pero tampoco somos de salir mucho de vacaciones, si acaso aquí cerca y en paquetes vacacionales a lo mucho unos cuatro o cinco días. La cosa no da para más, aunque por ahí se piense lo contrario. Oye, es verdad, tenemos que vernos vas a ver que ahora que el clima lo permita te voy a llamar una tarde de éstas.

vonkinder dijo...

Soy recien llegado a este lado del charco y es bastante cierto, en México todos me dicen "pero ya ganas en Euros!!!" como si fuera la gran maravilla, como si ganara un dineral gracias a estar de este lado, mi respuesta tambien es simple... "si gano euros pero tambien gasto euros y ahi se compensa la cosa". La verdad es que haciendo cuentas, al menos en mi caso gano menos aquí, pero como dicen "unas cosas por otras".

en fin... saludos!

por cierto los captchas de blogger son para adivino!

Knar dijo...

Tienes toda la boca llena de razon, si ganas bien, pero asi como ganas gastas, la gente a veces cree que te vuelves mas abaro al venir a Europa por no prestarles dinero, obvio es una fortuna lo que ganas convirtiendolos a pesos, pero yo les explico la diferencia con el Metro, alla pagaba 2 pesos por viaje y aqui en Bilbao pago 1.20€ que son como 19 pesos por viaje, ya con eso entienden las dimensiones jeje.

Saludos Keru =)