abril 15, 2008

Mi maestro y mi oasis

MI MAESTRO

Cuando Chris nació me pareció haber visto al bebé más hermoso del mundo, no me cansaba de mirarle su diminuta carita y sentí como mi corazón se derretía con solo pensar que aquel pedacito de carne había salido de mis adentros. Tenía 34 años, muchas cosas en mi cabeza y un miedo enorme a hacer algo que perjudicara la vida de mi criatura. No tuve tiempo para depresiones post-parto porque todo era alegría, mi madre viajó especialmente para el acontecimiento y se fué cuando mi bebé cumplió exactamente dos meses de edad. A partir de ahí supe lo que era amar a Dios en tierra de indios, sola y sin la más remota idea de cómo cuidar un infante ... mis nervios comenzaron a colapsar.

No sé si el niño habrá percibido algo de ésto, pero me di cuenta que durante la mayor parte del día y la noche lloraba mucho y dormía poco. El pediatra y la "mutterberaterin" (asesora maternal) trataban de calmarme diciendo que solo eran los cólicos de los primeros tres meses, pero ésto aún persiste hasta el día de hoy. Recuerdo en una ocasión, la criatura lloró por más de dos horas seguidas, hice todo lo que estuvo a mi alcance para solucionar su malestar pero nada parecía consolarlo y yo cada vez estaba más histérica. No se me ocurrió otra cosa que dejarlo en su cuna, cerrar la puerta y alejarme lo más que pude de él porque mi cabeza ya no pensaba con claridad. Así como éste, ocurrieron muchos episodios parecidos en los que me desesperaba pensando que no había nacido para ser madre ante la ausencia de paciencia en mi. Luego de muchos dolores de cabeza me di cuenta que el mundo no terminaba ahí, que la única solución era tomarme las cosas con más calma y que si no quería terminar en un psiquiátrico, tendría que aprender ... aprender mucho.

Christof ha sido mi maestro desde entonces y aún lo sigue siendo, éste pedacito de carne que ahora mide 1.40 mts de altura y pesa 35 kilos me ha mostrado la belleza de dar y modelar una vida, mucho más que dolores físicos y del corazón. Durante el día es un niño independiente que sigue las reglas y la rutina que implica su edad escolar, de vez en cuando va a donde estoy y me pide un abrazo o un beso, la mayor parte del tiempo está ocupado en algo y es muy demandante, pero por las noches invariablemente llega a media madrugada y se acuesta a mi lado: pasa un bracito y una pierna por encima de mi, pega su carita en mi espalda y siento como huele mi piel. Todas las noches, todas.

Muchas veces me sientí culpable por no ser la madre paciente con la que pueda sentarse una hora a jugar Turista, o aquella que ante sus travesuras piense con la cabeza fría y le hable en susurros de lo que no se debe hacer o la que salga a pasear en el bosque a juntar piedras e insectos. Creo que hasta hace unos días me pasaba horas martirizándome por éstas cosas que no puedo hacer con él y llamándome "mala madre" por ello, pero hace unos días cuando regresábamos de hacer unas compras, me dijo algo sorprendente:

Chirs: - "Mami, a mi me gusta mi vida"
Yo: - "Ah sí? -yo casi choco con tremenda frase- y por qué?"
Chris: - "Porque me quieres mucho y haces muchas cosas para mí, me haces cosquillas, me cuentas historias, me compras ropa bonita, me das muchos besitos y me dices muchas veces que me quieres mucho. Por eso me gusta mi vida, por eso te quiero mucho".

Ese día aprendí que a pesar de ser todo aquello que me duele ser, también soy cariñosa y amorosa madre que además de eneseñarle a comer con cubiertos y cerrarse las cintas de los zapatos, le he inculcado el lado emotivo y humano de la vida ... a ser agradecido y a amar ante todo las bondades de la vida.


MI OASIS

Zara nació cuando ya estaba yo un mucho entrenada en los menesteres infantiles, pensaba para mis adentros que las cosas serían más fáciles porque por lo menos tenía una pequeña parte del camino recorrido. Pero las cosas con Zara no fueron fáciles, fueron simplemente maravillosas. La criatura al mes de nacida me pidió a "gritos", literalmente hablando, que sacara su cuna de mi cuarto y desde entonces duerme sola y a oscuras en su habitación. No tengo muchas anécdotas que contar de sus primeros meses porque simplemente todo funcionaba como un buen reloj suizo, a las tres semanas de nacida ya no despertaba por la noche para tomar su leche y las desveladas que con su hermano me tuvieron ojerosa durante nueve meses, con ella brillaron por su ausencia.

Mi princesa es una niña muy despierta, aprendió a hablar poco después de cumplir un añito y lo hacía dentro de sus posibilidades en los dos idiomas, desde sus tres años come/se viste sola y hasta limpia su cuarto y hace su cama. Zara es carismática, donde quiera que vaya se gana gratuitamente el corazón de los que la conocen y ella lo sabe pero no se crece con ello, también es un mucho vanidosilla aunque yo mas bien lo llamaría segura de si misma. Hace las veces de mamá de su hermano, lo cuida y lo regaña cuando ella piensa que es necesario, también se enoja con nosotros cuando el hermano es castigado y se solidariza con él acompañándolo en el exilio de su habitación.

Zara: - "Mamiiii, no lo regañes!"
Yo: - "Por qué no?, no ves lo que hizo?"
Zara: - "Porque es mi hermano, por eso!"

A veces me pregunto a cuál de los dos quiero más porque cuando estoy con uno siento que lo quiero más que a nadie, y pienso en el otro. Pero cuando estoy con la otra, siento exactamente lo mismo. Uno es el que me enseña lo pequeña que soy y lo mucho que tengo que aprender, mi amor se enfoca en lo mucho que me necesita; la otra es un bálsamo que me muestra el lado tranquilo y sencillo de la vida, mi amor se enfoca en la paz que me da. Con ellos he aprendido que son seres independientes con personalidad propia, que no todo es resultado del trato familiar y que pueden, a su corta edad, decidir lo que les gusta y lo que no. Pero también aprendí a entender que los niños, propios o ajenos, son inocentes fuentes inagotables de sorpresas que algunas veces pueden ser nuestros maestros y otras ... nuestros oasis.

Hijos, si algunas vez leen ésto que sepan que los amo con todo mi corazón.

14 comentarios:

Mimi dijo...

Que bonito los describes!
Que hermosa relacion tienes con tus pequeños!
Felicidades,

Mask dijo...

El amor de madre no se divide por el numero de hijos, se multiplica


ahhh! y me voy por que se me metio una basurita en el ojo ¿contenta? jeje

saludos

Nancy dijo...

Keru que bonito post, tus kerubines son unos reyes, Chris es un niño lleno de ternura y le encanta sentirse querido, por eso procura el estar contigo tanto... Zara ella es una princesa hermosa, segura de si misma como ella sola.

Tus niños tienen el corazón grande y blanquísimo, son buenos y nobles, y has sabido inclulcarles todo eso que mencionas, son agradecidos, atentos, son puro amor, y aunque te hayas juzgado tan duramente siempre, lo que yo vi en ti es una mamá cuya prioridad son sus hijos, y alguien así no puede andar tan errada no crees?, ellos son el resultado de todo ese amor que a veces las mamás mexicanas damos a gritos y que tal vez te brinque tanto porque te comparas con las madres de por allá, que no quiere decir que estén equivocadas, simplemente, somos diferentes, pero sobre todo, somos mamás muy cariñosas y ya vez que te lo dijeron con todas sus letras? Se sienten amados y eso es lo más importante en la crianza de un niño, el saberse amado, así que vas bien no?

Besos a Chris, eres un niño hermoso y con un corazonsote te quiero mucho, Zara eres preciosa muy coqueta e irradias alegría en esa carita tan linda, también te quiero mucho mucho y a ti Keru que te puedo decir? eres una super mamá, lo que pasa es que crees que eres la única a la que le dan ganas de arrancarse los pelos con las cosas que de repente hacen los huercos no?jajajaja así somos todas, y de igual modo nos sacan de quicio los los enanos, lo bueno es que los queremos mucho y eso pone las cosas en equilibro :)

Besos pa' todos!!

Patylu dijo...

Tienes unos encanto de chamacos! :)

jenny dijo...

aaahhyy Keru que bonito !!! es lo bonito y más cuando un pedacito de carne te hace ver las cosas diferentes.. pensar que nuestra vida estuvo bien antes de que nacieran y cuando nacieron nuestro corazón crecio tanto, que ya no te puedes imaginar la vida sin ellos!!

hiciste que mi cucharoncito se derritiera con este post !gracias Keru y un besote tronado a tus presiosos chaparritos!

Ivi dijo...

Hola Keru
Que bonito post. Tus hijos están creciendo a lado de una madre que les da lo más importante: su amor y su tiempo.
seguro a muchas nos falta la paciencia, y gritamos, y tampoco hacemos "basteln" -bricolaje- (es la palabra que menos me gusta) o caminamos en el bosque como es típico por aquí. Pero les damos otras cosas que compensan el resto. Eres un orgullo de madre, Keru. Te mando un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, tengo mucho tiempo de leerte, soy regia! y pues sinceramente hoy no pude evitar tomarme un tiempecito en mi trabajo para comentar, porque simplemente me dejaste con la lágrima suelta!...Describes tu vida junto a tus hijos de tal manera que dan ganas de estar en la misma situación y que un pedacito de mí cambie mi vida y la vuelva aún más hermosa, como te pasó a ti...saluditos y mucho gusto...estamos en contacto!!

Atte.: Letizia

Anónimo dijo...

Hola yo igual que la chica de arriba soy regia y te leo desde hace tiempo pero hoy no pude contener ni lagrimas ni ganas de comentar, yo tengo un enano y creia que era la unica que se sentia como mal por como criar o crear a mi moustro :S pero he visto y sentido la empatia con tu comentario.

Ale Garza
Espero que esten bien y te seguire leyendo y pueque si me animo a seguir comentando

Tienes unos angelotes lindos y que Dios te los cuide mucho.

Patricia dijo...

Sabes? Te paso justo como me esta pasando con mis dos hijos. Hasta poarece que soy yo habalndod e Diego y Avril. Muchas veces creemos que no hacemos las cosas bien, que deberiamos ser mas pacientes, ser dulces y a la vez más firmes y luego nos remuerde las conciencia por lo que hicimos y dejamos de hacer que creemos les puede perjudicar pero basta una sonrisa, un abrazo o una caricia para darnos cuenta que solo estamos aprendidendo y que nos podra faltar paciencia pero no amor y eso e slo que ellos estan recibiendo.

kerubin@ dijo...

Chicos, muchas gracias por sus palabras, la verdad es que todo eso lo pensé una noche antes antes de dormirme. Me había quedado con muy mal sabor durante el día, al leer la noticia de Monterrey en la que acribillaron a una criatura de cuatro años. Luego en las de Suiza hubo un accidente en la que un bebé de meses de nacido cayó en su carreola a las vías del tren por una distracción de la madre, afortunadamente el bebé cayó precisamente en medio de las vías y por la altura del tren al bendito angel no le pasó nada. Me shockee tanto que casi no podía dormir con solo pensar que a mis hijos les pudiera pasar algo así.

Gracias a todos!

kerubin@ dijo...

@ Carina y Letizia: Bienvenidas al blog y muchas gracias por sus comentarios. A ver si lo hacen más seguido, no cuesta nada eh!

Norma dijo...

Keru:

Nunca le he preguntado a mi mamá de su experiencia de ser madre, pero me encantaría que describiera nuestra relación como lo haces tu.

Un saludo :)

Bere dijo...

Hijole Keru no sabes como me hiciste pensar, sabes muchas veces me he puesto a pensar si soy una buena mamá, me aterra pensarlo, pero hace tres días me dijo la mediana: mami tu definición seria: mi mami esta loca y me divierte mucho jajaja, keru las risas de mis hijas conmigo me hacen darme cuenta que no estoy del todo mal. Te mando un abrazo bien grande y mi Kerus mejor madre tus hijos no puedieron tener!, eres un SOL!!

Anónimo dijo...

Saved as a favorіtе, Ι reallу like уour ωеb site!


Here iѕ my homepаge: skin lightening for african americans