noviembre 22, 2007

Sabiduría infantil

Hoy me disponía a escribir algo totalmente diferente a ésto, pero una llamada de teléfono me sacó de concentración y me metió de lleno en el de la reflexión. Resulta que ayer mi hijo me pidió por primera vez permiso para invitar a un compañero de la escuela a venir a jugar hoy por la tarde a casa, aquí se acostumbra desde el jardín de niños que en éstos casos las madres arreglen el encuentro especificando el día, la hora y el tiempo que durará la visita. Por lo que me han contado mis amigas, algunas mamás planean muy meticulosamente las actividades de los niños y ellas permanecen todo el tiempo con ellos: ir al bosque, caminar, merendar, jugar juegos de mesa, etc. Dura tarea para una persona que como yo, la paciencia no es una de sus virtudes, pero por los hijos ¿qué no hace una?

Como mi hijo nunca antes lo había hecho, inmediatemente acepté gustosísima y le pregunté a cuál de sus amigos de la escuela quería invitar. En un principio mi dijo de uno que también está con él en equipo de futbol, pero cuando me disponía a marcar su teléfono, cambió de idea y escogió a otro de nombre Flamur. Este niño estuvo con él en el último año de kinder, llegó a medio año escolar y tiene la particularidad de que no habla, no sé si porque es mudo ó si su problema es temporal ya que no va a ninguna escuela especial y escucha y entiende perfectamente cuando se le habla. Sus padres son originarios de Kosovo o de Serbia y Montenegro, no estoy segura, no hablan bien el alemán pero en su hija mayor tienen su único apoyo pues es ella quien sirve de intérprete la mayor parte del tiempo.

Mientras buscaba su teléfono en la lista de la clase para llamarle, Christof me dijo que había cambiado de idea porque recordó que Flamur no tiene amigos en la escuela ni en la calle donde vive, que siempre ha visto cómo los demás se ríen de él y que casi todo el tiempo está solo. Me platicó también que para poder comunicarse usa siempre sus manos describiendo con ellas lo que quiere decir, que luego se le tiene que decir una serie de cosas a las que él contesta con la cabeza afirmativa o negativamente hasta dar con la palabra correcta. Cuando escuché todo ésto se me arrugó mi corazón, no me quería ni imaginar el tipo de vida tan difícil que ha de tener ésta criatura y la forma en que habrían de sufrir sus padres con sus propios problemas de comunicación y la desventaja de su hijo con el resto de los niños de su entorno.

Encontré el número y Chirs me pidió ser él mismo quien llamara, se me enchinó la piel al escucharlo en el teléfono con toda le seguridad del mundo saludar y presentarse, decirle al padre su intención de invitar a su hijo a casa después de la escuela y dar las gracias al final de la conversación. Me platicó que el señor muy amable le dijo que pasaría su mensaje a Flamur y que hoy en la escuela ellos mismos se pondrían de acuerdo.

Hoy a mediodía, lo vi llegar solo de la escuela, no me comentó nada y yo no quise preguntar pensando que tal vez la respuesta del niño habría sido negativa. Después de la comida nos pusimos a hacer la tarea y luego de un rato hicimos una pausa, vine a la computadora con la intención de hacer un post y mientras se iniciaba sonó el teléfono: era la hermanita de Flamur para decirme que como no sabía dónde vivimos, deberían encontrarse en la escuela y allí caminar para acá. Le pasé a Christof el teléfono y luego de colgar corrió como loco a buscar sus zapatos y su chaqueta, llovía y decidí llevarlo yo misma a recogerlo en el auto. Mi corazón latía a prisa, pensaba encontrarme a un niño tristón y retraído, tal vez hasta malencarado.

Llegamos a la escuela y, tal vez porque nos tardamos un poco, vimos cómo se encaminaba hacia la salida con la cabeza agachada. Christof saltó del carro, corrió gritando su nombre a todo pulmón y cuando llegó a donde se encontraba lo recibió con un abrazo como si tuvieran mil años sin verse. La criatura que ví estaba lejos de ser lo que imaginé, al saludarlo me respondió con la sonrisa mas bella que he visto en mi vida, su mirada tiene una chispa especial y su ánimo como el de cualquier niño. Ya en casa jugaron a todo lo que encontraron, armaron algunos rompecabezas, vieron un pedazo de la película de Yu-Gi-Oh!, con la consola de videojuegos y hasta comieron spaghetti a sugerencia del invitado cuando se negó a las papitas, palomitas o cualquier chuchería que se le ofreció.

Era admirable ver como se comunicaban, cualquier pregunta de Christof iba seguida de mil respuestas y su amigo siempre movía su cabeza para contestar sonriendo, tranquilo, feliz. Nada se les dificultó, parecía como si hubieran convivido siempre, como si no fuera necesario de un idioma verbal para ser amigos y divertirse juntos. Una gran lección me dió éste pequeñito, yo que siempre pienso más allá de las actitudes de mi hijo, me hizo sentir que la vida no es para buscar problemas sino para disfrutarla como viene ... con todo y sus 'incovenientes'.

Feliz juevebes!

6 comentarios:

Nancy dijo...

Keru que linda lección nos han dado tu hijo y su amigo el día de hoy, lo que viene una vez mas a comprobar que las diferencias y los problemas los hacemos los adultos, que lindo que tu hijo tenga ese corazón y que haya pensando en su amigo por los motivos que explico, sin duda has hecho un excelente trabajo en su crianza, ya ves? todo va más que excelente con ese niño tan guapo además de todo :)

Te mando un abrazote Keru, te quiero mucho :)

Nancy

Saludos desde Laredo :P

OscarM dijo...

Hola Keru, estoy más que de acuerdo con Nancy, los problemas los hacemos los adultos, entre niños los problemas ni existen, muchas veces uno es el que les crea problemas entre ellos, ellos ven la vida de forma más simple, me pregunto, Cuándo fué que perdimos esa forma de ver la vida???.
Fíjate que tu post hizo acordarme de ayer que fui a una Conferencia de una muchacha que nació con una discapacidad (nació sin brazos) se llama Adriana Macias, y nos platicaba que ella de chiquita no sabía que tenía esa discapacidad, que ella pensaba que los brazos le crecerían al igual que le crecía su pelo..... En fin, ahora es toda una mujer profesionista, y en el buen sentido de la palabara y tal como ella nos lo dijo, lo "Hace todo con las patas", es de admirarse como usa sus pies para hacer practicamente todo!!!,Otra cosa que nos comentaba es que es uno el que les crea las discapacidades a los hijos, en uno está hacer que nuestros hijos crezcan felices (conste que no dije exitosos, sino felices).
UUUyyy esto ya casi parece post, primera vez que escribo tanto.

Saludos desde Nvo. Laredo a ti y tu familia, cuidate, seguiré por aquí leyendote.

CLAU F dijo...

Que bonita familia tienes Keru :D

Saludos

BEBITA dijo...

Keru: Ojalá todos en el mundo pudieramos ver lo fácil que es ser felices, sin complicarnos la vida con prejuicios, pleitos, o problemas sin razón. Qué bonita es la pureza del corazón de los niños que no ve obstáculos...sólo caminos diferentes de llegar a la felicidad.
Puedes estar segura de que los valores que tú y tu marido han inculcado en tus hijos con tanto amor, van dando buenos frutos.
Les mando a todos un gran abrazo!

Norma dijo...

De lo que nos cuentas saco algunas conclusiones, la primera, que estás gratamente sorprendida de la madurez de tu hijo, la segunda que no siempre tenemos la razón al juzgar a alguien por sus antecedentes y lo que nos cuentan de ellos, y la tercera que cada persona decide ser feliz a su manera.

El que este chico tenga una familia inmigrante, con otro idioma, donde al parecer la hermana es el sostén, un chico que no habla........puede parecer una historia muy triste, pero él, no es infeliz, por lo que cuentas es un niño tranquilo, sociable, risueño.....qué bien!



Saludos!

Berenice dijo...

Hola de nuevo!! solo para decirte, que hace unos poquitos dias, en razon de ser yo una Mexicana redicada en Europa di con tu blog e, y me enamore de el, literalmente.. estoy leyendo post por post desde el principio y siempre me hace sentir muchas cosas, me enternece y me alimenta el alma, sobre todo lo referente a tu hijo.. me nace del corazon decirte que es un principe y que de verdad yo que tanto deseo tener hijos pienso en que lindo seria tener un angelito asi, o ya de perdis tenerlo de ierno.. ja ja.. he convertido tu blog en mi libro de buro y muy seguido es motivo de conversacion con mi marido :) sobre todo porque muchas veces leyendolo se me salen lagrimitas porque escribes con mucha ternura (aveces jaja) en fin, solo queria decir GRACIAS.
Berenice Sifuentes.