octubre 26, 2007

La imagen ante todo

Hoy por la mañana me acompañó mi maridis a la cita que tenía Zara con el pediatra, pero tenía que presentarse en la oficina para una junta después de mediodía, así que tomaría el tren en la estación del pueblo donde está el consultorio. Antes de salir de casa me di cuenta que iba vestido 'demasiado informal' para una junta (jeans oscuros, suéter de cuello alto, chaqueta y zapatos Caterpillar), cuando se lo comenté simplemente me dijo que la gente con la que se reuniría no era tan importante, aunque de antemano sé que no le causa ninguna gracia usar el traje para asuntos no-oficiales como lo era la cita con el doctor.

Ya en alguna ocasión me había platicado que él y otros jefes estuvieron comentando sobre la forma tan descuidada e informal de vestir de sus empleados (nada nuevo, así son los suizos de fachosos), entonces se pusieron de acuerdo para llamarles la atención y para cuidarse de predicar ellos mismos con el ejemplo tratando de usar ropa formal a diario. De ahí me preocupación por su facha de hoy.

Cuando nos vimos por la tarde, ya de regreso de la oficina, me platicó muy apenado que al salir de la mentada junta se cruzó nada menos que con el director. Una horrorosa casualidad pues éste y sus empleados se la pasan a caballo entre Zürich y Berna, y casi nunca coinciden entre sí. Mi maridis le hizo la reverencia de rigor y su respuesta hizo que se le subieran los colores a la cara cuando al mismo tiempo el Big Boss lo miraba de arriba a abajo: "¿Se te adelantó el Viernes Casual o qué?", le dijo con una sonrisita forzada y moviendo la cabeza en señal de desaprobación. Mi muchachote, haciéndose el gracioso sólo le contestó "sí, hoy vine exclusivamente a trabajar" en tono sarcástico por la fama de elegantioso del jefe.

Más tarde se encontró con un compañero y le platicó lo que le había pasado, pero se lo dijo exagerando las frases y ridiculizando al jefe en su tono de voz. Lo raro fué que al otro no le causó gracia, o por lo menos eso parecía, cuando terminó de hablar volteó hacia atrás y ¿adivenen quién estaba a sus espaldas?. Efectivamente, el Big Boss!!! que osote!!!. Los tres soltaron una carcajada, tal vez de nervios, tal vez de vergüenza.

En el tranvía de regreso a la casa, se lo volvió a encontrar y de nuevo se atacaron de risa, mi maridis encogiendo los hombros. Hasta yo sentí pena ajena cuando lo esuché contarme esas babosadas que nomás en el Chavo del Ocho había visto, pero igual me reí con ganas, eso le pasa por fodongo e imprudente.

Saluditos!

7 comentarios:

Nancy dijo...

Ay Keru pobre de tu maridis, que penas ha de haber pasado, pero es como aplica la Ley de Murphy, que oso que le pasara lo que al chavo del 8 con el maestro longaniza, eso siempre me daba risa. Ahora de lo que comentas de la indumentaria, aqui muchos de mis clientes andan vestidos así, una porque no se puede andar en la obra así y dos porque el calor tu sabes como esta acá para andar en traje a menos que estés en un corporativo y vivas dentro de las neveras de oro modo esta cañon, muy divertida la anéctoda de tu marido, yo creo que va a dejar los jeans por un tiempo en casa ;).

Besos Keru!!

Nancy

Monilla dijo...

Ay Caramba !

Lo bueno es que en mi trabajo no tenemos codigo de vestimenta, con que vayamos vestidos basta.

http://lasaventurasdepatito.blogspot.com/

Diana dijo...

uts.... el carlo estaba a punto de aceptar una chamba con un cliente donde el ambiente exige traje y corbata diarios, por tratarse de una onda en pleno centro financiero de milán. su cliente principal actual es una agencia de publicidad y por lo tanto la onda es más casual, lo que me aliviana mucho los menesteres domésticos. cuando me pre-anunció lo de las camisas, trajes y corbatas, lo primero que me imaginé fué a mí misma batallando por panchar multitud de camisas de manga larga, preciosas eso sí, algodón egipcio y popelina de la más alta calidad, llevando y trayendo a la tintorería para llevar trajes y corbatas a lavar, la inversión para comprar zapatos adecuados a los trajes y pos sí, más trajes para que el carlo no fuera con el uniforme diario y luego apestara a muerto de ponerse el mismo saco diario!, eso sin contar que como hace frío, hay que pensar en un buen abrigo de lana y un impermeable adecuado.. en fin... cuando le expuse los puntos, hicimos cuentas y la verdad es que el aumento de sueldo se iba a ir mantener la buena presencia de mi marido. seguimos en la agencia de publicidad, con jeans, zapatos camper, camisetas que no se planchan y con muy buenos proyectos en el futuro próximo.
como sea, el hábito no hace al monje, aunque también es cierto que como te ven, te tratan.

fairy* dijo...

AY dIOS! eso no tarda en pasarme así porque soy una fachosísima para venir a trabajar! jajajjaa
pero prometon intentar cambiar! jojojojo

besitos

alba-dj dijo...

Ay que pena,, pero que risa con tu maridis :$ ... una ex-compañera (mi tia) .. seguido le pasaba hablar y que la persona estuviera parada detras, yo despistadamente le daba un codazo o le metia una patada, y ella con cara de asombro siempre preguntaba... Porqué me pegas..???


jejejeje

saludos y bonito viernes

Norma dijo...

No, no, no. Ese es un pleito diario que tengo con mi esposo, la ropa. Es incapaz de combinar bien los colores, cuando por fin lo hace, la riega con los zapatos, tengo que estar súper atenta con eso porque a veces se va a reuniones con sus clientes y no tuve tiempo de "revisar atuendo".

Afortunadamente mi esposo es su propio jefe pero me saca canas verdes negándose a comprar ropa (según él tiene mucha) y opto por llevar ropa para él sin su consentimiento.......se la pone porque finalmente acepta que le viene bien.

Un saludo!

kerubin@ dijo...

@ Nancy: La verdad es que el trabajo de mi media naranja requiere de ese tipo de ropa por muchas razones, pero en general el problema en éste país no es cuestión de 'indumentaria' sino de higiene. Me creerías si te digo que algunos hombres, sobre todo los que viven solos, cuelgan las camisas en un gancho en los balcones o las ventanas de sus cuartos para que se ventilen toda la noche y volverla a usar? Y eso lo hacen toda la semana!!!!

@ Monilla: Por un lado está bien porque no tendrás que gastar mucho en ropa para laborar, pero luego viene el problema de qué ropa usar para las horas no oficiales. O el eterno ¿qué me pongo? diario. Bienvenida al blog.

@ Diana: Mi marido trabaja en una de las empresas más grandes y con más tradición en telecomunicaciones de acá, en el corporativo para ser más exacta y a ese nivel hasta tienen una prestación en su sueldo para ropa y fitness center. Todo lo que tenga que ver con la imagen, yo al menos, ésto nunca lo había visto antes.

@ Fairy*: Yo creo que es la época, ahora la formalidad ha ido perdiendo bonos en el ambiente de trabajo, yo trabajé en la misma empresa hasta que me vine para acá y aunque no era un emporio teníamos buenos uniformes. Pero creo que también depende del gusto de cada quién.

@ Alba DJ: Y a mi!!! ya te conté por MSN lo que me pasó con mi hermano. Que oso!

@ Norma: De ahí el dicho de que "detrás de un gran hombre, hay una gran mujer" bien por tí Normiux!