octubre 01, 2007

Herencia fraterna

Cuando yo nací me separaban diez años de las edades del resto de mis seis hermanos, prácticamente fuí criada en un familia de adultos, por eso que creo que soy el resultado de las personalidades de todos ellos. Fuí muy consentida por todos, incluidos mis padres, pero también recibí como educación sus propias experiencias, dándome así un poco la seguridad de quien se sabe protegida y amada. Mis hermanas mayores fungían como madres modernas que me aconsejaban desde muy temprana edad en temas que en aquel entonces no eran parte de la educación infantil.

Así, a la edad de ocho años la mayor de mis hermanas me explicó en lo que consistía la menstruación, valiosa información puesto que un año después pasaría por ese precoz trance, amén de haber sido ella la que me compró mi primer sostén ante la mirada atónita de mi madre cuando nos vió llegar con semejante mercancía. Otra de ellas, que estaba expresamente al cuidado de mí, me enseñaba a cocinar subiéndome en una silla a la estufa ó me daba clases de inglés en el balcón del departamento en el que vivíamos, apoyada por un pequeño pizarrón negro.

De mis hermanos tengo el variadísimo gusto por la música en inglés, el mayor de ellos nacido a finales de los años 40's, me legó mi preferencia por los legendarios Fats Domino, Ray Charles ó Sammy Davis Jr. El otro hizo que me aprendiera gran parte de la discografía de los Beatles, Gilbert o'Sullivan, los Rolling Stones ó Simon & Garfunkel; y el más pequeño me aturdía con las baladas pop y el rock setenteros que marcaron mi preferencia por la música de esa década.

De todos y cada uno de ellos tengo recuerdos memorables que vienen a mi pensamiento muy frecuentemente. Como mi mano entrelazada con la Paco caminando por la calle Hidalgo cuando me llevaba al kinder, las infaltables cumbias bailadas con Chacho en año nuevo, los pellizcos de Martha en la carnicería diciéndome "dijiste que no me ibas a pedir nada!!!", las soporíferas explicaciones de Julio con los problemas de álgebra en la prepa, los 'huevitos estrellados con tortilla abajo' de Amparo que le salían mejor que a mi mamá y las noches en el boliche con Socorro y sus compañeros de estudio. Ni hablar de aquellas Semanas Santas en Tampico en que viajábamos todos, con sus respectivas parejas y nos divertíamos en grande.

Hoy cada uno de ellos tienen sus propios hijos, algunos casi de mi edad, pero sé desde el fondo de mi alma que a mí me siguen considerando 'su hija mayor' por la influencia que han tenido en mi forma de ser hasta el día de hoy. Sin menospreciar la valiosa educación y amor de mis padres, que no tiene comparación, les agradezco todo lo que hicieron en su momento por mí y el cariño que me siguen dando. Además del amor que les profeso, les tengo un inmenso respeto porque para mí fueron mi escuela, mi razón de vivir y los dueños de mis deseos de seguir volviendo a mi casa, a mi tierra, a MI FAMILIA.


Qué fortuna la de tener hermanos!

7 comentarios:

CLAU F dijo...

Keru, si hasta parece que estoy leyendo mi vida!! mi hermanos me llevan 15,14 y 13 años (una mujer y dos hombres) asi que todo lo que cuentas es muy parecido a lo que me ha tocado vivir, yo siempre les digo que yo no tengo hermanos que tengo muchos papas, y hasta hace algunos añitos como que siento que ya medio nos emparejamos y nos llevamos de lo lindo, no que antes no lo fuera pero sentia que habia muchas generaciones de por medio y no teniamos mucho en comun. Te entiendo perfectamente con "Hoy cada uno de ellos tienen sus propios hijos, ... pero sé desde el fondo de mi alma que a mí me siguen considerando 'su hija mayor'". Definitivamente ser la chiquita despues de muchos años en una familia es algo maravilloso porque desde que naces eres la consentida vdd!! Me encanto tu relato Keru, me identifique 100%.

Besos

Diana dijo...

chiales... y yo que soy la mera mera hermana mayor : P
y pos ahora sí que el jodidillo era mi hermano jejeje... tenía que ser mi alumnito cuando jugábamos a la escuela, el cliente cuando jugábamos al banco o al supermercado, antes de jugar con sus carros, tuvo que jugar también con las barbies y hasta le tuvieron que comprar una porque el wey era un salvaje para usarlas. luego nuestros destinos se separaron un poquillo, pero claro que seguimos siendo hermanos : )

Nancy dijo...

Que bonito Keru, eso me pasa a mi con mi hermana la menor, a la cual le llevo 9 años y pues si entiendo el como se sentían tus hermanos teniendo una bebé en casa después de muchos años, es lógico que se les despierte el instito protector no crees? muy lindo tu relato Keru, y sí a pesar de las broncas que a veces se dan en casa cuando niños y a veces no tan niños, en los ratos en que hay que estar ahí, los hermanos son un gran apoyo.

Besos y excelente día Keru :)

Nancy

fairy* dijo...

q lindo .....

q lindas cosas nos cuentas acerca de tus hermanos ...

yo por eso siempre kise tener mas que una sola hermana :(

y sobre todo que nuestra convivencia sea tan fria :(

pero te felicito a ti por esa hermandad!

******************

asi q visitaban mi puerto en Sem Sta???!!!! q bien! ojalá algun día tengas la oportunidad de venir de nuevo ;)

aqui tienes amiga y casita va?

xoxo

Bebita dijo...

Pues tienes una gran bendición en cada uno de tus hermanos porque debe ser muy bonito, tener diferentes personas que te quieran. Felicidades!!

Bere dijo...

Ahhh Keru que bonito!! , fijate que yo no tuve hermanas, bueno si tengo dos chiquitas pero no tuve la oportunidad de vivir con ellas en ningun momento , aunque las quiero mucho mi amor por ellas creo que no es como el de unas hermanas, las circunstancias nos han llevado a otras cosas, pero eso si mi instinto me lleva mucho a protegerlas, me hubiera encantado compartir momentos con alguna hermana o hermano, esa protección, tuve tías y tíos al por mayor pero pues no es lo mismo, te mando un abrazo y Te quiero mucho!!, me encanto el post .

kerubin@ dijo...

@ Clau F.: Mira que coincidencia, pero es innegable lo mimados que somos los benjamines de las familias.

@ Diana: A eso llamo yo ABUSO DE PODER!!! :oP

@ Nancy: Tu ves la historia desde el otro lado de la ventana, aún así es bonito el el brazo protector con el nuestros hermanos mayores nos apoyan siempre, a pesar de los pesares, no?

@ Fairy*: Qué lástima que no tengas una convivencia más cálida con tu única hermana, pero acuérdate que nunca es tarde para comenzar. Y sobre lo de Tampico, pues si, adoro ese puerto y para mí está lleno de lindo recuerdos con mi familia y la familia postiza que tenemos allá. No me digas eso de la hospitalidad porque te tomo la palabra eh!

@ Bebita: Uuyyy, no lo sabes tu bien! es una grandísima bendición. Aunque, como en todas las familias, también nos hemos dado nuestros buenos agarrones. Pero no llega la sangre hasta el río, siempre hemos sido muy unidos.

@ Bere: Creo que tu misión es haber pasado por eso para formar la familia tan hermosa que ahora tienes, y darles precisamente eso que tu no tuviste. Tu sabes lo buena madre y esposa que eres chiquis, además todos tenemos la grandiosa oportunidad de escoger a nuestra familia postiza en los amigos que hacemos a lo largo de la vida. TQM! (oye, a ver si ya le vas diciendo al mareado que te arregle la compu, ya me estoy enojandito!).