marzo 22, 2007

Cuando la felicidad depende de unas cuantas palabras

En éste país la educación es algo complicada, empezando por el Jardín de Niños, no recuerdo si ya hablé al respecto. El paso del kinder a la escuela primaria no es algo superficial, los maestros tienen que hacer a lo largo del último año, una evaluación constante que deberán exponer al final del curso ante la Comisión de Inscripción Escolar (Einschulungskommission) las razones por las que cada uno de los alumnos debe ingresar a la Escuela (el kinder no se considera como tal); misma que aprobará o negará el acceso al Primer Grado.

Qué pasa cuando, a ojos de ésta Comisión, el niño no está capacitado? Pues existe un grado intermedio llamado "Clase de Introducción" (Einführungsklasse) que no es otra cosa que hacer el primer grado en dos años en un grupo especial, con un número muy reducido de alumnos. La finalidad de ésta clase se enfoca a que el docente pueda concentrarse en la corrección paulatina de las deficiencias individuales de cada niño, en un proceso no tan acelerado como el de la clase "normal" en la que no es posible con grupo numeroso, de ahí su duración de dos años en lugar de hacerlos cursar otra vez el último grado de kindegarden.

Pues bien, desde nuestra última reunión con la maestra de mi querubín en la que me dió más quejas que avances, mi maridis y yo llegamos a la conclusión que seguramente lo enviaría a la mentada Clase de Introducción, debido a tooodas las deficiencias con las que contaba. En aquella ocasión, llegando a casa tuvimos una larga plática en la que nos comprometimos a no desesperarnos y a apoyarnos mutuamente para ofrecerle a nuestro hijo un panorama de tranquilidad que le hiciera confiar en sus propias capacidades.

Hoy, hace un rato, tuvimos la reunión en donde se nos informaría sobre la decisión que presentaría la maestra a la Comisión de Inscripción, mi maridis se tomó la tarde libre en el trabajo y yo no tuve cabeza ni para ir al gimnasio. Ninguno de los dos habló mucho antes de la cita y yo pienso que hasta Christof lo notó, porque en un momento dado me dijo "no te preocupes por la cita con la Sra. Roos mami, todo va a ser bonito". Para colmo de males, no encontramos a nadie que cuidara de ellos y tuvieron que acompañarnos, como si fuera poco el nervio!

Tremenda sorpresa nos llevamos, empezó mostrándonos sus pinches hojas de medición de conductas, en las que en casi todas había progresado a pasos agigantados. Pero eso no me calmaba, pensaba "ahorita viene el madrazo, nos quiere bajar la guardia nomás". Creo que ella también tenía algo de prisa por irse porque a cada rato veía su reloj, yo cada vez sudaba más en las sillitas miniatura de los peques, me sentaba en una pompa, luego en la otra, se me acalambraron las piernas, me quité la chaqueta, etc etc, y la verdad no sé por qué si según yo ya íbamos preparados para lo peor. Ya no me aguanté y se la solté: "sobre la clase de introducción, la va a cursar Christof?", su respuesta hizo que me dieran ganas de abrazarla y "agarrarla a los puros besos" como decía un viejo amigo. Nos dijo que era sorprendente el avance del niño en el último mes y de acuerdo con ésto "en mi opinión no lo necesita, aunque tiene algunas deficiencias en lo relacionado con la competencia social que no son muy significativas, en las áreas académica y cognitiva está sobre la media: pasa directo al primer grado, o ustedes que opinan?". Pregunta más estúpida no nos pudo hacer, a quien en su sano juicio le gustaría que su hijo vaya a una clase especial, cuando la más indicada para afirmarlo dice que no lo necesita?



Salí feliz! corrí hasta donde estaba mi hijo y lo abracé llorando de emoción, no me importó que me viera la gente que por ahí pasaba ni la cara de What? de su maestra. Lo besé por toda la cara, lo apretaba contra mi pecho como nunca lo había hecho, porque en éste país por primera vez en casi siete años, un profesional infantil me dijo que mi hijo es NORMAL. Por fin pude deshacerme del estigma de madre idiota que otras tantas personas crearon en mí, haciéndome sentir siempre la culpable de los "desórdenes conductuales" de mi vástago. Lo pongo entre comillas porque, aunque nunca creí del todo que el niño tuviera algún problema, sí me afectaban en mucho las opiniones de los "expertos". Soy feliz, muy feliz! ahora me enfrentaré con más seguridad a los siguientes problemas del desarrollo de mis queribines, porque ésto apenas empieza.

Saludos y sean felices ustedes también.

12 comentarios:

The_Saint_Mty dijo...

Kerubina, felicidades!..Me da gusto, que te haya provocado alegría lo sucedido.
Por cierto, tu chamaco...está "tipo", al rato entra en la etapa de las admiradoras, ja..Saludos y enhorabuena!

kerubin@ dijo...

Gracias Saint, no hay mejor piropo para una madre, que le digan que sus hijos son bellos!!!

Tu viniste (ó es "veniste"?)a ponerle la cereza al pastel, se te agradece.

Saluditos!

Anónimo dijo...

Que felicidad! y te confieso casi se me asomaban las lagrimas... Adelante, sin perder la fe!
flor

alba-dj dijo...

Felicidades para el Kerubin :D .. un abrazo desde este lado del charco y coincido con Saint, esta wuaperrimo ;) ...

mask dijo...

Felicidades a Christof!!

Ya quiero leer el post que escribas cuando te entregue el título profesional jajaja.

Saludos, me gustó mucho este post

kerubin@ dijo...

@ Flor: Gracias por compartir conmigo mis emociones! Bienvenida.

@ Alba: Qué te puedo decir yo, si hasta el día que nació no había visto a un ser más hermoso?

@ Mask: De parte de Chris, muchas gracias. Y de parte de la mamá de Chris: DICHOSOS LOS OJOS QUE TE LEEN!!!! No sabes el gusto que me dá que andes rondando por aquí. Una queja, ya no te hagas del rogar y vuelve, que al paso que vamos, mi Salón de la Fama se está quedando lleno de blogs abandonados!!!

Saludos a todos chicos.

Anónimo dijo...

Keru muchas felicidades a tu bebé, que orgullosa debes estar, yo también comparto la dicha de ser mamá, y es hermoso ver como crecen y nos sorprenden a cada instante. Sobre todo ahora a ustedes, felicidades a Christof!! por sus resultados , por su papas y felicidades a ti por ser una mami tan linda te mereces muchas felicidades de verdad.

Bere.

DNA dijo...

kerubina!.. me da mucho gusto por tu kerubín y tu familia!, hombre, si el muchachón que tienes en casa se ve de lo más normal, y seguro que te va a dar muchas satisfacciones. acá he conocido varios niños "pochos", o sea, mitad mexicanos, mitad italianos, y son niños muy especiales, para empezar, son bilingües; la educación en italia no es tan escrupulosa como en suiza, y sólo últimamente están haciendo esfuerzos por la integración multicultural de las clases, cuando ves al grupo de "niños pochos" juntos es conmovedor porque cuando hablan en español se sorprenden de que se su interlocutor los entienda y que se sepa canciones como pimpón y la rueda de san miguel, es botanísima!. hay que tener paciencia, son niños diferentes, crecen entre 2 culturas : )

kerubin@ dijo...

@ Bere: Gracias, pero has de saber que también tengo mi lado oscuro, ja ja ja, mi familia dice que parezco militar con mis peques. Lo unico que te puedo decir es que yo aprendi a ser mamá acá de éste lado y eso es lo que veo, por eso me angustio tanto.

@ DNA: Diana, tienes mucha razón, pienso que sólo las peronas que nos encontramos en la situación bi-cultural en nuestra familia tendemos a magnificar simples logros como los que narro en mi post. No es nada fácil para una madre educar a los hijos en una cultura ajena.

Gracias de corazón a las dos por sus comentarios.

Anónimo dijo...

No si yo se que todas las mamas llevamos un sherk por dentro, y has de ver cuando se me manifiesta, todos corren, pero es bien lindo y gratificante cuando alguno de nuestros peques tiene un logro es algo asi como que sacamos medallita, tenemos camino largo pero vamos de gane no?, entiendo que vives unsa situacion dificil por estar lejos de tus costumbres pero creo por otro lado tus niños y todos los que viven lejos de su patria son especiales como dice DNA. Un saludo enorme y un lindo fin de semana.

Anónimo dijo...

por cierto soy Bere.

Pp dijo...

MUCHAS FELICIDADES!!