febrero 09, 2007

Por andar de chismosa

Como todos los días, ayer fuí por mi maridis a la estación del tren, el medio de transporte más común en éstos lares. Mientras lo esperaba llegó otro del que se bajó una pareja de novios jóvenes que se quedaron parados en el andén al un lado de las vías, calculo que ninguno de los dos tendrían más de 20 años. Me llamó la atención la muchacha porque no llevaba puesta su chaqueta (chamarra, abrigo, como se diga, no me vayan a alburear) la traía en la mano, hacía un viento muy frío y la temperatura no era más de 4 grados. En cierto momento, el novio la empieza a ayudar a ponérsela cuando de pronto le da un empujón y al tropezarse con su propia mochila, de las que se cargan en la espalda, cae de nalgas al suelo.

La ventana del mi coche estaba cerrada, cuando de pronto después de levantarse, ella comienza a patear la bolsa, saca unas latas y riega el líquido por todas partes incluyendo al novio. Bajo la ventana, lo que se escucha son gritos y llanto desesperado, el novio la zarandea y ella hace el intento de tirarse a las vías. Ya para entonces mi maridis viene caminando hacia el coche y le cuento lo que está pasando. Precisamente en ese momento pasa otro convoy de carga y la chiquilla vuelve a intentar arrojarse a las vías, el novio la agarra de la ropa tratando de impedírselo. Yo como loca le grito a mi marido que hable a la policía, porque puede ocurrir un accidente (porque para colmo de males a mi se me olvidó mi teléfono en la casa).

Inmeditamente mi media naranja marca el número de la policía reportando el incidente, mientras ellos siguen forcejeando y gritando como locos. Aquí viene lo bueno, la persona que contesta en la estación de policía le hace muchas preguntas antes de mandar una unidad (están como a 10 minutos de donde nosotros nos encontrábamos). Yo, deseperada doblemente pensando en que ocurriría una tragedia y al mismo tiempo pensando en que había dejado a mis hijos solos en la casa, aunque ésta se encuentre a tres minutos de la estación no deja de preocuparme. En fin, le dicen que ya va una unidad en camino.

Pasan alrededor de cinco minutos y nada. Los novios van bajando el tono de la discusión y ahora es él quien está molesto hablándole a ella con mucha autoridad. De pronto sin decir más se abrazan y siguen parados en el andén. Suena el teléfono y es el oficial de policía que supuestamente viene en camino, pidiéndole de nuevo los datos exactos del lugar donde nos encontramos. Me acordé de aquella película de TinTan donde Ramón Valdés habla a la policía para reportar un crimen y repite mil veces "... teatro de la opereta señor, O-PE-RE-TA, si señor opereta, ya le dije O-PE-RE-TA ..." así estaba mi maridis gritando a voz en pecho las coordenadas exactas de nuestra ubicación. Y yo con "las naguas en la cabeza" pensando en qué diabluras estarían haciendo mis querubines solos en casa!

Llega la patrulla (después de algo más de 15 minutos), y la dichosa parejita ya estaba apapachándose de lo lindo. El reporte final, ella estaba totalmente borracha y lo que tiraba a las vías era cerveza. El oficial le da las gracias a mi maridis, no sin antes soltarle el "ésto pasa siempre con los jovencitos borrachos, sólo nos hacen perder el tiempo con sus tonterías". De vuelta a casa me encuentro la sala como si hubieran aventado una bomba de palomitas de maíz y juguetes, y todo en 20 minutos!

MORALEJA: no me vuelvo a meter en lo que no me importa!

Gracias a Dios es viernes!

4 comentarios:

La inge dijo...

Hola!! Kerubina yo creo que en este caso hiciste lo correcto aunque en ocasiones pase que la parejita se reconcilia y como si nada, cuantas veces han pasado cosas mas feas que se pudieron haber evitado llamando a tiempo a la policía, al menos en este caso las cosas acabaron tranquilas, pero que tal y en una de esa la chavita esta si se logra zafar y se avienta al tren? Saludos desde tu rancho grande, acá un dia un tanto lluvioso.

kerubin@ dijo...

Gracias Inge por tu comentario, y dejame decirte algo: en los últimos meses ha habido muchos accidentes como éste en las vías de tren de todo Suiza, la semana pasada fué el último en una estación cerca del rancho en el que vivo, por eso me asusté mucho.

Saludos y bienvenida!

Anónimo dijo...

Hola, si hiciste lo correcto, auqneu en mi personal punto de vista, debes seguir haciendolo, estas cosas y pensamientos como el que reflejas de no volverte a meter en las cosas que no te importan, muestran la forma en que nuestra sociedad se esta desinsibilizando, ya vemos cosas horrorosas como si fueran normales, ya no nos preocupamos si alguien esta golpeando a una mujer, ya no nos metemos a defenderla....bueno es mi punto de vista...Alberto O

kerubin@ dijo...

Querido Alberto (ooppss me sonó a canción):

Decía alguien por ahí que "chango viejo no aprende maroma nueva", tú crees que a mi edad podré cambiar?

Además soy un poco cabezota, ten por seguro que me volverá a pasar y lo volveré a hacer, como la fábula del alacrán: ES MI NATURALEZA!

Saludos y bienvenido al blog!